Diversidad

Conciliar en tiempos revueltos

España aún tiene mucho que avanzar en conciliación. Por suerte, algunas empresas la incluyen ya en su estrategia y adoptan medidas que van por delante de la legislación actual.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
12
May
2016

Artículo

Luis Meyer

Las políticas de conciliación en España aún están muy por detrás de otros países europeos como Dinamarca, Alemania o la referencia, Islandia. La baja por maternidad es de cuatro meses y, aunque se puede repartir con el padre, rara vez se hace porque las mujeres ganan un 24% menos que los hombres. Además, la edad de maternidad es la más elevada de Europa: casi 32 años.

Un claro reflejo de que las medidas de conciliación siguen siendo hoy por hoy insuficientes, por mucho que en plena campaña electoral los partidos vuelvan a incidir en este problema y a prometer nuevas políticas para remediarlo.

Algunas empresas, por suerte cada vez más, añaden soluciones para conciliar que rebasan los mínimos impuestos por la legislación actual. Según las conclusiones del Segundo Estudio sobre la Situación de la Conciliación en España, realizado por el Instituto Internacional de Ciencias Políticas, «muchas compañías empiezan a tomar conciencia de que conciliar no supone trabajar menos, sino de una manera distinta, más efectiva y más rentable; consiste en dar un valor añadido a los trabajadores, a su trabajo, así como a la empresa que integra estas políticas».

Este mismo informe señala que «conciliar significa trabajar mejor, producir más al saber que al final de tu jornada de trabajo has cumplido con creces tus objetivos laborales, que, tanto el trabajador como el empleador, han dignificado el trabajo y ambos tienen tiempo de educar y disfrutar de los suyos, de su familia. Esta realidad basada en el cuidado de la familia es un poderoso motor y estímulo para el trabajador».

La última edición del Barómetro de Empresas llevado a cabo por Deloite para la publicación Negocios refleja que una inmensa mayoría de los empresarios encuestados creen que la conciliación tiene un efecto muy positivo en la productividad y la motivación sus plantillas. 7 de cada 10 lo consideran un tema muy estratégico para su compañía.

«Los programas de flexibilidad y conciliación constituyen una de las principales palancas para gestionar equipos diversos y hacerlos más eficientes aprovechando la riqueza que aporta la diferencia y detectar posibles oportunidades de negocio y facilitar la adaptación a un mercado globalizado, se trata de una verdadera evolución cultural desde una perspectiva económico, social y cultural», afirma Gloria Iglesias, responsable de Conciliación y Diversidad de Repsol, una compañía que se toma muy en serio la conciliación, con medidas como aumentar la edad del menor para que la madre o el padre pueda disfrutar de una jornada reducida.

Padres-geniales-6-563x750

Han logrado un récord de empleados adheridos al programa de teletrabajo y avanzan cada día en otras medidas de conciliación como la  flexibilidad horaria y programas de autogestión del tiempo. Desde 2011 cuentan además con otros servicios permiten la conciliación de la vida personal y profesional de los trabajadores, independientemente de cuál sea su sexo, tales como el servicio asistencial de salud, la ayuda a las familias a través de la fundación Alares y el banco de tiempo.

Sin duda son medidas que adelantan por la izquierda a las políticas públicas, pero para Iglesias el papel de una empresa por sí solo no es suficiente. «En esta evolución, la administración del Estado tiene un papel fundamental para fomentar la igualdad real entre hombres y mujeres, con el establecimiento de medidas de igualdad y corresponsabilidad en las tareas familiares desde el propio entorno educativo, la aprobación de medidas relativas a jornadas, descansos, permisos y excedencias igualitarias para hombres y mujeres y el impulso de iniciativas conjuntas con los distintos agentes sociales».

La educación y los medios de comunicación son dos factores fundamentales para Iglesias. «Hay que establecer programas de educación que fomenten la igualdad. En este sentido cabe destacar también la importancia de los medios de comunicación a avanzar en esa evolución mediante campañas de sensibilización y cuidando que los mensajes que dirigen a la sociedad sean igualitarios».

Sea como fuere, el papel de las empresas en materia de conciliación no solo es, hoy por hoy, imprescindible: es un pilar que sustenta la perdurabilidad de la propia compañía, según Iglesias. «En el contexto económico y social actual, toda aquella empresa que pretenda mantener su sostenibilidad a medio y largo plazo y su posición de liderazgo en el mercado debe ser capaz de adaptarse a los cambios del entorno para dar respuestas flexibles y rápidas a las necesidades de los mercados, lo que implica la necesidad de evolucionar hacia nuevas formas de trabajo más flexibles y otras medidas que fomenten la conciliación».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

POWERED BY

Premiando la inclusión

Los Premios Fundación Randstad ponen en valor el trabajo por la inclusión laboral de las personas con discapacidad.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.