Recicla

POWERED BY

Llegan las tarjetas de crédito ecológicas

50 años después de traer a España la primera tarjeta de crédito, BBVA abre un nuevo capítulo como pionera en el sector bancario con sus tarjetas de PVC reciclado: evitarán la producción de 23,2 toneladas de plástico solo en 2021.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
Tarjetas ecológicas

En un mundo donde el contacto físico se ha reducido de manera significativa y la vida se intenta gestionar desde el universo digital, la tarjeta bancaria se ha convertido en la opción favorita para pagar en comercios, restaurantes e incluso autobuses, taxis o kioscos. El paulatino abandono del efectivo deja su rastro en la continuada caída del número de cajeros y el aumento de las tarjetas en circulación: en 2020 se contabilizaron más de 86 millones en España. Sin embargo, pese a las comodidades y beneficios de la digitalización, la creciente demanda de nuevas tarjetas –muchas se reemplazan porque caducan, se pierden, se rompen…– alimenta la producción de plástico. Un material de difícil y lenta descomposición que es ya uno de los mayores retos medioambientales del siglo: puede encontrarse tanto en el Everest como en el interior de nuestros alimentos. De hecho, se estima que cada humano de la Tierra ingiere a la semana la cantidad de plástico equivalente, justamente, a una tarjeta de crédito.

Inmersos en esta etapa de cambios –o, mejor dicho, este cambio de etapa– y 50 años después de traer la primera tarjeta de crédito al país, BBVA ha vuelto a dar un paso al frente en el perfilado de un nuevo capítulo en su sector: se han convertido en la primera banca europea en incorporar tarjetas de plástico reciclado. Así, se ha comprometido a dejar de emitir cualquier otro tipo de tarjetas para 2023 en todos los países en los que opera, algo que a día de hoy ya aplica en España.

Las 7,3 millones de tarjetas recicladas que se emitirán en 2021 evitarán la emisión 51,1 toneladas de CO2

Esta nueva versión sostenible ya en circulación está compuesta en un 86% de PVC (policloruro de vinilo) reciclado –el valor más alto de reciclaje del sector financiero a nivel mundial– procedente de industrias como el embalaje, la automoción o la impresión. Un material con la misma durabilidad que el PVC recién salido de fábrica, lo que ha orientado definitivamente a la compañía a decidirse por este –después de hacer varios estudios–, puesto que optar por un material ecológico de menor durabilidad obligaría a fabricar más tarjetas aumentando las emisiones.

Gracias a estas características y a una producción de menor impacto ambiental, las 7,3 millones de tarjetas recicladas que se entregarán en 2021 evitarán, teniendo en cuenta solo en el proceso de fabricación, la emisión 51,1 toneladas de CO2 y la creación de 23,2 toneladas de plástico nuevo. Para cerrar el círculo de vida del producto, la compañía también recoge aquellas tarjetas caducadas o que hayan dejado de servir –de las que se pueden reciclar el 90% de las materias primas– para reincorporarlas en el sistema y darles nuevas vidas evitando la acumulación de plástico. De esta forma, la compañía construye un camino circular que se suma a la firme e innovadora apuesta por la seguridad de sus clientes con la nueva tarjeta Aqua: al no tener impreso ni el número de tarjeta ni la fecha de caducidad y contar con un código de verificación (CVV) dinámico, se convierte en una de las más seguras del mercado.

Invirtiendo en el futuro sostenible

Junto a esta revolución de las tarjetas, donde BBVA pretende avanzar hasta alcanzar el 100% de material reciclado, el banco español encadena una contundente serie de grandes hitos en su transformación sostenible, como el compromiso de reducir a cero el grifo económico a industrias y empresas relacionadas con el carbón o la inversión, solo entre 2018 y 2020, de 50.000 millones de euros en infraestructuras sostenibles, emprendimiento social e inclusión financiera.

Con esto, la entidad se ha incorporado como una de las 43 compañías fundadoras de la alianza bancaria de cero emisiones netas (Net-Zero Banking Alliance o NZBA), un pacto internacional con el que los firmantes se comprometen a que todas sus carteras de crédito y de inversión sean neutras en emisiones netas de gases de efecto invernadero en 2050 como fecha límite, algo que BBVA ya ha alcanzado en 2020. Así, el banco se encamina cada vez más al objetivo manifestado por su presidente, Carlos Torres Vila, de «liderar esta transformación acompañando a la sociedad en su transición a un futuro más sostenible».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

POWERED BY

El viaje (circular) de la energía

Cristina Suárez

El sector energético se encamina hacia un sistema circular que permitirá generar riqueza y empleo cuidando del planeta.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.