Economía

El momento de las empresas con propósito

Elaborar un modelo empresarial adecuado es determinante para construir una sociedad y una economía responsables. Prescindir de las empresas para transformar nuestro planeta supondría alejarse cada vez más de los objetivos marcados por la Agenda 2030.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
02
Dic
2021
empresas con propósito

Hoy es el tuit incendiario, el gesto provocador o el espectáculo extremo lo que ocupa el espacio mediático y ‘triunfa’ en las redes sociales. Se juega la partida con reyes y ases –los extremos de la baraja– para ganar una mayoría maleable, pero los retos sociales y ambientales que tenemos por delante requieren de una mayor inteligencia, disciplina y consenso. Estos desafíos no son un farol: son muchas las advertencias científicas que alertan de la necesidad de tomar inmediatamente acciones para revertir los riesgos sociales y climáticos a los que nos vamos a enfrentar en este siglo.

Es así como nace la propuesta de ley de las empresas con propósito, con el fin de lograr que el sector empresarial se alinee de forma genuina con la creación de valor para el conjunto de la sociedad, abrazando la denominada economía de triple impacto: ambiental, social y económico. Herbert Simon, Nobel de Economía, advertía ya hace más de 30 años que «el conocimiento académico sobre la empresa resulta imprescindible para comprender el funcionamiento del conjunto de la economía». La configuración del modelo empresarial, por tanto, es determinante para la construcción y definición de nuestro modelo socioeconómico.

La configuración del modelo empresarial es determinante para la construcción y definición de nuestro modelo socioeconómico

Esta propuesta de ley, expuesta con mucho más detalle en el Libro Verde de las Empresas con Propósito o el Manifiesto para impulsar un nuevo modelo económico y empresarial inclusivo y sostenible en España, pretende lograr el reconocimiento de la figura de Sociedades de Beneficio e Interés Común. Es decir, aquellas Sociedades de Capital que voluntariamente decidan recoger en sus estatutos su compromiso con la generación explícita de impacto positivo en las personas y el medio ambiente a través de su actividad; la adopción de mayores niveles de transparencia que garanticen su desempeño en sus objetivos sociales, económicos y ambientales; y la incorporación de deberes fiduciarios y de rendición de cuentas, de modo que los directivos o administradores sean legalmente responsables de considerar a todos los grupos de interés en sus decisiones.

Distintas reformas de la Ley de Sociedades de Capital han permitido incorporar elementos ligados a la responsabilidad de estas empresas en el contexto en el que operan. No obstante, el resultado parece insuficiente a la hora de reconocer un objeto vinculado al propósito social o ambiental, lo que genera desconcierto, frustración e incredulidad por parte de la ciudadanía.

Desde una perspectiva social, este reconocimiento garantizaría la veracidad y el alcance del impacto de estas empresas, las cuales tendrían que elevar sus estándares y demostrar su cumplimiento para adoptar el modelo. La propuesta en sí, tal como es posible observar, se sitúa más allá de la introducción de la evaluación de los estándares ESG –medioambientales, sociales y de gobernanza– en las empresas. Al fin y al cabo, hemos visto cómo compañías tabacaleras o de combustibles fósiles alcanzan posiciones destacadas en los rankings de ESG: esto se debe a que el análisis se centra no tanto en los productos y el propio modelo de negocio como en los inputs y los procesos operativos.

Sin estridencias, pero con determinación, esta propuesta ha hecho grandes avances en los pasados meses. Tras la presentación del citado manifiesto en el mes de junio, se inició una campaña de recogida de adhesiones: 50 personalidades de reconocida trayectoria profesional y más de 300 organizaciones se han adherido a esta solicitud en la web; además, más de 30.000 personas apoyan la campaña abierta en Change.org.

No podemos permitirnos prescindir del sector empresarial para construir un modelo económico equitativo y regenerativo

Por otro lado, se está trabajando también en el ámbito legislativo y ejecutivo para lograr apoyos clave que permitan introducir esta propuesta de ley en el debate parlamentario. Asimismo, Gabeiras y Asociados ha empezado también a elaborar el Libro Blanco de las Empresas con Propósito, un instrumento fundamental que pretende detallar el contenido de la norma y ofrecer seguridad jurídica para incentivar que un mayor número de sociedades incorpore el impacto social y ambiental en su estrategia de negocio y propósito corporativo.

No podemos permitirnos el lujo de prescindir del sector empresarial para construir un modelo económico equitativo y regenerativo para las personas y el planeta. Este modelo no sucederá si no abrimos esta oportunidad y adaptamos el marco jurídico para aprovechar el potencial beneficio que las empresas con propósito pueden aportar a la consecución de los objetivos e intereses comunes marcados por la Agenda 2030.


Pablo Sánchez es director de B Lab Spain.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.