Medio Ambiente

Cambio climático y biodiversidad: hacia una revolución del sistema alimentario

El Ministerio para la Transición Ecológica y Ethic reúnen a más de veinte expertos para analizar los retos de la agricultura y la alimentación del futuro en una jornada enmarcada dentro de la COP25.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
sistema alimentario

«Vivimos una recuperación de la calidad frente a la cantidad de alimentos, de valorar cómo se obtienen y proteger la calidad de vida y la renta del agricultor frente a la cultura de consumir mucho. La demanda va en esta dirección de cambio, contrario a la barra libre, y es un movimiento por el que tenemos que apostar: una reconciliación del mundo urbano con el mundo rural». Con esta reflexión, la ministra en funciones para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, daba por clausurada la jornada Cambio climático y biodiversidad: Hacia una revolución del sistema alimentario, organizada por Ethic en colaboración con el Ministerio de Transición Ecológica en el marco de la COP25, la última gran cita climática del año en un planeta cada vez más hambriento de soluciones.

En un diálogo con María José San Román, cocinera del restaurante Monastrell con una estrella Michelin, la ministra ponía en bandeja las conclusiones que se habían estado cocinando a fuego lento en todas las mesas de debate previas, en las que más de veinte expertos analizaron una realidad cada vez más evidente: el cambio de modelo en el sistema alimentario es necesario para proteger el planeta, pero debe hacerse de manera justa e igualitaria para que nadie pierda.

«Tenemos que apostar por la reconciliación del mundo urbano con el mundo rural», sostiene Teresa Ribera

«España es un país privilegiado por su valor social, por su solidaridad y capacidad de compartir con los demás. La vuelta a la tradición de nuestros pueblos ayuda, y el papel de la familia y los maestros es muy importante: si todos mantenemos una cierta alerta, se puede producir ese cambio de manera menos traumática», explicaba Ribera. Para su interlocutora, esa vuelta a los valores conocidos de antaño era una de las claves. «La península ibérica es una de las zonas más privilegiada del planeta, que se une a la cultura de la cocina tradicional. Tenemos que transmitir, sencilla y llanamente, nuestra querida dieta mediterránea, que es de la que más se habla pero la que menos se hace: el arroz, el pan o las legumbres, que estaban en el centro del plato, tienen que volver a él», añadía San Román.

Aunque las consecuencias de no hacerlo son difíciles de medir, las cifras que ya conocemos indican la altura del Goliat al que tenemos que vencer. Según la FAO, los niveles de hambre han repuntado en los últimos tres años a niveles de hace una década hasta alcanzar los 821 millones de personas subalimentadas en el mundo. Del otro lado de la balanza, desde 1975 la obesidad se ha casi triplicado –especialmente en los países más ricos– y en 2016, más de 1900 millones de adultos tenían sobrepeso. De ellos, 650 millones eran obesos.

Por si no fuera suficiente con los factores de desigualdad y salud, la ecuación se complica aún más al introducir una variable decisiva para resolver la incógnita de cómo alimentarnos hoy y dentro de cien años: la emergencia climática que influye en cada aspecto de nuestra vida, desde el cómo nos movemos a lo que nos llevamos a la boca. Esto último cobra una relevancia especial si tenemos en cuenta el impacto de la industria agroalimentaria en la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero o en el consumo de recursos cada vez más escasos como el agua dulce. El último informe del Panel Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC) de la ONU se muestra tajante: es imprescindible cambiar nuestro modelo alimentario para frenar el cambio climático. Sin embargo, pese a que con frecuencia se pretenda lo contrario, un problema complejo nunca podrá tener una solución fácil. Este, tampoco.


Podrás leer la crónica completa y ver el vídeo de la jornada a partir del próximo martes, día 10, en Ethic.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.