Medio Ambiente

Los océanos, un sabor en peligro de extinción

Según un estudio internacional liderado por Marine Stewarship Council (MSC), el 54% de los españoles ha modificado sus hábitos de consumo para proteger la biodiversidad marina y los océanos.

Fotografía

MSC
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
08
Jun
2020

Fotografía

MSC

Una extensa carta se despliega ante sus ojos: carnes, ensaladas, pasta, arroces, postres… ¿No echa nada en falta? Imagine que lo que realmente le apetece es un plato de sepia al ajillo o de bacalao a la portuguesa, una lubina a la espalda o, sencillamente, una tapa de boquerones en vinagre. «Cualquier cosa que sepa a mar», se dice. Sin embargo, la suerte no está de su lado: «no servimos pescado», le comenta el camarero. Esta escena ficticia bien podría hacerse realidad en un futuro no muy lejano. Durante siglos, el mar ha sido nuestra gran despensa, una fuente de alimentos que parecía inagotable y que, por el contrario, ha ido degradándose debido a la actividad humana hasta tal punto que hoy en día, miles de especies marinas corren el riesgo de desaparecer.

Desde hace décadas, la contaminación, el cambio climático, la invasión de plásticos y la pesca ilegal han ido mermando en la salud de los océanos, donde se estima que se concentran cerca de entre el 50 y el 80% de los seres vivos del planeta. A todas estas amenazas se le suma la sobreexplotación de los recursos pesqueros, una de las principales causas de pérdida de biodiversidad marina y una actividad que ya en 2015 alcanzó unos niveles insostenibles por el aumento de pesca industrial e intensiva. Actualmente, el 33% de las especies de peces comerciales están actualmente sobreexplotadas, según la FAO. Y todo apunta a que, de seguir con los ritmos actuales, muchas especies de peces podrían desaparecer en los próximos años, convirtiendo en algo común la imagen de un menú sin pescado con la que iniciábamos este artículo. Sin embargo, esta tendencia podría haber comenzado a revertirse de la mano de miles de consumidores que apuestan por una compra más sostenible.

De acuerdo con un nuevo estudio internacional encargado por la organización sin ánimo de lucro Marine Stewarship Council (MSC) y elaborado por la consultoría GlobeScan, se ha percibido un cambio sustancial en las elecciones de los consumidores, que apuestan, cada vez más, por productos del mar sostenibles. Según la encuesta, que ha contado con la participación de más de 20.000 personas de 23 países, seis de cada ocho consumidores de pescado (58% de la población mundial)  cambiaron el año pasado sus hábitos de compra con la intención de proteger los peces de los océanos. Entre las decisiones más frecuentes se encuentran las de cambiar de marca o de producto por aquellos sostenibles (23%), adquirir diferentes especies de pescado (17%) y comprar pescado en otro establecimiento (15%). Sobre cada una de estas elecciones de consumo planea una inquietud común: una de cada tres personas a nivel mundial teme que su pescado favorito desaparezca del menú de cara a 2040. En este sentido, los jóvenes de entre 18 y 24 años (37%) muestran una mayor preocupación que los mayores de 55 años (27%).

Seis de cada ocho consumidores de pescado ha modificado sus hábitos de compra para proteger los océanos

En España, el mayor consumidor de pescado de Europa, también parece que ha habido un cambio de conciencia y, siempre según la encuesta, cerca del 54% de los españoles ha modificado sus hábitos de consumo de pescado para proteger el mar y los océanos. Y puede que sea una tendencia al alza, ya que el 83% de los españoles dice estar dispuesto a dar un paso más en pos la sostenibilidad del mar. «Este estudio demuestra que a la gente realmente le preocupa la procedencia de los productos pesqueros y cómo se obtienen», señala el director ejecutivo de MSC, Rupert Howes.

Sin embargo, en un momento en el que  frenar el cambio climático y reducir la contaminación se han convertido en una prioridad para garantizar la supervivencia del planeta, la acción más pequeña cuenta. Por eso, con motivo del Día Internacional de los Océanos, MSC –que establece la certificación azul de pesca sostenible– ha lanzado una campaña global Little Blue Label, Big Blue Future (Pequeño como un gesto, inmenso como el mar), con el objetivo de animar a más consumidores a elegir productos del mar que estén certificados como sostenibles.

Con todo, apostar por la pesca sostenible se presenta como una de las maneras de cumplir con el Objetivo de Desarrollo Sostenible 14 de conservar y utilizar de forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos, y garantizar que las generaciones futuras tengan acceso a una fuente de alimentos que actualmente proporciona un 20% del aporte medio de proteínas animales per cápita a unos 3.200 millones de personas en todo el mundo, según la FAO.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Mapamundi de la basura marina

Cristina Suárez Vega

49 países suspenden en la limpieza de sus costas: este es el ránking de los océanos más invadidos por el plástico.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.