Innovación

El Informe Cotec advierte: la I+D+i en España sigue en segundo plano

Un año más, la I+D+i en España no va pareja al crecimiento económico. Esta es la principal conclusión del Informe Cotec 2018, que la Fundación Cotec, dedicada a promover la innovación, elabora cada año para radiografiar la situación de la investigación en nuestro país.

Artículo

Luis Meyer
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
23
May
2018
informe cotec

Un año más, la I+D+i en España no va pareja al crecimiento económico. Esta es la principal conclusión del Informe Cotec 2018, que la Fundación Cotec, dedicada a promover la innovación, elabora cada año para radiografiar la situación de la investigación en nuestro país. «Aunque algunos indicadores mejoran ligeramente, el incremento de la inversión se mantiene —por sexto año consecutivo— por debajo del crecimiento del PIB, lo que nos aleja otra vez de los países de nuestro entorno y del conjunto de la UE», dicen sus responsables, y añaden: «La invariabilidad del diagnóstico hace pensar que, mientras la mayoría de nuestros socios europeos confirman su apuesta por un crecimiento basado en el conocimiento científico y el desarrollo tecnológico, España parece haber elegido un camino distinto para consolidar su ansiada recuperación. Un camino que, a medio plazo, podría no ser sostenible».

El informe refleja que el leve incremento del conjunto de la inversión en I+D+i en España durante el último ejercicio del que se disponen datos, 2016, se debe al empuje del sector privado, que ha conseguido compensar una inversión pública en retroceso. En ese año se observa también el primer aumento reseñable (desde 2008) en el número de empresas que se dedican a investigación y desarrollo, sin embargo, ese leve impulso no ha sido suficiente para frenar la caída en el esfuerzo empresarial en I+D+i en relación al PIB, y que contrasta, de nuevo, con el aumento sostenido de los valores de este indicador en la Unión Europea.

El papel clave de la política

«Es preciso recordar que la falta de inversión privada en investigación y desarrollo es también —y sobre todo— un reto para las políticas públicas, puesto que son las administraciones las responsables de crear las condiciones de un entorno regulatorio, fiscal, educativo, financiero y cultura, adecuadas para el desarrollo de un tejido empresarial que apueste definitivamente por la I+D+i», dicen desde la fundación. En este sentido, España es uno de los países desarrollados que, en relación con su PIB, presenta un menor apoyo público a la ciencia, la tecnología y la innovación, según datos de la OCDE.

Falta una regulación que cree condiciones para que las empresas impulsen la I+D+i

En 2010, cuando la crisis desataba su virulencia, se inició una reducción en las partidas de los Presupuestos Generales del Estado destinadas a investigación y desarrollo que hoy, según los responsables del informe, «está lejos de recuperarse». Además de los sucesivos recortes en lo presupuestado que se han registrados hasta 2015, el descenso drástico en la ejecución ha provocado que la inversión pública haya caído más de un 60% entre 2009 y 2016: en ese periodo, se redujo de 8.476 millones de euros a 3.182.

«A falta de conocer el dato definitivo de 2017, nuestras primeras estimaciones basadas en los datos de ejecución para 2017 ha facilitado la Intervención General del Estado —y a la evolución observada en los primeros meses de 2018— no parecen anticipar ninguna mejoría», advierten desde Cotec, y lanzan un aviso a navegantes: «Un año más, todas estas evidencias recurrentes hacen necesario insistir en la necesidad de revisar las políticas de innovación, sus instrumentos, los fondos que se destinan a ellas y los medios humanos y tecnológicos que se dedican a su gestión».

Durante la presentación del informe, el director general de la Fundación Cotec, Jorge Barrero, aprovechó la presencia del nuevo ministro de Economía y responsable de I+D, Román Escolano, para dirigirle una advertencia que resume muy bien las conclusiones del informe: «Llevamos oyendo que la ciencia se muere en España hace muchos años. Y la ciencia en España está vibrante. Con todo, la innovación no brilla, ni vibra, ministro, tanto como nos gustaría. De momento».

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Innovación para las personas

Guadalupe Bécares

El emprendimiento social cobra más fuerza que nunca. Te presentamos cuatro ‘startups’ que pueden mejorar tu vida.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME