Educación

«Por mucha tecnología que exista, sin buenos docentes no hay nada que hacer»

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
29
May
2020
Javier Cendoya

Desde que se decretara el cierre de los colegios, profesores, alumnos y familias han tenido que adaptarse de forma exprés a una nueva realidad: la educación a distancia. Para reconocer la labor y el esfuerzo titánico realizado por los docentes, Edelvives ha lanzado la campaña #ProfesImprescindibles, de la que hablamos con su CEO, Javier Cendoya, que subraya la importancia de trabajar juntos para no dejar a nadie fuera en la nueva realidad.


En una entrevista que le realizamos hace unas semanas, José Antonio Marina nos decía que, para los niños, «los maestros son los máximos representantes de la cultura, y, para todos, los grandes funcionarios de la Humanidad». No obstante, Edelvives ha convertido mayo en el mes del maestro para darle visibilidad a estos profesionales.  ¿Crees que hemos perdido de vista el valor de la labor de profesores y maestros en momentos como estos?

Forma parte de una nueva visión de la educación. Estos días hemos comprobado y hemos podido valorar muchas cosas, desde la labor que juega el profesor en el aula o la misión que tienen los libros de texto, incluso el papel de las familias dentro de cómo educar o formar a sus hijos. El coronavirus es un punto de inflexión en nuestra sociedad en su totalidad y creo que este parón tan súbito, inesperado y severo una de las pocas ventajas que puede tener es la de tomar conciencia de que hay cosas y elementos muy valiosos en nuestra sociedad. Entre estas nuevas ópticas, desde Edelvives hemos visto que la figura del profesor es absolutamente imprescindible y que, muchas veces, desafortunadamente los hemos tenido orillados a un papel secundario. Ahora es momento de realzar la labor de un profesorado que tantas veces ha sido criticado y que, en esta ocasión, ha hecho un alarde de compromiso: se han puesto a disposición para todo, incluida la tarea de asumir la tecnología como un reto para sacar adelante el curso.

Desde que se inició el estado de alarma, escolares, maestros y profesores se han visto obligados a seguir con el curso escolar desde sus hogares, para lo que han tenido que reinventarse. ¿Cuáles son los mayores retos que plantea la educación a distancia?

«Lo digital ha supuesto una brecha, pero también puede ser una herramienta para hacer más homogénea la calidad de la enseñanza»

Como padre de tres niños, puedo decir en primera persona que todos hemos visto cómo se ha producido un esfuerzo sobrehumano para asumir una tecnología nada sencilla para trabajar a distancia en tiempo récord. Trabajar lo digital en el aula ya era algo complejo, así que podemos imaginarnos cómo es hacerlo mediante un sistema online, con veinticinco chavales con cámaras y micros en casa… Sacar adelante una clase así es una verdadera heroicidad. Hemos asistido a un proceso de generosidad extrema y de imaginación alucinante, con cosas que nunca sospechamos que un profesor pudiese armar en cuestión de horas para conseguir que los alumnos estén conectados, atentos y abducidos en clase. Cuando podían haber dicho que fuera del aula terminaba su responsabilidad o excusarse en que no eran capaces de adaptarlo, no lo han hecho.

Digamos que tanto profesores han tenido que reinventarse. ¿Crees que esta nueva manera de enseñar y de aprender basada en la tecnología va a ganar el pulso a herramientas tradicionales como los libros de texto?

El trasfondo de la campaña #ProfesImprescindibles va más allá del reconocimiento a la labor docente, aunque la parte más importante. Aunque ahora todos hablamos de la importancia de la tecnología, de que ha llegado para quedarse y de que a partir de ahora la forma de enseñar será distinta, queremos poner el acento en que quienes son imprescindibles son los profesores: por mucha tecnología o libros digitales que haya, sin docentes que sepan encauzarlo todo y darle sentido al contenido, no hay nada que hacer. Me pongo nervioso cuando escucho eso de que la enseñanza va a cambiar para siempre y que todo basculará hacia lo digital, porque los profesores seguirán ahí haciendo las cosas bien. Podemos prescindir de todo, incluso de los libros de texto, pero no de los profesores. Hace tiempo que en Edelvives trabajamos en esta orientación hacia lo digital, y llevamos cinco o seis años estableciendo alianzas con Google o Samsung porque ya pensábamos en ello, por supuesto sin intuir que una crisis como esta iba a pasar. Siempre pensamos que lo digital es una propuesta alternativa muy importante, lo que nos ha permitido poner a disposición de los colegios todo lo que teníamos, que era mucho. También estos meses nos han servido para testar nuestra propuesta digital, pero sobre todo nos ha permitido conocer que hay profesores con una capacidad de adaptación a las circunstancias fuera de lo común.

Esta adaptación continuara de cara al próximo curso escolar. La irrupción del Covid-19 ha dejado al descubierto la existencia de una brecha digital en los alumnos. ¿Cómo va a afectar a los alumnos más vulnerables todos estos meses lejos de las aulas?¿Qué papel van a tener los maestros y profesores a la hora de paliar esas diferencias de conocimiento provocadas por la brecha digital? 

«Hemos asistido a un proceso de generosidad e imaginación alucinante por parte de los profesores»

Esta es la parte más negativa y dura, sin duda. Hay alumnos, familias y colegios con recursos que han podido seguir adelante, pero hay otros que no, y eso es un problema que no nos podemos permitir. En esa misión tenemos mucho que aportar todas las empresas y las partes que conforman el ámbito educativo, y debemos ser muy generosos. Por ejemplo, en Edelvives todas las plataformas digitales han sido gratuitas desde el día 16 de marzo, porque entendíamos que era la forma de poner los recursos al alcance de mucha gente. Lo digital ha supuesto una brecha, pero en ello podemos encontrar también una herramienta para igualar y hacer más homogénea la calidad de la enseñanza. Trabajamos ahora en propuestas con becas para familias con menos recursos, con plataformas digitales a precios simbólicos o gratuitas y en programas para fomentar el uso compartido de los dispositivos, un camino muy interesante: que haya un dispositivo por alumno y familia es complejo por razones obvias, por lo que tenemos que conseguir que haya aparatos compartibles entre los distintos miembros.

Siguiendo con este aspecto negativo, cuando se vuelva a las aulas los maestros tendrán que trabajar para salvar esas diferencias que se han producido y su papel será aún más clave.

Eso es una nueva obligación que les cae a los maestros. Ya han cumplido con creces el reto de estar a la altura desde mediados de marzo, y ahora toca preparar un inicio de curso que no será el mismo y en el que habrá que recuperar el tiempo con las circunstancias que se den… Y por eso tenemos todos que ayudarnos. Nosotros estamos trabajando en un contenido para que los docentes puedan adaptarse y adaptar a los alumnos que lo necesiten al menos los primeros días del próximo curso. Creo que este es un aspecto que va a costar más de lo que parece y ahí es donde más carencias vamos a tener de un año para otro. Ha habido muchos días sin clase y mucha materia que se ha quedado sin dar y esto empobrece y dificulta todo.

Numerosos estudios científicos vinculan la pandemia con el cambio climático y la degradación medioambiental. ¿De qué manera crees que esta situación que estamos viviendo puede modificar el currículo escolar en los años venideros de cara a incluir una educación ambiental?

Si ya tenía que haber influido antes de la pandemia, ahora hay una necesidad mayor de tenerlo en cuenta. Todo el nuevo entorno en el que vivimos debería estar presente en el currículo y en la manera de enseñar en los colegios, hoy más que nunca. La preocupación por el medio ambiente y por los hábitos respetuosos con el planeta tendrían que formar parte de lo que se debe enseñar, por eso desde las editoriales hace ya tiempo que trabajamos con proyectos transversales para hacer llegar a todos los niveles mensajes de sostenibilidad medioambiental.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La sociedad del aprendizaje

José Antonio Marina

¿Debemos educar para lo que hay, para lo que es probable que haya o para lo que sería deseable que hubiera?

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.