Opinión

De Cervantes a Thoreau: sobre la libertad y la vida

No hagamos a nuestros hijos cautivos, empujémosles a sacar de la vida todo su jugo y enseñémosles, como aconsejaba Thoreau, a vivir sin ataduras y libres de hipotecas.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
27
May
2019
libertad

«Quería vivir profundamente y chupar toda la médula de la vida, vivir tan fuerte y espartano como para prescindir de todo lo que no era vida». (H. D. Thoreau, en ‘Walden o la vida en los bosques’)

A cierta edad, uno toma conciencia de su propia finitud, de las limitaciones que le constriñen y de cómo ha administrado el tiempo transcurrido hasta la fecha. Hacer una carrera, tener tu propia casa, formar una familia y tener un trabajo estable es, al fin y al cabo, el molde al que nuestros padres nos pretendieron ajustar. También es aquel sobre el que pretendemos forjar la vida de nuestros hijos.

Es como aquel burrito al que, día tras día, le ponen un ronzal y unas anteojeras con la finalidad de que dé vueltas y vueltas a la noria a cambio de una porción de paja y un lecho donde recostarse, derrotado, al ocaso del día. Sin embargo, el burro sueña con aquel tiempo en que pacía libremente y libre se tendía al sol. La cuestión es que, en esta sociedad occidental en la que vivimos, somos nosotros los que nos ponemos cada día, a la salida del sol, el ronzal y las anteojeras. Así hacemos que el campo florezca, aun cuando –merced a las dichosas anteojeras- no lo veamos ni lo disfrutemos.

¿Por qué hemos de dar al rey la hacienda y la vida, como afirmase don Pedro Crespo, alcalde de Zalamea? ¿Qué honra ha de tener quien entrega sin rechistar toda su vida, sin vivirla? Solo los más grandes han sido capaces de rebelarse contra el destino y vivir la vida en su plenitud, a pesar de sus pesares.

Henry David Thoreau, escritor y  filósofo de la naturaleza estadounidense, fue uno de los que sí llevó hasta sus últimas consecuencias el deseo de libertad que todos, al fin y a la postre, en algún momento de nuestras vidas, soñamos ver cumplido. A Thoreau se le suele conocer, especialmente, por dos episodios: su retiro en los bosques –donde quiso vivir solitario y de modo autosuficiente durante dos años porque quería hacer frente a los hechos esenciales de la vida y no descubrir, al morir, que no había vivido–, y su paso por la prisión, consecuencia de no haber pagado impuestos, en un acto de rebelión frente a la guerra de EE.UU.  con México y frente a la defensa de la esclavitud por parte del gobierno. De ambos sucesos surgieron sus dos libros más conocidos La desobediencia civil (1849) y Walden o la vida en los bosques (1854), ambos geniales por la sinceridad que transmite quien escribe sobre lo vivido.

«¡Qué responsabilidad tenemos los padres al mirar la vida de nuestros hijos desde nuestra –generalmente muy mediocre y limitada– perspectiva!»

Precisamente viviendo su  vida de un modo excéntrico, Thoreau demostró –como escribe Henry Miller en su excelente e imprescindible prólogo al libro Del deber de la desobediencia civil–, la futilidad y el absurdo de la vida de las masas.  Ante  la pregunta –tan actual hoy- de qué puede valer vuestra fatiga, al fin y al cabo, si mañana junto a vuestros seres queridos podéis ser reducidos a migas por algún loco exaltado, Thoreau decidió romper con los convencionalismos y vivir una vida profunda y rica, que le dio todas las satisfacciones, enriqueciéndole –como reconoció el propio Miller– mucho más que lo pueda enriquecerse el hombre moderno, atolondrado por dudosos lujos y comodidades.

«Las ocasiones de vivir disminuyen en la medida en que crecen los llamados medios…», afirmaba, porque los medios son, en definitiva una cadena, que aun cuando sea de oro, nos aferra y constriñe: nos limita a una vida mezquina, revoloteando de una obligación a la otra, inquietos, miserables, frustrados, buscando en vano el encontrar una salida. Por todo ello resulta ineludible educar a los niños y  jóvenes en libertad, explicarles que la sociedad tal como está constituida –como escribiera Henry Miller en ese prólogo que podría proclamarse como un panegírico sobre el derecho fundamental a  la libertad individual–, «no presenta salidas, que la solución está en sus manos y que solo usándolas podrán obtenerla. Tenemos que abrirnos camino con el hacha. La verdadera jungla no está fuera, quién sabe dónde, sino en la ciudad, en la metrópolis, en aquella compleja telaraña en que hemos transformado la vida, y que sólo sirve para limitar, estorbar o inhibir a los espíritus libres».

¡Qué responsabilidad tenemos los padres al mirar la vida de nuestros hijos desde nuestra –generalmente muy mediocre y limitada– perspectiva, pretendiendo asegurarla, aun sacrificando el más preciado bien de la libertad individual y la felicidad! Como declamara Cervantes a través de la boca de Don Quijote, «la libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos. Con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre: por la libertad se puede y debe aventurar la vida».

No hagamos pues a nuestros hijos cautivos,  empujémosles a sacar de la vida todo su jugo y enseñémosles, como aconsejaba Thoreau, a vivir sin ataduras y libres de hipotecas. En un tiempo en que todo el mundo quiere que el Estado le garantice sus necesidades, decía el escritor norteamericano que no le gustaría pensar que algún día iba a depender de la protección del Estado. Argumentaba: «Si rechazo la autoridad del Estado y no pago impuestos, pronto se apoderará de lo mío, gastará mis bienes y nos hostigará interminablemente a mí y a mis hijos. Esto es duro y hace que sea imposible vivir con honradez y al mismo tiempo con comodidad en la vida material. No merece la pena acumular bienes. Es mejor cultivar una pequeña cosecha y consumirla cuanto antes».

Enseñemos pues a los jóvenes a vivir, como nos enseñaron Thoreau y los personajes de Cervantes,  en absoluta libertad, careciendo de ataduras que premediten sus conductas, siendo dueños de su propia realidad e incluso animándoles a crearla.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

O sea, 14.000 millones de euros

Juan José Almagro

La Autoridad Fiscal denuncia el descontrol de 14.300 millones de euros para subvenciones otorgados en 2017.

Bajo el viento oceánico

Rachel Carson

Allá donde se unen la tierra, el mar y el aire, habitan seres fascinantes cuyos periplos están aún por conocer.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME