Sociedad

Alimentando un cambio más necesario que nunca

Danone, Ashoka y Fundación Trilema impulsan una iniciativa que bien podría haber sido la mejor vacuna contra el coronavirus.

Artículo

Ilustración

Carla Lucena
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
07
May
2020

Artículo

Ilustración

Carla Lucena

Estaba dando sus primeros pasos… Y llegó el brote de Covid-19 y todo lo que vinos después, que sabemos de sobra. Pero la iniciativa Alimentando el Cambio, destinada a mejorar los hábitos alimenticios desde la escuela, venía con suficiente empuje como para quedarse entre nosotros durante mucho tiempo.

El proyecto, en el que colaboran la Fundación Ashoka, Danone, la Fundación Trilema, la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) y el Ministerio de Educación y Formación Profesional, ha encontrado un primer obstáculo en la pandemia y el consiguiente estado de alarma (puesto que se lleva a cabo en la aulas), pero al mismo tiempo, una coyuntura que le da más sentido, si cabe, que cuando empezó a gestarse hace tres años.

«Hace solo cuatro meses estábamos reunidos en la COP 25, otro momento relevante en el que nos sumábamos en una declaración de emergencia climática. Y ahora estamos juntas de nuevo en un momento sin duda sin precedentes, que le hace a una reflexionar que esta necesidad de transformación es más urgente y evidente que nunca», señala Laia Mas. La directora de Asuntos Públicos de Danone se dirigía así esta tarde a sus interlocutoras, Ana Enrich (Ashoka) y Carmen Pellicer (Trilema), en un encuentro (a través de internet, como no podía ser de otra manera) organizado por B LAB Spain.

Laia Mas: «Necesitamos responder con educación a los desafíos y problemas que, con esta pandemia, se hacen más patentes que nunca»

Alimentando el Cambio quiere impactar positivamente en la alimentación, la salud y el bienestar de las nuevas generaciones a través de tres grandes áreas de actuación: la escuela, los puntos de venta (facilitando a las familias a hacer compras más saludables) y la comunidad (promoviendo hábitos saludables). No es una iniciativa puntual ni tiene fecha límite: su objetivo es lograr un impacto real, sistémico y medible.

«En Ashoka, nuestra misión es ayudar a que las empresas sean agentes de cambio, vehículos para la justicia social y ambiental», interviene Enrich. «Queremos impulsar a aquellas personas que nos traen soluciones para la salud de muchas personas. Impulsar a todos aquellos líderes de la transformación social que tienen soluciones pioneras sobre la mesa para erradicar el problema en la raíz, en los procesos y recursos, en las personas y sus roles. Ese el motor que nos impulsa en Alimentando el Cambio a la hora de elegir qué tipo de alianzas vamos a llevar a cabo».

Más allá del confinamiento

Aunque la iniciativa retomará en septiembre su carácter presencial, sigue su camino, actualmente, a través de contenidos digitales gracias a la colaboración de Danone con Edelvives. Esta feliz alianza ha dado continuidad a Fluye, uno de los proyectos que engloba Alimentando el Cambio, dirigido a la educación de en la infancia. Se trata de una serie de ocho capítulos de dibujos animados centrados en la salud integral, y el bienestar físico y emocional de niños y niñas de dos a 12 años, que puede descargarse gratuitamente en su web. La Fundación Trilema se ha encargado de su desarrollo. «Cuando uno diseña un cambio profundo necesita una visión sistémica», explica durante el encuentro su presidenta, Carmen Pellicer. «El niño, posiblemente, aprende menos en el cole que en el resto de los ámbitos en los que se mueve. Fluye nace en un momento en que la educación en salud es un componente de prevención va a ser vital en los próximos años. Cuando empezamos este programa de educación para la salud, nunca pensamos lo que se nos venía encima y que iba a estar tan de actualidad, a ser tan necesario». Y matiza: «No para que sepan lo que hay que hacer, sino para que lo hagan de una forma espontánea, adquirida».

La educación como eje ineludible del cambio, es el mensaje que ha sobrevolado en todo momento la conversación. Laia Mas cita: «Audrey Azoulay, la directora general de la UNESCO, ha dicho es la vía para promover los tipos de valores correctos en una vida pacífica juntos». Y añade: «Necesitamos responder con la educación a estos desafíos y estos problemas a los que nos enfrentamos hoy en día, que con esta pandemia, se hacen más patentes que nunca». Su compañera de Ashoka rubrica, acertadamente: «En definitiva, se trata de aprender a ser felices».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tiempo de responsabilidades

Ignacio Cayetano

Es en las decisiones empresariales difíciles donde se demuestra la ética de las compañías.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.