Educación

Aprender a emprender: los siete colegios más punteros en educación financiera

El colegio Santa Maria dels Apòstols de Barcelona se lleva este año el premio BBVA Valores de Futuro, un programa que lleva la formación financiera a las aulas de centros escolares de toda España.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
11
Jun
2018

Una de las críticas más recurrentes al sistema educativo es la falta de aplicaciones prácticas de los conocimientos teóricos aprendidos en las asignaturas. Aunque los currículos oficiales y los centros cuentan con materias de economía o iniciativa emprendedora o empresarial, no todos tienen la oportunidad de llevar la teoría de los libros de texto al mundo real, aquel que les espera fuera de las clases. Ese es el objetivo principal del programa Valores de Futuro impulsado por BBVA que, desde 2009, quiere llevar la educación financiera a toda España. Iria Hernández Díaz-Cañizares, responsable del área de Responsabilidad Corporativa de la entidad, destacaba en la gala de entrega de premios la participación de más de cinco mil colegios e institutos en todas las modalidades, lo que ha hecho aún más difícil la selección de los siete proyectos finalistas de esta edición.

Más de cinco mil colegios e institutos han participado en esta edición

Aunque procedentes de escuelas muy dispares, todos los alumnos coincidían en algo acerca de sus proyectos. Además de aprender nuevos conceptos sobre el mundo financiero, han logrado interiorizar «cuánto cuesta ganar dinero» y les ha permitido fomentar valores como la amistad, el compañerismo, la empatía o el trabajo en equipo, necesarios para lograr llevar sus proyectos a buen término. «Si todos damos un mínimo, se puede conseguir un máximo», comentaban los escolares en sus intervenciones.

Proyectos diferentes, objetivos comunes

Finalmente el proyecto del colegio barcelonés Santa Maria dels Apòstols ha sido el ganador de la edición de este año, por su proyecto Save money and give away some happiness. Además, el jurado quiso hacer una mención especial al del Antoniano Ikastetxea de Zarautz (Guipúzcoa) y al del Colegio La Asunción (Granada), que han sido nombrados segundo y tercer finalista de esta edición respectivamente. Además, desde la entidad bancaria han querido destacar el aprendizaje en valores, el esfuerzo y el gran nivel del resto de propuestas que, aunque no han conseguido el premio final, han sido capaces de cambiar la vida de muchas familias gracias al trabajo invertido en sus clases.

Santa Maria dels Apòstols (Barcelona): los ganadores de esta edición han llevado a cabo una serie de iniciativas para colaborar con la Fundación de Amigos de Nazaria Ignacia (ANI) destinados a mejorar la vida de personas de su entorno mediante la iniciativa Save money and give away some happiness. Repartos de flores, piruletas y libros de segunda mano para celebrar Sant Jordi, el sorteo de siete camisetas del FC Barcelona, un torneo de ping pong solidario en el barrio retransmitido en directo a través de YouTube son algunos de los proyectos llevados a cabo por los alumnos de este colegio, que logró recaudar más de dos mil quinientos euros. 

Antoniano Ikastetxea (Zarautz, Guipúzcoa): ayudar a las familias más necesitadas del entorno del colegio era el objetivo principal del proyecto de esta escuela vasca que logró superar el objetivo que se había marcado: recaudar mil euros para la Fundación TAU. El proyecto, primer finalista de esta edición, constaba de acciones un mercadillo de segunda mano, la venta de boletos para una cesta de productos naturales, la creación de un logo en monedas, un desayuno solidario o donar lo obtenido de ir de público a un programa de televisión.

Colegio La Asunción (Granada): el segundo finalista basó sus objetivos monetarios en recaudar dinero para mejorar las instalaciones del colegio: construir un huerto escolar, reformar las pistas deportivas para evitar inundaciones y mejorar las tecnologías del aula de informática. Mediante la organización de un concierto, la venta de fichas de inglés y un rastrillo solidario lograron recaudar más de 1800 euros en un proyecto transversal que logró implicar a todos los alumnos y profesores del centro.

aprender-valores-bbva

IES Nelson Mandela (Tafira, Tenerife): conseguir dinero para su excursión de final de curso y ayudar a Médicos Sin Fronteras para que puedan reducir la mortalidad en Níger. Eso era lo deseado por los alumnos del instituto tinerfeño que, para lograrlo, se valieron de un mercadillo, la venta de pulseras y sorteos solidarios para los que contaron con la colaboración de alumnos, familias y vecinos. Aunque no llegaron al objetivo recaudatorio final que se habían marcado, los alumnos destacaron lo aprendido en el proyecto de aprendizaje, que les permitió donar todo lo que ganaron a Médicos Sin Fronteras.

Colegio Divino Corazón (Madrid): un proyecto financiero que también sirviera para mejorar la atención a la diversidad en las aulas. Ese era el fin perseguido por el Colegio Divino Corazón en colaboración con el de Nuestra Señora de las Victorias, situados en el distrito madrileño de Tetuán, y la Fundación Afanias. De esta manera, se llevaron a cabo diferentes iniciativas durante los tres trimestres para la integración de alumnos con discapacidad intelectual y se fomentó la convivencia entre los centros hasta el punto de que, el próximo curso, los seis alumnos con discapacidad intelectual alumnos se integrarán un aula estable para acabar su formación en un área de inclusión dentro del centro.

Colegio María Inmaculada (Alfafar, Valencia): el centro, ganador del año pasado, ha continuado su proyecto bajo el lema de que «ahorrar no es solo guardar dinero sino saber gastarlo». Así, los alumnos han llevado a cabo diferentes colectas con motivo del Domund, realizando una gran carrera solidaria o un mercadillo, además de otras actividades sin pretensiones económicas pero con la finalidad de mejorar el entorno, como visitas a una residencia de ancianos.

CP Pablo Iglesias (Soto de Ribera, Asturias): cómo llevar la educación financiera al colegio y cómo aplicarla a iniciativas solidarias dentro del mundo rural. Los alumnos de este pequeño colegio asturiano lograron recaudar fondos para ayudar a sus familias a costear el viaje de fin de curso y para construir una valla que garantice la seguridad de un colegio de El Salvador. A través del proyecto JES (Jóvenes Emprendedores Sociales) realizaron iniciativas como un desayuno solidario, un sorteo y un mercadillo que contó la implicación de todos los vecinos con una lección común: ahorrar te hace bien a ti mismo y a los demás.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Las aulas del futuro

Miguel Ángel García Vega

El futuro de la educación: aprendizaje continuo, clases virtuales y recuperación de las habilidades sociales.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME