Innovación

Sobrevolando el mundo gracias a la energía solar

Con el único impulso de la energía solar. Así despegaba esta semana el avión Solar Impulse 2 desde Abu Dhabi, con el desafío histórico de dar la vuelta al mundo sin utilizar ningún carburante.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
04
marzo
2015

Artículo

Con el único impulso de la energía solar. Así despegaba en marzo el avión Solar Impulse 2 desde Abu Dhabi, con el desafío histórico de dar la vuelta al mundo sin utilizar ningún carburante. El SI2 puede volar las 24 horas del día sin consumir ni una gota de combustible, está hecho de fibra de carbono y sólo pesa 2,3 toneladas (menos de lo que puede pesar un todoterreno) aunque con la envergadura de un avión de pasajeros de gran tamaño.

Durante el viaje, que está previsto que dure cinco meses, recorrerá 32.000 kilómetros gracias a unos motores propulsados por más de 17.000 células solares que recubren unas alas de 72 metros, casi tan largas como las de un Airbus A380. El piloto al mando de la pequeña cabina tendrá que mantenerse en el aire hasta cinco días consecutivos, incluyendo noches.

Este objetivo, que se concretaría en doce etapas, es el resultado de 13 años de investigaciones realizadas por los pilotos suizos André Borschberg y Bertrand Piccard, a los que no sólo les mueve la mera hazaña científica. «Queremos compartir nuestra visión de un futuro limpio», ha declarado Piccard, y ha insistido en que esta misión debería contribuir a la lucha contra el cambio climático.

La aeronave es especialmente ligera y energéticamente eficiente gracias al empleo de numerosos productos y soluciones innovadores de Bayer MaterialScience, entre los que destaca un nuevo material aislante para la cabina extraordinariamente eficaz.

«El cambio climático ofrece una fantástica oportunidad para aportar al mercado nuevas tecnologías verdes que ayudarán a preservar los recursos naturales de nuestro planeta, crear puestos de trabajo y sostener el crecimiento económico. Ante todo, se trata de un reto humano», argumentó Borschberg.

El público, además, puede seguir en directo todo lo que sucede en la cabina y en el centro de control de la misión en Mónaco en la página web del proyecto. Este avión es el sucesor del primer prototipo de Solar Impulse 1, que permitió a los diseñadores del proyecto hacer varios vuelos largos por Europa, Marruecos y en Estados Unidos en 2013.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tecnología y conciencia

Pau Rubió Aguilera | Alberto Núñez Fernández

Es preceptivo reflexionar sobre las dimensiones éticas que acompañan el auge de la inteligencia artificial.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME