Innovación

POWERED BY

Un compromiso con el transporte sostenible y el entorno

La aparición de nuevos tipos de transporte y la transformación radical de los tradicionales pronostican que, dentro de apenas unos años, el mapa de la movilidad será muy diferente del actual. Por eso, desde Grupo Antolin han decidido apostar por los vehículos eléctricos y autónomos desde un lugar privilegiado: el interior del automóvil.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
27
Dic
2019
Grupo Antolin. Un compromiso con el entorno.

Cuando en 1960 el geógrafo francés Jean Gottmann introdujo por primera vez el término ‘megalópolis’, probablemente no alcanzaba a imaginar que el concepto sería la definición más ajustada –y quizás la única– para las ciudades del futuro. Entonces, su intención era englobar bajo un mismo nombre la estructura urbana que se extendía por la costa noreste de Estados Unidos y que abarcaba las grandes ciudades y sus satélites, la mayoría comprendidas entre Boston y Washington.

Ahora, la predicción de que las metrópolis serán cada vez más vastas y acogerán a un mayor número de habitantes es ya una realidad. Basta fijarse en las previsiones de Naciones Unidas –que estima que en 2050 la población mundial ascenderá a 9.000 millones de habitantes, de los cuales el 70% vivirá en ciudades– para darse cuenta de que el crecimiento urbano es imparable.

El crecimiento urbano es imparable y es necesario encontrar formas alternativas de transporte

Ante este escenario emergente, encontrar formas alternativas de transporte en las grandes urbes se presenta como una condición sine qua non para garantizar la construcción de sociedades más conectadas y entornos más sostenibles. Al menos así lo plantea la propia ONU, que defiende la movilidad como una «cuestión fundamental para el desarrollo» y uno de los motores para lograr el cumplimiento de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. No es para menos: en las ciudades, donde se producen cerca del 70% del total de las emisiones de gases de efecto invernadero, el transporte es la principal causa del deterioro de la calidad del aire. Consciente del problema, la industria del automóvil ya ha comenzado a transformarse. Y lo hace al son de los cambios sociales y culturales.

«Hay una mayor tendencia hacia el uso que a la propiedad. Se están desarrollando tecnologías como el vehículo eléctrico y dentro de poco los coches autónomos serán una realidad», explica Emma Antolín, miembro del Consejo de Administración y directora de Sostenibilidad de Grupo Antolin. Por eso, desde la compañía burgalesa especializada en el diseño y fabricación de componentes para el interior del automóvil, apostar por estos nuevos tipos de movilidad significa luchar por un escenario de futuro en el que el individuo será el centro.

Para enfrentarse a los retos que plantea un sector en profunda transformación, Grupo Antolin ha adoptado un Plan Director de Sostenibilidad alineado con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030 de la ONU que busca contribuir con la reducción de las desigualdades y buscar el crecimiento económico sin olvidarse de la inclusión social y la protección del medio ambiente. Sin embargo, el afán por promover la prosperidad global viene de antes: Grupo Antolin es uno de los socios fundadores de la Red Española del Pacto Mundial y desde los últimos ocho años cuenta con el nivel Advance. Ahora, este plan busca ser una herramienta para potenciar aún más una cultura sostenible entre sus empleados y su cadena de valor.

Una reducción del 10% en el peso del coche proporciona alrededor del 6% de ahorro de combustible

En la transición hacia una economía baja en carbono, la compañía ha desarrollado medidas orientadas a reducir las emisiones de CO₂ y a minimizar el impacto en el entorno. Entre ellas, según se detalla en su Informe Anual de 2018, se encuentra la de la implementación de la economía circular a través del desarrollo de Novaform o Coretech, dos tecnologías innovadoras que permiten la reutilización y el reciclado de materiales.

Conscientes de que las emisiones de gases de efecto invernadero son el principal combustible del cambio climático, Grupo Antolin se ha comprometido a contribuir con la reducción de la contaminación. «El mundo avanza hacia un tipo de movilidad no contaminante y esto supone un reto que hay que abordar desde varios prismas, no solo el legislativo», sostiene Emma Antolin. El enfoque de la compañía es claro: el interior del coche (techos, puertas, paneles de instrumento e iluminación) puede ser un elemento clave en la fabricación de automóviles cada vez más sostenibles. Basta señalar que una reducción del 10% en el peso del coche proporciona alrededor del 6% de ahorro de combustible. Así, aligerar el peso de los materiales que conforman el interior del coche se ha convertido en una de las principales líneas de actuación de Grupo Antolin para garantizar la sostenibilidad del planeta e impulsar el desarrollo sostenible de la sociedad en su conjunto.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME