Internacional

La deforestación de la Amazonía no se frena

De agosto de 2011 a julio de 2012 la deforestación descendió a su menor nivel desde 1988, 4.656 kilómetros cuadrados. Sin embargo, entre marzo y abril perdió 174,94 kilómetros cuadrados.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
08
abril
2013

La selva amazónica brasileña perdió 174,94 kilómetros cuadrados entre marzo y abril. Los datos fueron recopilados por el sistema de vigilancia por satélite DETER, del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe, por su sigla en portugués), que en este bimestre no pudo observar gran parte de la superficie de la Amazonía debido a la alta nubosidad.

En marzo se registró una deforestación de 27,87 kilómetros cuadrados, aunque los satélites no pudieron captar el 56 por ciento del bosque por estar nublado, según un comunicado del Inpe.

En abril fueron arrasados 147,07 kilómetros de selva, mientras que las nubes cubrían el 42 por ciento de la Amazonía, por lo que no se pudo tomar datos de esa región.

En la época húmeda, entre noviembre y abril, es más difícil registrar la deforestación por satélite debido a la intensidad de las nubes.

Las lluvias también suelen propiciar una reducción en el ritmo de la destrucción de la selva porque los ríos se desbordan cortando carreteras y por la menor incidencia de los incendios.

En el último año pluviométrico (de agosto de 2011 a julio de 2012) la deforestación descendió a su menor nivel desde 1988, 4.656 kilómetros cuadrados.

El Gobierno atribuye la mejoría de los datos al aumento de la vigilancia y de las multas a madereros ilegales, además de a una serie de medidas para impedir que los ganaderos y los agricultores puedan vender productos procedentes de zonas devastadas ilegalmente.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La ruta de los opioides

Cristina Domínguez

De China a Estados Unidos, pasando por México: así es la ruta de producción y distribución del fentanilo.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME