Siglo XXI

Cambiar la gestión del cambio

Se necesitan líderes innovadores que sean capaces de adaptarse y anticipar mutaciones como la pandemia o la crisis. ¿Hay otra manera de hacerlo sin dominar la tecnología de forma eficaz?

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
20
Jul
2022
cambio

Si hay algo que no ha cambiado en los últimos años es la frecuencia con la que cualquier reflexión comparte el mismo punto de partida: «Vivimos en un mundo en constante cambio». Y este cambio puede adoptar diferentes formas, desde la transición más planificada al vuelco más inesperado; implica, en todo caso, una alteración de los esquemas conocidos que, en ocasiones –las peores–, son sustituidos por una creciente incertidumbre, bien sea de la mano de una pandemia que obliga a replantear lo que significan las dinámicas más cotidianas o por una crisis económica derivada de la forma en que ha afectado el confinamiento y el distanciamiento a la actividad económica o, incluso, por los obstáculos que se encuentra la recuperación por un conflicto bélico que, además de conmover nuestras conciencias, afecta irremediablemente a todos los países.

Nos movemos en un escenario cada vez más complejo en el que la estrecha convergencia de todos los factores económicos convierte en extremadamente difícil manejarse con certeza. Por tanto, es más preciso que nunca encontrar resortes que generen confianza. Y no es ningún secreto que una de las claves del éxito en cualquier empeño no es otra que la capacidad de manejarse en un entorno voluble y variable, lo que se viene a llamar la gestión del cambio. Es decir, contar con un cierto margen de anticipación para prevenir riesgos, de adaptación para afrontar los retos y de flexibilidad para convertirlos en oportunidades.

Hoy en día es necesario favorecer cambios del management, y para ello se necesitan líderes resilientes e innovadores que sean capaces de adaptarse y anticipar estas mutaciones. Y no faltan estudios que señalan que los líderes innovadores crean y fomentan mayor valor en sus organizaciones.

La incapacidad para adaptarse a estos cambios tecnológicos supone un lastre irreparable para los entornos empresariales

Todo pasa por construir entornos con modelos y sistemas flexibles donde exista la capacidad de llevar a cabo procesos de escucha activa, de prospectiva constante y de análisis profundo para leer entre líneas cada uno de los episodios de los nuevos tiempos, atendiendo a las necesidades reales de la sociedad de hoy (y a aquellas necesidades potenciales del mañana). Resulta esencial saber entender las nuevas tendencias a las que se orienta la colectividad, así como las herramientas con las que funciona.

Desde este punto de vista, la lectura del mañana es necesariamente tecnológica. El soporte en el que escribimos hoy nuestra historia es crecientemente digital y la forma en la que evoluciona difícilmente se entiende fuera de estos marcos cada vez más virtualizados. La necesidad de emplear tecnologías avanzadas es cada vez menos una opción y cada vez más una obligación en los entornos empresariales. Y prueba de ello es el creciente gasto en estas tecnologías, que alcanza ya los a 4,4 mil millones de dólares, un 4% más que en 2021, según la consultora Gartner. Mientras, por el lado contrario, la incapacidad para adaptarse a estos cambios tecnológicos supone un lastre irreparable para los entornos empresariales, algo que se percibe no solo en los recursos materiales, sino también en los recursos humanos, convirtiendo la formación tecnológica en uno de los grandes retos de ese futuro que es cada vez más presente.

Precisamente esas competencias y esas herramientas tienen una extraordinaria capacidad para la gestión de entornos cambiantes, especialmente por su aportación en términos de medición y predicción de tendencias, fundamental en todos los ámbitos de la toma de decisiones empresarial. Solo el que sepa leer esas tendencias será capaz de escribir una historia de éxito.


José Antonio Pinilla es CEO de Asseco Spain.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Clics contra la humanidad

James Williams

El problema de internet no es la gran cantidad de información que genera, sino la gran cantidad de atención que absorbe.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.