Siglo XXI

‘Nada será igual’: el punto (y final) al acoso escolar

El silencio es el mayor cómplice del ‘bullying’. Por eso, la película ‘Nada será igual’ se presenta como un proyecto educativo para dar visibilidad en las redes sociales a un problema que sufren uno de cada cuatro jóvenes en España.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
28
May
2019
acoso
Fotograma de la película Nada Será Igual

Insultos, burlas, humillaciones en público, rumores crueles, empujones y golpes y mensajes amenazantes a cualquier hora del día o la noche. Todas estas son las caras de un mismo problema que se vive a diario en cientos de centros educativos: el acoso escolar. También, es el reflejo de que existe un gran número de víctimas y que no se trata de casos aislados ni de una situación residual o anecdótica. Aunque no existen cifras concretas debido a la complejidad para cuantificarlo, la UNESCO calcula que cerca de un tercio de los adolescentes de todo el mundo han sufrido acoso en el colegio. Solo en España, el Ministerio de Educación ha detectado 5.557 posibles casos de acoso escolar en el último año. Sin embargo, más allá de la expresión numérica, los datos no alcanzan a reflejar la gravedad de una situación que las víctimas rehúsan denunciar por miedo a ser silenciadas o ridiculizadas. De nuevo.

«Cuando les pedía que improvisasen en algún ejercicio, mis alumnos recreaban sus experiencias reales. Algunos confesaban tener miedo de ir al instituto; otros, que entraban en pánico de camino al colegio o que sentían que dentro de esas cuatro paredes no podían ser ellos». Víctor Antolí, actor y director de la Escuela Municipal de Teatro de Castellón explica cómo hace cinco años se dio cuenta de la realidad a la que se enfrentaban algunos jóvenes en su día a día. Entonces, propuso a sus alumnos grabar un corto sobre el acoso escolar donde ellos formaran parte de todo el proceso creativo, desde el guión hasta la interpretación. Ese fue el origen de un proyecto que, ahora con forma de largometraje, se estrenará el próximo 14 de junio en la Cineteca de Matadero en Madrid. Bajo el título de Nada será igual, la película busca luchar contra el bullying dándole la estocada final donde más duele: en su invisibilidad.

El 75% de las víctimas cree que sus compañeros no han reaccionado contra el acoso

Para ello, la obra ha contado con el asesoramiento de un equipo del Colegio de Psicólogos y la participación de jóvenes que interpretan situaciones cotidianas. «Queríamos que los niños y niñas se sintieran identificados con los personajes y creasen una red de puntos de apoyo entre ellos, porque, al final, son los que más pueden ayudarse», sostiene Antolí. Los datos avalan su argumento: según el último Estudio sobre Acoso Escolar y Ciberbullying elaborado por las fundaciones ANAR y Mutua Madrileña, el 80% de los jóvenes de último año de primaria y 1º de la ESO consideran que la movilización de los compañeros es la medida más eficaz para frenar al acosador. Sin embargo, en la otra cara de la moneda se encuentran las víctimas, de las que más del 75% creen que sus compañeros no reaccionaron al ver una situación de acoso y tardaron más de un año en comunicarlo. La demora de las denuncias agrava las consecuencias y puede derivar en autolesiones, aislamientos e incluso, en los casos más graves, suicidio.

Además, en la radiografía más reciente del acoso escolar existe una mancha negra que se extiende cada vez a mayor velocidad: el bullying a través de las redes sociales. Según la Organización Mundial de la Salud, uno de cada cuatro casos en España se produce en las plataformas digitales, lo que nos convierte en el séptimo país en el ranking de países con mayor ciberbullying en niños de trece años. Este método, lejos de ser inofensivo, maximiza los efectos del acoso escolar: se traslada fuera de las aulas, imposibilita la desconexión y puede multiplicar el número de agresores en forma de seguidores. Hace apenas unas semanas, The Guardian contaba una historia trágica: una adolescente malasia se suicidaba después de hacer una encuesta en su cuenta de Instagram sobre si debía seguir viviendo o no. La mayor parte de sus seguidores votó ‘no’ y ella, con apenas dieciséis años, decidió quitarse la vida.

Arkano: «dicen que son bromas, no toman en serio al humano que deja escapar su vida»

Para frenar la repetición de situaciones similares, la película Nada será igual propone darle la vuelta a las redes sociales y convertirlas en una herramienta pedagógica porque, como añade el director, «son un arma de doble filo». Por eso, en la película se crea un movimiento —que ya ha trascendido la pantalla con la etiqueta #Ypunto— que consiste en enviar un punto ortográfico a través de Whatsaap, Facebook, Instagram o Twitter a aquella persona que sabes que es víctima de violencia en el aula. «Es una manera de que sepan que no están solos, que hay alguien que les escucha», defiende. Para reforzar ese mensaje, la proyección del filme —hasta ahora presentado por partes en diferentes centros educativos—, va siempre acompañada de un coloquio en el que los actores interactúan con los estudiantes. Antolí recuerda emocionado cómo en más de una ocasión un joven se ha levantado delante de todo un auditorio y ha confesado en público ser víctima del bullying.

Si existe algún cómplice del acoso escolar este es, sin duda, el silencio, seguido por el miedo a denunciar y el rechazo a reconocer la existencia del problema por parte de familias e instituciones. «He visto estas crisis en instis, colegios y solo hay un rey, la ley del silencio. Dicen que son bromas, no toman en serio el ver a un humano que deja escapar su vida. La ecuación es fácil no le busques el misterio, si no vemos el problema jamás tendremos remedio», denuncia el rapero Arkano en su single Diferente, cedido para la melodía principal de la segunda parte de la película. Y es que, si el proyecto audiovisual de Nada será igual es por el momento un altavoz para aquellos que no se atreven a hablar, su objetivo último es, con la ayuda de padres, niños y profesores, poner el punto final a una grave situación que encabeza las causas de suicidio adolescente y que, con visibilización, puede solucionarse a tiempo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME