Siglo XXI

Sostenibilidad: la transformación pendiente

Nuestras organizaciones, en lugar de mirar hacia la sostenibilidad, se comportan como el adicto que no puede dejar el cigarrillo: disfrutan de los placeres de hoy, hipotecando su futuro y el de nuestra sociedad.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
18
Mar
2021
tiempo

Artículo

Al ser humano le llevó 496 millones de años lograr desarrollar una primera versión temprana del neocórtex, lo que convirtió al homínido en el primer ser vivo que podía procesar pensamientos complejos, razonar a través de decisiones y hacer planes a largo plazo. Sin embargo, algo ha ocurrido en la era moderna que ha roto con el curso natural de nuestro proceso evolutivo. El ser humano ha demostrado a lo largo de los últimos siglos, una y otra vez, que prefiere alimentar su satisfacción, su beneficio y su éxito en el corto plazo. En la mayoría de los casos, lo hace hipotecando el futuro, y en detrimento de los objetivos de más largo plazo.

Con el correr del tiempo, el cortoplacismo nos ha transformado en sociedades miopes que no logran ver más allá de lo que tienen frente a sus narices. O peor aún, nos hemos convertido en sociedades que pueden ver lo que se avecina pero no tienen la visión para hacer algo al respecto. Tener la vista sin tener la visión nos convierte en seres bastante menos inteligentes de lo que consideramos que somos.

Con la velocidad con la que se mueve el mundo hoy, y la premura por resultados positivos como una característica de toda persona que haya nacido a partir de 1980, el corto plazo se ha vuelto cada vez más corto. El resultado es una bomba de tiempo cuya frecuencia de tic-tac se acelera de forma exponencial.

Un futuro, con futuro

Esta actitud la hemos llevado a nuestras casas, nuestros trabajos e, incluso, a nuestras actividades de esparcimiento. La dopamina que generan esos pequeños éxitos, esas gratificaciones instantáneas y esos resultados de corto plazo, es adictiva y nos cuesta rechazarla tanto como aquella persona que no puede dejar el cigarrillo o las apuestas.

De hecho, las apuestas que estamos haciendo hoy como especie humana son las que nos muestran un futuro sin futuro. Pareciera ser que todos estamos inmersos y concentrados jugando dentro de un gran casino. Mientras –afuera– la ciudad está en llamas. Esa ruleta que va del 0 al 36 –que inicialmente parecía divertida y nos hacía ganar dinero– se ha vuelto una ruleta rusa. Solo que no nos hemos dado cuenta porque el corto plazo nos nubla el largo.

«Las organizaciones deben cumplir con la responsabilidad que intentaron esquivar durante décadas»

Sin embargo, cada época de nuestra historia tuvo sus desafíos y nos la hemos ingeniado para sortearlos. Esos desafíos también contaron, en su día, con una persona, o una serie de personas, que tuvieron la visión y las agallas para alzar su voz y alterar el status quo.

En esta era, resalta a nuestra vista Elon Musk. Lo interesante de su figura es que no le bastó con la creación de una compañía de automóviles eléctricos que disrumpiera totalmente el mercado, o una compañía que busca convertirnos en una especie interplanetaria (entre otras empresas). Como Musk tiene claro que el ser humano se mueve por el cortoplacismo del dinero, acaba de lanzar un premio de 100.000.000 de dólares (son ocho ceros, no sobra ninguno) junto a la fundación XPRIZE para aquel equipo que logre desarrollar la tecnología que permita extraer del aire suficiente dióxido de carbono como para sacar a la Tierra de su desastrosa trayectoria de calentamiento. 

Organizaciones responsables

La portada de la revista Time de este mes tiene como protagonista a los diez años que tenemos por delante para cumplir (o no) con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Estamos en la década de la acción. Esta titánica responsabilidad no es solo de un hombre, es de todos, de cada persona y de cada organización de este planeta.

No se trata de ser más conscientes. Se trata de cambiar los hábitos, prácticas y comportamientos que tan arraigados están, y que venimos profundizando desde hace décadas –basta tan solo con analizar la evolución del mercado de bonos de dióxido de carbono–. Se trata de que las organizaciones cumplan con la responsabilidad con la que fueron esquivas durante décadas, intentando subsanarla a través de la tímida creación de áreas de responsabilidad social. El imperativo en esta década de la acción nos llama a transformar nuestras organizaciones en su forma de operar, alineándolas al futuro del planeta y las personas, comprometiendo lo menos posible los recursos de generaciones futuras.

Para ello, las organizaciones deben comprender el rol que tienen en la sociedad y el impacto que generan en ella. Así, transformarán su cultura hacia la sostenibilidad y el impacto con una clara visión y no con una corta vista. El tiempo de actuar es hoy. No hay planeta B.


Gabriel Weinstein es socio y managing partner para Europa de la consultoría Olivia.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Ser verde ya no es suficiente

Jean-Marc Ollagnier | Domingo Mirón

En Europa, lo verde ya es una norma: las miradas están puestas en el continente que ha de liderar la sostenibilidad.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.