Sociedad

POWERED BY

Flexibilidad laboral: el futuro de la vuelta al trabajo en la era pospandémica

El modelo de trabajo híbrido facilita la conciliación entre la vida personal y laboral sin desatender el sentimiento de pertenencia a una empresa y rebajando los compromisos espaciales en el largo plazo ante un contexto de cambios e incertidumbre.

Ilustración

Valeria Cafagna
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
Espacio de trabajo

Ilustración

Valeria Cafagna

Seguro que usted recuerda aquellos primeros días en los que trabajar desde casa –en pijama, en la mesa y junto a la comida– parecían una aventura pasajera. Lo cierto es que desde que el coronavirus transformó el mundo (para todos y al mismo tiempo) son muchas las cosas que han cambiado. Una de ellas, innegablemente, es nuestra relación con el espacio de trabajo. Hablamos, en efecto, de la forma de trabajar y, sobre todo, la concepción que tenemos sobre «ir a la oficina». ¿Cuántos meses llevamos ya discutiendo si es mejor teletrabajar o si ya es momento de regresar a la oficina? Y, por el momento, no tenemos una respuesta certera, que satisfaga a todos por igual. Lo que sí sabemos es que son tiempos cambiantes, y que en este nuevo despertar en lo que sea que se refiera la «nueva realidad», necesitamos echar mano de la flexibilidad, de la cooperación y de las bondades tecnológicas para funcionar de acuerdo a los –aún– misteriosos tiempos que vivimos. El verano ha quedado atrás, la vacunación ha contenido los contagios de la covid-19, y la vuelta al trabajo nos obliga a revivir la reflexión: ¿trabajar remoto, volver a la oficina, o buscar una nueva opción?.

Según informe de ‘Boston Consulting Group’, el 93% de los empleados prefiere la flexibilidad en la planificación en su horario de trabajo

Además de los modelos clásicos –sí, el trabajo remoto es el ‘nuevo clásico’– está el modelo híbrido. Antiguamente, esta opción abarcaba tanto el remoto como el trabajo de oficina, pero hoy resulta más amplia: ahora mismo, también se consideran las «oficinas satélite» o los espacios de coworking. Sin duda, se trata de una opción que reduce los costes para las empresas, facilita la vida de muchos trabajadores y también fomenta la conciliación entre ellos. Vamos a los datos: de acuerdo con un estudio de Microsoft en Emiratos Árabes, el 97% de los directivos de empresas prevé que este modelo continúe a largo plazo. Respecto a Europa y Estados Unidos las cifras varían dependiendo las fuentes, pero muchas publicaciones sobre recursos humanos ya hablan de que el 70% de las empresas permitirán que sus empleados trabajen desde casa, por lo menos, una o dos veces por semana.

De acuerdo con un informe de LOOM, la división de espacios flexibles de MERLIN Properties, no hay un modelo universal y perfecto para todas las empresas, ni una fórmula de cómo deberían de funcionar. No obstante, desde su despacho sí que han visto que la flexibilidad y la cultura empresarial colaborativa, así como una mejor calidad en el lugar de trabajo, fomentan el buen desempeño laboral. Al respecto, Fernando Ramírez, director de LOOM, sostiene: «Las grandes corporaciones necesitan de herramientas que les ofrezcan flexibilidad y conciliación para poder volver a la oficina sin tener que asumir grandes compromisos en un entorno cambiante. Y es ahí donde los espacios de trabajo flexible pueden aportar un gran valor».

En pocas palabras, aunque la pandemia ha demostrado el lado amable del trabajo remoto (principalmente, en términos de beneficios para la vida familiar), también ha dejado claro que el alejamiento del sitio físico de trabajo común puede repercutir en la transmisión de la cultura de la empresa o el sentido de pertenencia de un empleado a ésta, así como la productividad. Y es por eso que el modelo híbrido se ha ido postulando, día tras día, como uno que puede responder a las exigencias –y nuevas realidades– tanto de las empresas como de los empleados.

Un fenómeno que coge fuerza en España

Nadie sabe cómo será el futuro en materia laboral. Lo que sí sabemos es que son tiempos de adaptación, y la situación en España es un claro ejemplo de cómo se ha recompuesto y reordenado la sociedad –en torno al lugar de trabajo– y de las nuevas necesidades de cada una de las partes. Ramírez cuenta que cada vez hay más compañías que buscan sus servicios para «mitigar la incertidumbre» que existe en esta era naciente pospandémica. LOOM, de acuerdo con él, es el primer operador en ofrecer una solución integral que abarca el modo convencional (metros por años), el flex (puestos por meses), y el utra flex (puestos por horas), algo que brinda importantes beneficios para las compañías porque son servicios «hechos a medida» y que no generan un compromiso a largo plazo.

Sáenz: «la flexibilidad va a ser un criterio decisivo a la hora de elegir un empleo, y será casi tan importante como el sueldo»

Más datos. Según Nuevas formas de trabajar: Reflexiones sobre el futuro del trabajo en España, realizado por la consultora Boston Consulting Group, el 93% de los empleados prefiere la flexibilidad en la planificación en su horario de trabajo. Y de acuerdo con las conclusiones obtenidas tras la jornada empresarial Satisfacción y expectativas del teletrabajo post-pandemia, celebrada por el periódico El Economista, el valor del teletrabajo ya equipara al sueldo para captar y retener talento: el 55% de los empleados señaló que el trabajo a distancia es una motivación para permanecer en su puesto actual, y el mismo porcentaje señaló que ese es un criterio indispensable para buscar un trabajo a futuro.

Sobre la misma línea, Ángel Sáenz, country manager de LinkedIn Iberia, sostiene que «la flexibilidad va a ser un criterio decisivo a la hora de elegir un empleo, y será casi tan importante como el sueldo». Al final de todo, la productividad es lo que buscan tanto las empresas como las personas. Por eso mismo, este modelo «nos permitirá convivir de una forma mucho más razonable». Lo mejor de ambos mundos. Todo gira en torno al equilibrio que ofrezcan las empresas ante las necesidades inmediatas. De acuerdo con una encuesta realizada por Edelman Data x Intelligence, en enero de este mismo año, el 66% de los líderes de una compañía ya consideraban rediseñar su oficina, apostando por un modelo híbrido; y el 73% de los 31.092 empleados consultados, ya querían que las opciones flexibles permanecieran a largo plazo.

La pandemia fue la gota que derramó el agua del vaso, el mundo colapsó y el medio ambiente nos ha gritado a la cara que no puede más. Pero esto podría ser el momento de aprovechar el frenazo, el confinamiento, y el nuevo orden social y laboral para replantearnos nuevas maneras de interactuar con nuestro entorno laboral. De acuerdo con Fernando Ramírez, las bondades del work from anywhere nos permiten adoptar hábitos más sanos. Un ejemplo de ello es que, al tener más opciones de lugares de trabajo como oficinas satélite o sitios de coworking, se puede reducir el uso del coche además de fomentar el uso de la bicicleta y el transporte público.

Recomendaciones hacia la vía de la flexibilidad

Lo primero que señalan en LOOM es la confianza. «Los empleados son el motor de cualquier empresa», sostienen. Y es por eso que recomiendan reconocer su valor, confiar en ellos y en los equipos que integren un departamento o una sección y, finalmente, brindarles autonomía. Las herramientas y las apuestas por el crecimiento son otros dos aspectos fundamentales hacia la flexibilidad. El desarrollo de las habilidades de los empleados es una de las claves. Luego están el equilibrio y el «agotamiento laboral». Al primero sólo se puede llegar si desde un inicio se tienen en cuenta las necesidades de ambas partes: la empresa y el empleado. Por eso, es muy importante detectar esa fatiga que nos lleva al límite y reduce nuestra productividad. En LOOM destacan que «todos tenemos derecho a desconectar… tenemos que evaluar la carga laboral, fomentar las pausas y ofrecer herramientas para el bienestar».

Finalmente, está la formación continua personalizada. No sólo se trata de ofrecer talleres y charlas, sino de tener herramientas que se centren en las exigencias de cada individuo. Desde las deportivas, nutritivas y sanitarias, hasta las personales. Ante esa situación, LOOM ofrece LOOM EXPERIENCE, un programa con una carta de servicios premium entre los que destacan actividades deportivas, una plataforma de aprendizaje digital, espacios dog friendly o cuidados con profesionales de la salud.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.