Economía

El talento que nos une

Es crucial entender que la diversidad laboral no es simplemente una cuestión de incluir a colectivos infrarrepresentados. Se trata de aspirar a la mayor heterogeneidad posible, ya que cada individuo es único y está provisto de experiencias, habilidades y valores que lo diferencian de los demás.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
31
mayo
2024

El talento de las personas es el mayor y el principal activo que tiene cualquier sociedad. Sin embargo, si directamente ignoramos la diversidad que supone y aporta cada individuo no hay futuro que contemplar, ya que nos privamos de una riqueza esencial y un potencial sin explotar que puede llevarnos a entornos sociales y económicos más competitivos y auténticos. La diversidad como palanca ha pasado en pocos años de ser una nota a pie de página a ser una de las principales prioridades para cada organización.

Si bien es cierto que seis de cada diez trabajadores en España aseguran que trabajan en un entorno inclusivo, según el informe Global Workforce of the Future 2023 del Grupo Adecco, todavía hay mucho camino por recorrer. De hecho, al 53% de los directivos españoles les gustaría aumentar la diversidad de sus plantillas, pero muchos no saben cómo hacerlo.

Al 53% de los directivos españoles les gustaría aumentar la diversidad de sus plantillas, pero muchos no saben cómo hacerlo

Es crucial entender que la diversidad laboral no es simplemente una cuestión de incluir a colectivos infrarrepresentados. Se trata de aspirar a la mayor heterogeneidad posible, ya que cada individuo es único y está provisto de experiencias, habilidades y valores que lo diferencian de los demás. Y es precisamente la amalgama que suponen todas estas diferencias la gran ventaja competitiva de cualquier organización hoy en día, lo que nos enriquece y nos fortalece como equipos, generando valor diferencial en cada actividad que realizamos.

Además, hay que enfrentar dos obstáculos principales en este complejo pero apasionante camino hacia los entornos auténticos: la discriminación y el desconocimiento. La discriminación, a menudo alimentada por sesgos inconscientes, y el desconocimiento de las realidades de otros grupos sociales –culturas, género, edad, discapacidad, movimiento LGTBI  y religiones– pueden obstaculizar nuestros esfuerzos por crear equipos y realidades verdaderamente inclusivas. Por ello, es nuestro deber afrontarlos con educación, empatía y una firme voluntad de cambio.

Pese a estos desafíos, nos encontramos ante una gran oportunidad, ya que cuanta mayor diversidad e inclusión exista en nuestros equipos, mayor será nuestra capacidad para innovar, tomar decisiones acertadas y enfrentar los retos con resiliencia y creatividad. A su vez, este logro también refleja una mayor sensación de pertenencia y satisfacción por parte de los trabajadores, un ambiente laboral más positivo y motivador, una mayor colaboración entre los diferentes equipos y una mayor tasa de permanencia del talento.

Es por todo esto que hablar de diversidad no es solo una cuestión ética, sino estratégica. Es la clave para activar, potenciar y conectar el talento humano y llevar a nuestras organizaciones hacia un futuro más competitivo y equitativo. Pero para construir entornos diversos e inclusivos no solo es necesario un cambio por parte de las organizaciones, sino de todas las personas, ya que el cambio comienza con nosotros, desde lo más pequeño hasta lo más grande. Es hora de despertar y abrazar la diversidad como el motor que impulsará nuestro éxito en el mundo laboral del mañana.


Pablo González Ruiz de la Torre es fundador y CEO de TRIVU.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME