«Esta crisis nos enseña que los retos son globales y que las repuestas también deben serlo»

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
08
May
2020
Leire Pajín

La exministra de Salud y actual presidenta de la Red Española de Desarrollo Sostenible (REDS), Leire Pajín, examina el papel de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en el mundo después del COVID-19. 


Nos adentramos en territorio desconocido, enfrentándonos a esa gran pregunta sobre cómo será el mundo que nos encontraremos tras la crisis del coronavirus. ¿Volveremos al punto de partida?

Está claro que el mundo que venga después de esta crisis seguramente no será el mismo, pero de qué forma será dependerá de las decisiones que tomemos hoy. Una reflexión que salió de la iniciativa de El Día Después –un espacio abierto a la búsqueda de tejer soluciones para salir más fortalecidos de esta crisis que nació de la reflexión de cuatro organizaciones que formábamos una alianza para acelerar los Objetivos de Desarrollo Sostenible– fue que no queremos volver a la normalidad si la normalidad significa mantener algunos de los elementos que existían en el mundo y que nos han llevado a esta crisis. Esto es, una fragmentación global incapaz de afrontar retos globales como el que estamos viviendo, una sociedad mundial no movilizada ante el gran reto del cambio climático, una polarización excesiva a la hora de abordar los problemas… No queremos volver a esa normalidad, queremos cumplir con una hoja de ruta que ya tenemos sobre la mesa que son los ODS y que nos enseñan el camino de muchas de las respuestas que hay que dar después de esta crisis.

¿Qué lecciones podemos aprender de esta crisis en la lucha contra el cambio climático?

Hay un paralelismo bastante claro entre la lucha contra el cambio climático y esta crisis. Hace ya muchos años que los expertos que alertaban de una pandemia como la actual. Lo mismo ocurre con el cambio climático: hay evidencia científica suficiente para saber que si no actuamos en la dirección de reducir las emisiones de CO2, las consecuencias inmediatas van a ser devastadoras. Sin embargo, todavía no nos hemos movilizado lo suficiente. Existe además un segundo paralelismo, porque hay una conexión entre el medio ambiente, los ecosistemas y la salud. Por eso es fundamental que de esta crisis salgamos más sostenibles. No puede haber tentaciones de volver a economías más carbonizadas. No podemos ir a un mundo más fragmentado, sino a uno con una gobernanza más globalizada. Si algo nos ha enseñado esta crisis es que los retos hoy son globales –un brote que empieza en China golpea a todo el mundo–, por eso las respuestas tienen que ser globales y unitarias, no fragmentarias y particulares.

«No puede haber tentaciones de volver a economías más carbonizadas»

Sin embargo, estamos viendo cómo las respuestas que se están dando a esta crisis son mayoritariamente nacionales y asimétricas. ¿Cómo va a afectar esta crisis al liderazgo de los países?

Desde el inicio de la crisis sanitaria hemos visto que instituciones de ámbito global –que pensábamos que eran una comunidad solidaridad fuerte, como la Unión Europea–, están actuando de manera fragmentada. Por tanto, hay fuertes tentaciones para romper la unidad y no aprender nada de esta crisis. Pero es importante generar consensos y opiniones que vayan en dirección contraria. La respuesta no puede ser más fragmentación, las soluciones tienen que ser más gobernanza global, más conocimiento conectado y más conexión. Esa es la lección que debemos sacar de esta crisis.

¿Qué papel va a jugar la Agenda 2030 en la era post-COVID? ¿Deberán rediseñarse los nuevos desafíos globales?

La Agenda 2030 está más vigente que nunca. El ODS número 3 habla de la necesidad de la cobertura mundial de salud, y lo que estamos viviendo ahora en primera persona subraya la importancia de tener sistemas públicos de salud para todos de forma contundente. El ODS 17 habla de las necesarias alianzas para hacer frente a los desafíos globales; hoy estamos viendo más que nunca que no se puede salir de esta con la filosofía de «sálvese quien pueda», sino con un salvavidas común para todos. La Agenda 2030 habla de la conexión entre la evidencia científica y la toma de decisiones, y es algo que hemos aprendido de la necesidad de hacerlo así. La Agenda 2030 conecta sobre todo, los problemas de un planeta que no estaba siendo sostenible, con la respuesta que ese mismo planeta nos puede dar. Por eso creo que esta Agenda que tenemos, que identifica muy bien los retos a los que nos enfrentamos y la forma de abordarlos, está hoy más en vigor que nunca. Tenemos la hoja de ruta, tenemos las lecciones aprendidas de estos días, lo que debemos hacer ahora es ponernos rumbo a sacar de aquí una sociedad más fortalecida, más resiliente y, sobre todo, más sostenible.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La (otra) España a la que volver

Guadalupe Bécares

En medio de la guerra contra la despoblación se juega una batalla para salvaguardar el patrimonio cultural inmaterial.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.