Sociedad

Ana Bella: «Superado el maltrato, no somos víctimas, somos supervivientes»

La Fundación Ana Bella lanzó la campaña #NoTeQuedesEnCasa para lograr que las mujeres confinadas con sus maltratadores rompan el silencio y pidan ayuda.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
maltratadas

Artículo

El confinamiento impuesto durante la pandemia, que busca proteger a la población de la amenaza externa que supone el virus, se ha convertido en un riesgo añadido para aquellas mujeres que tienen al enemigo en casa. En España, 1 de cada 10 hombres sigue maltratando a su pareja y solo 2 de cada 10 mujeres maltratadas se atreven a denunciar. En los pasados meses, el confinamiento ha invisibilizado y agravado la situación de las víctimas, imponiendo una barrera más para romper el silencio.

Contra ese silencio lucha desde hace años la Fundación Ana Bella y ahora, con la campaña #NoTeQuedesEnCasa refuerza el apoyo a esas mujeres que se ven obligadas a convivir aún más horas al día con sus maltratadores. A lo largo del Estado de Alarma, la Fundación ha intensificando el seguimiento de los casos utilizando sus redes sociales (WhatsApp y Facebook) y el teléfono, recibiendo cada día mensajes de más de mil mujeres de habla hispana. Con estas herramientas, la Fundación busca animar a esos miles de mujeres confinadas a romper también su silencio y denunciar su situación.

Ana Bella, seleccionada Emprendedora Social de Ashoka en 2010, y su Fundación se han convertido en un referente mundial a la hora de aportar soluciones globales y eficaces frente a la violencia de género, involucrando como agentes de cambio en proyectos de co-creación a mujeres supervivientes, medios de comunicación, administraciones públicas, entidades sociales y empresas. «La mayoría de las víctimas no piden ayuda porque no se dan cuenta de que están siendo maltratadas», cuenta Ana Bella, «y permanecen invisibles porque su entorno tampoco las reconoce como víctimas, máxime si tienen una buena posición social, económica o profesional».

A día de hoy, solo 2 de cada 10 mujeres maltratadas se atreven a denunciar

Para detectar a las víctimas invisibles, la Fundación Ana Bella está creando, en colaboración con grandes empresas, una solución que para convertir a su plantilla en agentes de cambio frente a la violencia de género. «Yo no me daba cuenta de que estaba siendo maltratada por mi marido, ¿pero quiénes podían haberlo advertido? Mis compañeros y compañeras de trabajo que pasan conmigo ocho horas al día», cuenta Ana Bella.

La Fundación está formando a la plantilla de grandes empresas sobre violencia de género; tanto las señales de alarma que les pueden dar la pauta de que su compañera está siendo maltratada y los pasos a seguir para ayudarla a romper el silencio. Además, en estas formaciones se ponen en marcha protocolos de actuación para afrontar los casos de violencia de género que se detecten, convirtiendo el lugar de trabajo en un espacio seguro donde las mujeres puedan pedir ayuda.

Por ahora no se trata de una formación obligatoria, como podría serlo la formación en prevención de riesgos laborales, pero al instaurarla, las empresas se posicionan como aceleradoras del cambio social. Una iniciativa de éxito que ha formado hasta ahora a más de 200.000 personas integrantes de plantillas de empresas a través de sesiones presenciales. Boehringer Ingelheim, Damm, Louis Vuitton, Sephora, Seat, Grupo Día, Puleva o la sevillana Mina de Cobre las Cruces -cuya plantilla está formada en su inmensa mayoría por hombres- son algunas de las empresas que han apoyado a cientos de mujeres gracias a este proyecto, y a las que en el futuro se deberán sumar muchas más para contribuir al reto de ayudar a 2 millones de mujeres maltratadas cada año.

Mirando al futuro, aún queda mucho trabajo por hacer y cuando preguntamos acerca de los retos de futuro de la Fundación, Ana Bella nos responde: «Estamos redirigiendo la energía social negativa desde la violencia hacia una energía positiva de empatía y productividad. Las mujeres supervivientes no somos el problema, somos parte de la solución. En nuestro camino de empoderamiento dejamos de ser víctimas para convertirnos en mujeres victoriosas que actuamos como agentes de cambio social».


Ana Bella Estévez es Emprendedora Social de Ashoka, fundación internacional que identifica, conecta y acompaña a los líderes de la innovación social. Su propósito es lograr que todas las personas sean conscientes de su poder para mejorar el mundo, y lo utilicen.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

El futuro del empleo

Joaquín Nieto y Raquel Roca dialogan sobre los retos asociados a la transformación digital y el futuro del empleo.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.