Sociedad

¿Muerte al amor, viva el consumo?

El concepto de «amor líquido» se caracteriza por considerar las relaciones personales como algo desechable. ¿Deberíamos darle una segunda oportunidad al amor que algunos ya califican de «sólido»?

Artículo

Ilustración

Ian Design
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
12
Abr
2022
amor

Artículo

Ilustración

Ian Design

Puede que Hollywood intente alimentarnos con películas románticas dominadas por constantes tonos color pastel, pero la realidad es mucho más fea y amarga que la mayoría de los idílicos finales que nos proporciona: la muerte ya no es lo que separa a la mayoría de las parejas. En la actualidad, una parte considerable de las relaciones –incluso aquellas aparentemente consolidadas por el matrimonio– terminan siendo simples víctimas del consumismo propio del siglo XXI. El amor, hoy, se concibe en parte como un nuevo producto de usar y tirar.

Esta visión acerca de las pobres conexiones interpersonales la recogió con especial precisión el filósofo polaco Zygmunt Bauman bajo el concepto de «modernidad líquida», una perspectiva sociológica que señala la volatilidad de prácticamente todos los aspectos sociales, lo que incluye la cultura, pero también el trabajo o el amor. Algunos datos parecen avalar su teoría: según Eurostat, la tasa de matrimonios en la Unión Europea ha disminuido en cuatro puntos entre 1964  y 2019; la tasa de divorcio, mientras tanto, ha doblado su cifra original en el mismo periodo de tiempo.

Una mayor fragilidad

Las tesis de Bauman sugerían que vivimos en un mundo líquido y volátil. En este, la falta de arraigo y personalidad habría creado una sociedad superficial preocupada exclusivamente por las apariencias y la búsqueda del placer inmediato.

El amor, hoy, se concibe en parte como un nuevo producto de usar y tirar

No son pocas las personas que hoy creen que la perfección existe –y que es alcanzable– gracias a las redes sociales: viajes perfectos, casas perfectas, familias perfectas, parejas perfectas y cuerpos y caras perfectas desfilan ante nosotros día tras día.

Estos factores, combinados con la íntima vulnerabilidad que a veces ocultamos, la necesidad de validación, el natural deseo de pertenencia y la comparación con los individuos más jóvenes provoca, en palabras de la psicóloga Donna Wick, «una tormenta perfecta de baja autoestima»; lo que es lo mismo: uno de los defectos que más deteriora las relaciones interpersonales.  

En estas condiciones, por tanto, el ser humano tiende a buscar relaciones amorosas o eróticas donde el compromiso sea lo más nulo posible. No obstante, más allá del enamoramiento freudiano –un estado psicológico temporal que nos lleva a la divinización del ser amado– y de la liquidez de nuestra realidad, que nos obliga a ofrecer un amor volátil, existe el amor sólido. Pero ¿tendremos entonces que deshacernos del consumismo más duro, ese que ha convertido el afecto en poco más que un producto?  Puede que la llave para nuestra estabilidad la encontrarnos, en realidad, en nuestro yo más profundo, el mismo que nos hace entender qué deseamos, pero también qué necesitamos. Tal como defendía el poeta inglés Thomas Traherne, «si no nos amásemos a nosotros mismos en absoluto, nunca podríamos amar nada. El amor propio es la base de todo amor». 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El amor en tiempos de Instagram

Guadalupe Bécares

Los psicólogos advierten: la sobreexposición en redes tiene consecuencias -y riesgos- para las relaciones de pareja.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.