Derechos Humanos

Desigualdad y nuevos pobres: una realidad social

Los datos desvelan que la crisis económica ha dejado en el arcén a 5,5 millones de españoles sin trabajo, con una hipoteca que pagar e hijos de los que hacerse cargo.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
02
Feb
2015
Diego García Moreno

Se intuye lejano en el tiempo, pero apenas han transcurrido seis años del pinchazo de esa burbuja inmobiliaria que venía impulsando la economía en España. En ese paisaje convivían la especulación, los créditos fáciles para la compra de viviendas, cierta euforia colectiva y una amplia oferta laboral. En 2007, había menos de dos millones de personas en paro en nuestro país.

Hoy, los datos desvelan que la crisis económica mundial, agravada en España por el estallido de la burbuja inmobiliaria, ha dejado en el arcén a 5,5 millones de españoles sin trabajo, muchos de ellos con una hipoteca que pagar e hijos de los que hacerse cargo. La mala situación económica y los ajustes han arrastrado a las familias a un empobrecimiento progresivo.

Los «nuevos pobres» no son una minoría en España. Según los cálculos de la OCDE, desde el primer trimestre de 2009 y el cuarto trimestre de 2013, los salarios reales por hora en España bajaron un 1,8%. La cifra representa el cuarto mayor descenso entre sus 34 miembros, sólo por detrás de los rescatados Grecia (-5,2%), Portugal (-2,2%) e Irlanda (-2%).

«Una lección clave que políticos y gobiernos deben extraer -señaló John Evans, secretario general del Comité Asesor Sindical de la OCDE- es que en un contexto de débil demanda agregada y decepcionante creación de empleo las políticas de austeridad e intervenciones desde el lado de la oferta están fallando a la hora de estimular el crecimiento».

Por su parte, del VII Informe sobre Exclusión y Desarrollo Social en España 2014 confeccionado por la Fundación Foessa y Cáritas, pone en el foco la desigualdad que genera nuestro modelo de desarrollo, con la consecuente pérdida de relaciones sociales. El análisis evidencia que la crisis no ha afectado a todos por igual, sino que se ha cebado con las rentas más bajas: el nivel medio de ingresos de las personas más ricas de España es siete veces superior al de quienes tienen menos rentas. Y desde el comienzo de la crisis, esta diferencia se ha incrementado en un 30%.

Cáritas

El político, periodista y poeta español Francisco Arias Solís advierte de que «los nuevos pobres no lo son más que de forma transitoria: o bien logran escapar de la situación en que se encuentran, o bien se hunden en el fatalismo, en el aislamiento, engrosando el colectivo de pobres persistentes y quedando así atrapados en el círculo vicioso del no retorno».

Pobreza energética

La pérdida del empleo y la precarización son, por tanto, las señas de identidad de una realidad social alejada de la estampa que nos ofrece la pobreza clásica. También se refleja en las miles de familias españolas que pasan frío en sus hogares porque no pueden permitirse encender la calefacción o porque les han cortado el suministro por impago.

Aunque no hay datos oficiales, el número de españoles en riesgo de pobreza energética podría haber aumentado en dos millones en tan sólo dos años. Es la conclusión que se extrae de un estudio editado por la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) que actualiza datos de 2010 a 2012.

Según el principal indicador del informe, el porcentaje de hogares que tienen que destinar una cantidad desproporcionada de sus ingresos a pagar facturas de luz y gas subió en 2012 hasta el 16,6%, lo que se traduce en unos siete millones de personas, frente al 12,4% registrado en 2010, equivalente a cinco millones.

La infancia en riesgo

«Aparte de los daños objetivos de la crisis, como la malnutrición o la pobreza energética,  los niños se tenían que enfrentar  a unos factores subjetivos como el miedo o la frustración que les genera no tener las comodidades de sus compañeros de escuela o sus vecinos», explicaba el investigador Gonzalo Fanjul durante el debate La vida -secreta- de los nuevos pobres en España, organizado como respuesta a la celebración del Foro de Davos.

Fanjul, académico y activista contra la pobreza que ha colaborado en este informe a través del proyecto porCausa junto al periodista Gumersindo Lafuente, denuncia que «el estado ha dejado caer a los jóvenes» como consecuencia de un modelo «ineficaz» de protección y a los recortes en un área tan decisiva como la educación. «Lo peor de todo es que el círculo vicioso de pobreza no acabará cuando la crisis termine», advierte. Motivo por el que urge la atención a ese 32,6% de niños en riesgo de pobreza -uno de cada tres-, en cálculos de Unicef.

Familias como la de Elsa Carmona, protagonista en el premiado documental No job Land, retratan la precariedad con la que viven millones de españoles. En paro, al igual que su marido, con hijos a los que cuidar y el aviso de desahucio acechándole. No confía en los políticos; casi nada en los medios. Pero resiste, en una sociedad fracturada por el aumento de la desigualdad.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.