Cultura

Nada es verdad

En ‘Nada es verdad’ (Libros del Asteroide, 2023) Verónica Raimo radiografía una familia marcada por las angustias permanentes de la madre, las estrafalarias obsesiones del padre y las constantes situaciones embarazosas que esto provoca.

Artículo

Imagen

Marta Bevacqua / Trunk Archive
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
19
enero
2024

Artículo

Imagen

Marta Bevacqua / Trunk Archive

Mi hermano muere muchas veces al mes. Es mi madre quien me llama para avisarme de su fallecimiento.

—Tu hermano no me contesta al teléfono –dice en un susurro. Para ella el teléfono certifica nuestra presencia en la tierra, en caso de falta de respuesta no hay más explicaciones que el cese de la actividad vital.

Cuando me llama para decirme que mi hermano ya no está con nosotros no pretende que la tranquilice, lo que quiere es más bien que participe en el duelo. Padecer juntas es su forma de felicidad: mal de muchos, consuelo total.

A veces las razones de la muerte son triviales: un escape de gas, un choque frontal con un coche, un golpe en la cabeza tras un resbalón. Otras veces los escenarios se vuelven más complejos.

El último Lunes de Pascua, tras la llamada de mi madre, llegó la de un joven carabinero:

—Su madre ha denunciado la desaparición de su hermano, ¿puede confirmárnoslo?

Llevaban un par de horas más o menos sin saber nada el uno del otro. Él había salido a comer con su novia, ella no dejaba de atormentarse pensando por qué no estaba comiendo con la persona que le había dado a luz. Intenté tranquilizar al joven carabinero, todo estaba bajo control.

Para ella el teléfono certifica nuestra presencia en la tierra, en caso de falta de respuesta no hay más explicaciones que el cese de la actividad vital

—No –me soltó–, no está todo bajo control, en la centralita se están volviendo locos.

En aquella circunstancia particular mi hermano no había muerto aún, sino que estaba en las últimas. Se hallaba en un garaje tras haber sido secuestrado y torturado por los verdugos del Partido Democrático. Hacía poco que era concejal de Cultura del tercer distrito de Roma y de vez en cuando se producían escaramuzas con sus compañeros de partido.

—No debes pelearte con nadie –le aconsejaba mi madre.

—Mamá, yo no me peleo, hago política.

—Como quieras, pero luego haced las paces.

Tras constatar que su hijo sigue vivo, mi madre siempre se siente mortificada. Pone el mohín contrito de una niña de doce años. Y también la voz de una niña de doce años. ¿Cómo vas a guardarle rencor a una niña?

—¿Crees que debería llevarle unos pastelillos a los carabineros? –me pregunta con su vocecita.

Quién sabe además por qué había llamado a los carabineros y no a la policía. No me atrevo a profundizar en el asunto porque podría duplicar el número de llamadas. Los bomberos, por ejemplo, la protección civil. Nunca se le ha ocurrido.

Mientras le dura el pánico mi madre regatea con el Señor y se impone renuncias. No comer dulces, no ir al cine, no leer revistas, no escuchar Radio 3 durante días, meses, años. Actualmente no puede ir a la peluquería ni ver la televisión. A veces la combinación es nada de Radio 3 y nada de dulces. O nada de café ni zapatos nuevos. Hay encajes, emparejamientos, depende. Voy a verla porque estoy preocupada.

—Ah, Verika, ¿eres tú? –Mi madre me llama Verika–. Esperaba que fuera tu hermano.

Sigue viviendo en la casa donde yo me crie, en una zona residencial de la periferia noreste de Roma. El mismo distrito donde su hijo se ha convertido en concejal de Cultura. Me gustaría persuadirla de que por lo menos transforme alguna de sus renuncias en una acción útil:

—Métete en algo de voluntariado –le digo–, estoy segura de que el Señor estará de acuerdo.

Menea la cabeza y me pide que encienda la televisión y le cuente lo que está pasando en el mundo. Se tapa los ojos con las manos, pero la veo espiando entre los dedos índice y corazón. Busca a tientas el mando a distancia y sube el volumen:

—Caramba, no se oía nada.

Mientras mi hermano era rehén de los torturadores del partido, mi madre aguardaba temblorosa la llamada fatal:

—Me había jurado a mí misma que saltaría por la ventana.

—Qué ideas más bonitas, mamá. Así yo me habría pasado el Lunes de Pascua con un hermano hecho trizas y una madre despanzurrada contra el suelo. –Luego me asalta una duda–: Una cosa, si me hubieran matado a mí, ¿habrías saltado también?

Silencio.

No me mira porque sigue teniendo una mano delante de los ojos.

—¿Me oyes? ¿Habrías saltado?

—Vamos, no me hagas preguntas tan tontas.


Este texto es un fragmento del libro ‘Nada es verdad’ (Libros del Asteroide, 2023), de Verónica Raimo. El título en italiano original es ‘Niente di vero’, un juego de palabras entre el nombre de la autora y la palabra ‘verdad’. 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME