Transparencia

La clase política, entre las mayores preocupaciones de los españoles

Los resultados del último barómetro del CIS señalan que el paro (con un 84,1%), los problemas económicos (46,7%) y la clase política (22,1%) son las tres mayores preocupaciones de los españoles.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
09
Jun
2011
Carmen Gómez Cotta

El barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) ha hecho públicos los resultados de su última encuesta, cuyo trabajo de campo se ha llevado a cabo entre el 3 y el 11 de mayo de este año, justo antes de las manifestaciones del 15-M contra la situación política española.

El paro (con un 84,1%), los problemas económicos (46,7%) y la clase política (22,1%) son las tres mayores preocupaciones de los españoles, según se desprende de los sondeos del CIS. Pero lo más preocupante de estos resultados es su lectura entre líneas: el paro llega a cotas máximas y se sitúa en niveles similares a los de hace 15 años, y la preocupación por la nefasta actuación de los políticos ha batido su récord histórico alcanzando su marca más alta en toda la democracia, ya que suma 15 meses consecutivos como tercera preocupación nacional.

Hasta la fecha, tal récord se había fijado en la llamada “época de la crispación”, en septiembre de 1995, que comprendía el intervalo entre la última etapa de Felipe González y la dura oposición de José María Aznar. Por aquél entonces, los resultados del barómetro del CIS indicaban que la clase política era citada como un problema en el 21,5% de los casos.

En esta última encuesta, siete de cada diez entrevistados consideran mala o muy mala la situación política y el 21% cree que dentro de un año no habrá mejorado, frente al 12% que confía las cosas cambien a mejor para entonces.

Respecto al paro, no sorprende demasiado su primera posición como preocupación nacional, porque desde hace casi seis años el desempleo repite puesto a la cabeza barómetro tras barómetro. De hecho, ocho de cada diez españoles opinan que es bastante probable que ellos, a algún allegado, pierdan su puesto de trabajo; y casi la mitad ve posible que no tengan dinero suficiente para mantener a su familia. En esta línea, la investigación señala que un 35,5% de los encuestados teme quedarse sin dinero para atender sus necesidades básicas o las de su familia y el 32% tiene miedo de perder su trabajo.

En el caso de la coyuntura económica, y con la vista puesta en 2012, el 30% de los españoles afirma que la economía estará aún peor, mientras que el 16,7% es optimista y cree que la situación mejorará.

Otras preocupaciones

Pero no sólo el paro, los problemas económicos o la clase política preocupan a los españoles. Las siguientes posiciones en los resultados de la encuesta del CIS las ocupan la inmigración (con un 11,2%), el terrorismo y la inseguridad ciudadana (7,2%).

Dentro de esto, lo que más llama la atención es el incremento (en casi 3,5 puntos) de la preocupación por el terrorismo. El principal motivo, el debate nacional sobre la presencia de Bildu en las elecciones. Y no es para menos; porque el hecho de que esta formación política se cuele en las instituciones es para preocupar.

El Gobierno y las formaciones políticas (con un 5,4%) y la corrupción y el fraude (5%) aparecen también entre los diez problemas principales de los españoles. Asimismo, la energía nuclear aparece entre los resultados del barómetro de este año. Según el CIS, el 59,4% de los españoles se declara en contra de las nucleares, frente al 25,8% que está a favor de su uso.

Respecto a las centrales nucleares, un 51,9% de los encuestados opina que los riesgos que entrañan superan a los beneficios. Dentro de este grupo en contra, el 20% las considera “extremadamente peligrosas”, 37,2% siente “bastante temor” y 27,3% “mucho temor” hacia la construcción de centrales.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La rebelión de las marcas

Laura Zamarriego

Cada vez más marcas se unen a la revolución del propósito: el valor es la única virtud que no se puede falsificar.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME