Internacional

Gana el 'brexit', perdemos todos

El sí al ‘brexit’ va cargado de incógnitas. Tras la resaca de las celebraciones de los secesionistas, habrá que negociar las condiciones de la separación. ¿Qué impacto tendrá en Europa la salida de Reino Unido?

Artículo

Ethic
¿QUIÉRES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 25 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
24
Jun
2016

El pasado 24 de junio nos despertamos con la salida de Reino Unido como Estado miembro de la Unión Europea. Con una participación ciudadana del 72,16% y el 100% de los votos escrutados, la consulta reveló una mayoría a favor del Brexit (51,9% frente a un 48,1% en contra), algo que ha pillado a contrapié al resto del mundo.

«Un país no se juega su futuro tirando una moneda al aire, ni somete a estrés su estabilidad jurídica y política por un problema concreto de un partido», ha señalado José María de Areilza, profesor de Derecho de Esade Law School, tras conocer los resultados del referéndum británico. Por su parte, Robert Tornabell, profesor emérito de Banca y Finanzas Internacionales de esta escuela de negocios, ha apuntado que «sin Europa, es probable que Gran Bretaña se empobrezca y permanezca aislada» y ha añadido que «tal como advirtió el FMI, el Brexit puede conducir a Reino Unido a una recesión en 2017 y a una pérdida de hasta 5,5 puntos hasta 2019. Casi la mitad de sus exportaciones se dirigen a Europa y el acceso al Mercado Único es vital tanto para la City como para atraer inversiones directas del extranjero».

En lo político, De Areilza opina que el Partido Conservador sufrirá en adelante una escisión profunda. «Hay que plantearse la conveniencia de usar la democracia directa para decidir cuestiones tan complejas que dividen un país en dos», algo en lo que Tornabell coincide, y añade que «las heridas tardarán en cicatrizar».

Las bolsas asiáticas fueron las primeras en reaccionar al cambio de tendencia en el recuento de votos que se sugería en el momento del cierre de urnas (durante el jueves 23, los mercados apostaron por el ‘Remain’). Según Tornabell, «los mercados de Asia han inaugurado un alto nivel de volatilidad en todos los mercados de divisas y por ello el Banco de Inglaterra busca ahora la estabilidad y apoyar la libra, que pierde más de un 10%. Por su parte, Tokio bajó 8% y el euro pierde un 3%».

El experto de Esade augura reposicionamientos financieros. «Los bancos centrales, especialmente el Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal (Fed USA), además del Banco Nacional de Suiza, el de Suecia, el Banco de Japón y el Banco Nacional de China, se verán obligados a dar apoyo la libra esterlina. Tendrán que comprar deuda soberana en libras y posiblemente darán liquidez a las bolsas para que las acciones y la deuda corporativa de las compañías británicas no se hundan».

¿Una ruptura total, o ‘a la noruega’?

El sí al brexit va cargado de incógnitas. Cuando pase la resaca de las celebraciones de los secesionistas (ubicados en la franja de 50 años para arriba, mientras los jóvenes británicos apoyaban mayoritariamente la permanencia), habrá que negociar las condiciones de la separación. En lo que respecta al modelo de relaciones comerciales, podría ser parcial. Así, el país británico se integraría en la Asociación Europea de Libre Comercio como ya hicieran Noruega, Suiza o Islandia. Esto les daría estabilidad económica, aunque tendrían que seguir contribuyendo económicamente a Europa y permitir la libre circulación de personas y mercancías.

La ruptura total con la Unión Europea, por otro lado, incrementaría considerablemente las tarifas sobre exportaciones e importaciones y mermaría la competitividad del país británico, que saldría perdiendo claramente. Mientras que apenas el 6,6% de las exportaciones comunitarias se dirigen a Reino Unido, hasta un 51,4% de las ventas británicas se dirigen a Europa. Pero esto podría tener un efecto rebote poco beneficioso para nosotros: el país británico podría poner el ojo en otros mercados como el asiático o el latinoamericano y firmar acuerdos con ellos (siguiendo el ejemplo del tratado que ya tiene con Chile, por ejemplo).

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME