Economía

Las pymes, un agente clave de transformación social

El primer Estudio de Acción Social en Pymes de la Fundación Personas y Empresas y Redyser analiza la implicación de estas empresas en políticas de RSC.

Artículo

Luis Meyer

Fotografía

Anes Sabitovic
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
14
Ene
2018

«Las empresas no debéis pensar en el beneficio cortoplacista, sino en lo que podéis aportar a la sociedad a largo plazo». Esta frase podría pasar desapercibida en esta época de discursos bienintencionados por parte de las compañías, pero cobra especial relevancia si la ponemos en contexto: encabezaba una carta enviada por Laurence D. Fink, presidente de BlackRock, la gestora de activos más grande del mundo. Precisamente, dirigía la misiva a los CEO de las empresas que forman su nutrida cartera.

No es Flink, precisamente, sospechoso de altruista, ni siquiera se ha vuelto un filántropo. Tampoco ha perdido la cabeza. Desde su posición, su mayor objetivo es obtener beneficios. Y sabe que, hoy por hoy, una empresa productiva pasa necesariamente por ser socialmente responsable.

El primer Estudio de Acción Social en Pymes se basa en una exhaustiva encuesta entre 350 pequeñas y medianas empresas

Con este ejemplo partía la presentación del primer Estudio de Acción Social en Pymes de la Fundación Personas y Empresas, realizado por Lucio Fernández, director de Recursos Humanos y RSE de Redyser, una empresa de transporte y logística que basa su actividad en la sostenibilidad, desde los medios de transporte hasta el empaquetado.

«Hemos creado un nuevo concepto: las fundapymes», anuncia F. Javier Cantera, presidente del Grupo BLC y la Fundación Personas y Empresas, y aclara: «La acción social tienes que basarla sobre tu oficio, algo que sabes hacer. Si somos buenos en recursos humanos, es a lo que nos debemos dedicar si queremos ayudar a los desfavorecidos».

Cantera aprovechó la presentación para reclamar «una mayor coordinación entre empresas a la hora de llevar a cabo sus políticas de RSC, y romper la brecha entre pymes y multinacionales y grandes compañías».

El director de Recursos Humanos y RSE de Redyser aprovechó para adelantar algunos resultados del informe: «Hemos enviado la encuesta a 350 pymes, y más de la mitad de quienes han respondido son del sector servicios. Es normal, porque es la actividad que concentra a la mayor parte de las pequeñas y medianas empresas». Según Fernández, los resultados del estudio concluyen que «las pymes deben adoptar una visión innovadora, a nivel interno, de los recursos humanos: orientarlos a políticas como igualdad y diversidad, protocolos de acoso, etcétera».

Otra de las valoraciones del informe, continúa, es la necesidad de una mayor formación en RSC de los gobiernos corporativos: «Una pyme es una empresa familiar generalmente, y falta una mayor profesionalización del equipo directivo en este sentido».

El responsable del informe puntualiza: «La responsabilidad social es un vehículo de competitividad. Es erróneo limitar la acción a las donaciones. Eso es algo que debe cambiar». Y da un ejemplo: «El principal freno que demuestra nuestro informe es que las empresas confunden políticas de RSC con gasto. Y no es así. La RSC es mayor competitividad a largo plazo».

Lucio Fernández: «La implicación social de las pymes es ya un fenómeno imparable»

Fernández también implica a la sociedad: «Las personas deben hacer presión para que las pymes se comprometan con su entorno: penalizar con su compra a las que lo hace bien, y premiar comprando a las que son sostenibles y socialmente responsables». El papel de las ONG también es fundamental: «Deben adaptarse a lo que pueden hacer las pymes. A mí me pidieron fuentes de agua en Somalia. Yo soy de una empresa de transporte y logística. Nuestra experiencia, y capacidad de aportar, está en otras áreas».

«Muchas pymes equiparan acción social a dinero. Hay que cambiar esa percepción. Y hay un gran desconocimiento de lo que es la RSC. Hace falta más formación. Y no solo en las empresas: debería empezar a explicarse este concepto en los colegios, desde primaria», resume Fernández, y zanja: «Aún queda mucho por hacer, pero la implicación social de las pymes es ya un fenómeno imparable»

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME