Sociedad

Así conseguimos acabar con la viruela

La viruela del mono ya ha hecho saltar todas las alertas por el miedo a una nueva epidemia. Este virus, de síntomas más leves, comparte estructura con el de la conocida viruela, la primera enfermedad humana erradicada gracias a una vacuna que sentó precedentes para otras como la del sarampión, la poliomelitis y, por supuesto, la del coronavirus.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
24
May
2022

Artículo

La viruela es una de las enfermedades más mortales que ha atravesado la humanidad en los últimos siglos. Con un índice de mortalidad del 30% y con graves secuelas en aquellos que la contraían, consiguió erradicarse en 1979 gracias a un exitoso programa de vacunación que fue celebrado como una de las victorias más importantes de la ciencia moderna. Así, la viruela fue «la primera enfermedad humana erradicada», tal y como la definió el por entonces director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom, en 1979.

Remontándonos varios siglos atrás, se calcula que el origen de la viruela se encuentra entre la India y Egipto hace unos 3.000 años. De hecho, uno de los primeros casos detectados fue el faraón egipcio Ramsés V, fallecido en 1157 a.C., cuyos restos momificados mostraban unas extrañas marcas en la piel que fueron documentadas como síntomas de este virus. Durante la colonización, se calcula que la viruela se transmitió en las nuevas rutas comerciales entre Asia, África, Europa y posteriormente las Américas, donde se ha estimado que un 90% de las muertes indígenas durante este la ocupación fueron debidas a las enfermedades que, como la viruela, fueron transportadas en los nuevos territorios.

También se considera que esta enfermedad altamente contagiosa contribuyó al declive del Imperio Azteca con la llegada de los colonos españoles en 1519, así como con la muerte del emperador Inca en el Oeste de Sudamérica. Por último, en Europa llegó a los 60 millones de muertes en el siglo XVIII y con a los 300 millones de muertes en el siglo XX en todo el mundo. 

La viruela del mono es el mayor brote jamás visto en Europa de esta enfermedad

¿Cómo consiguió el ser humano acabar con un virus tan extremadamente contagioso? Gracias a la primera vacuna de la historia. En el siglo XVIII, Lady Montagu, una escritora británica, observó durante una estancia en Turquía que las mujeres que ordeñaban vacas no contrarían la viruela, puesto que los animales infectados les contagiaban de una variedad más leve y les generaba inmunidad. Convencida de la efectividad del método, hizo algunas pruebas con su hijo y a algunos herederos de monarcas europeos, pero su técnica fue rechazada porque muchos médicos ingleses no confiaron en su método.

Hoy se la conoce como una de las primeras mujeres immunólogas de la historia, si bien la fama se la llevó su contemporáneo Edward Jenner, médico inglés que en 1796 confirmó sus investigaciones y continuó su labor hasta que en 1979 la Organización Mundial de la Salud anunció erradicada la enfermedad. Esta vacunación masiva abrió un precedente para eliminar otras enfermedades como el sarampión o la poliomielitis.

Algunos países ya han encargado miles de vacunas preventivas de la viruela convencional para reforzar la inmunidad de la población

Ahora, en las últimas semanas, se ha detectado la que se conoce como la viruela del mono, el mayor brote jamás visto en Europa de esta enfermedad. Si bien se están estudiando aún sus implicaciones, parece que no será una variante tan preocupante como fue la viruela –el virus comparte al estructura, pero es mucho más leve en síntomas– y que la mayoría de los brotes están siendo contenidos. Sin embargo, muchos países, como España, ya han empezado a tomar medidas preventivas, encargando miles de vacunas preventivas de la viruela convencional para reforzar la inmunidad de la población, especialmente de los colectivos más vulnerables. Si bien la vacuna no fue pensada para administrar a la población general, existe un debate abierto sobre su necesidad si los datos de contagio aumentan.

La viruela del mono ha hecho saltar todas las alertas porque podría tratarse de un brote controlable en el corto plazo o de una nueva epidemia cuando aún estamos cerrando la pandemia que ha sacudido el mundo durante dos años. Además, también podría suponer la reapertura de algunos debates que han generado grandes enfrentamientos sociales, como es el caso de la libertad de elección de la vacunación o la sostenibilidad de medidas preventivas como el confinamiento.

¿Estamos entrando en una nueva era de pandemias? ¿Son las enfermedades el arma de destrucción del siglo XXI? Algunos incluso ya conjeturan sobre la posibilidad de que se utilicen enfermedades ya erradicadas como la viruela para fines bioterroristas. Sea como sea, tomar conciencia de los esfuerzos científicos que han permitido reducir los índices de mortalidad de enfermedades virales es fundamental para orientar la acción que debemos tomar globalmente.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.