Innovación

POWERED BY

«En Grupo Antolin es tan importante el cómo se hacen las cosas como los resultados»

La directora de Sostenibilidad de Grupo Antolin, Emma Antolín, reivindica la sostenibilidad como eje para la RSC.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
24
Oct
2019
Grupo Antolin

La especialidad del Grupo Antolin es el diseño y fabricación de componentes para el interior del automóvil: techos, puertas, iluminación y paneles de instrumentos. Fundada en la década de 1950, esta multinacional burgalesa, que da empleo a más de 30.000 trabajadores, facturó 5.425 millones de euros en 2019. Pero no se trata tanto de cifras como de maneras. Así lo destaca Emma Antolín, miembro del Consejo de Administración y directora de Sostenibilidad de Grupo Antolin, al tiempo que reivindica la sostenibilidad como eje para la RSC, el sistema de cuotas, el gobierno corporativo y la colaboración con los proveedores.

Los núcleos urbanos y la movilidad conforman un binomio decisivo, sobre todo ahora que están surgiendo nuevas formas de transporte. ¿Qué papel ha de jugar la industria automovilística en este panorama y cuáles serán, a tu juicio, los resultados?

El automóvil es un elemento clave en la vida cotidiana y su uso está sujeto a cambios culturales. Hay una mayor tendencia hacia el uso que la propiedad y se están desarrollando nuevas tecnologías, como el vehículo eléctrico. Además, el vehículo autónomo será realidad en unos años, y debemos apostar por ello. Para nosotros, el común denominador de todos esos vehículos es su interior, el territorio donde tenemos presencia. La transformación que vivirá el interior del automóvil es relevante, por ejemplo, en lo que se refiere a nuevos materiales. Defendemos el uso de materiales naturales: corcho, madera, fibras naturales… También habrá elementos que coloquen al individuo en el centro del vehículo y todo lo que tenga que ver con la persona adquirirá mucha relevancia, como la conectividad. Por tanto, lo que se pueda incluir en el interior del automóvil para que el traslado de un lugar a otro sea más cómodo y reporte mayor funcionalidad, para Grupo Antolin es significativo. En el futuro queremos ser un integrador de estos componentes que incluirá el interior, de estos elementos de mayor disfrute para la persona. Jugamos con este escenario de futuro, en el que el individuo será el centro, y observamos la sostenibilidad en su sentido más amplio, así como los distintos tipos de movilidad.

El cambio climático se sitúa en el epicentro de la agenda global: las emisiones derivadas del transporte no han dejado de crecer, suponen aproximadamente el 22% de la totalidad en la Unión Europea, y desde los años 90 han experimentado un incremento progresivo. ¿Qué soluciones puede aportar el sector del automóvil?

« Una de nuestras apuestas más fuertes ha sido profesionalizar el consejo de administración»

En primer lugar, el sector y Grupo Antolin en concreto están totalmente comprometido con los objetivos de descarbonización fijados en el Acuerdo de París. Dicho esto, creo que cuando hablamos de emisiones de transporte habría que delimitar qué consideramos transporte; si se incluye la industria, el uso, la fabricación, u otros medios como los aviones… Hay mucho incluido en ese concepto, y convendría verlo desde un punto de vista sistémico. Por otro lado, el parque móvil en España, Europa y en el mundo no se caracteriza por tener un gran peso de automóviles que no usen motores de combustión, como los eléctricos, por lo que habría que afrontar medidas económicas, políticas y sociales que favorezcan esa transición ordenada. Además, la inversión en I+D+i es importante para la reducción de emisiones. Baste un ejemplo: una reducción del 10% en el peso del coche proporciona alrededor del 6% de mejora de economía de combustible. En lo que se refiere a Grupo Antolin, queremos ayudar a los fabricantes en el desarrollo de la nueva movilidad. Por ejemplo, tenemos ya proyectos para equiparar 37 vehículos totalmente eléctricos, de los que más de la mitad aún no han sido lanzados al mercado. El mundo avanza hacia ese tipo de movilidad, y supone un reto que hay que abordar desde varios prismas, no solo el legislativo.

Sois miembro de la Red Española del Pacto Mundial de Naciones Unidas. ¿Qué supone esta adhesión?

Somos socios fundadores de la Red Española del Pacto Mundial, y contamos con el Nivel Advanced en los últimos ocho años, lo que supone un hito en el sector. Estamos convencidos de que los Objetivos de Desarrollo Sostenible son útiles para cualquier empresa e industria, te acercan a la realidad, y siempre hemos vinculado las actividades de la compañía con los Objetivos, que han sido la base para desarrollar nuestro Plan Estratégico de Sostenibilidad.

¿Cuáles son las directrices de ese Plan?

Somos una empresa familiar; en este sentido, la sostenibilidad ha existido siempre, se llamara como se llamase. Desde los inicios ha habido un interés de los accionistas por su equipo, por conocer las condiciones en las que trabajamos, los lugares en los que actuamos, lo que podamos ayudar a la sociedad… Todo esto se ha convertido en cultura para nuestra empresa. Cómo se hacen las cosas en Grupo Antolin es tan importante como sus resultados. Estamos convencidos de que desde cualquier puesto de trabajo se puede trabajar la cultura de la sostenibilidad. Nuestro Plan de Sostenibilidad ha hecho posible que nuestros trabajadores reciban un salario emocional; hablamos mucho con ellos, les contamos nuestros proyectos, les explicamos cómo repercuten en su día a día… El Plan de Sostenibilidad incluye siete líneas de trabajo, como la que persigue generar una cultura de sostenibilidad, la relacionada con los proveedores u otra medioambiental (incorporada por convencimiento, no por legislación). Hemos definido políticas generales dentro del plan, que es un paraguas general y bajo él cada país lo adapta a su realidad. Dentro de lo mucho que trabajamos en la economía circular y como líderes mundiales en guarnecidos de techo; en India, por ejemplo, nuestra gente está fabricando ladrillos con los residuos, y los estamos validando con Universidad Burgos. Otro ejemplo de nuestros proyectos de Sostenibilidad es Polo Positivo para relanzar el emprendimiento en Burgos y apoyar a emprendedores que generen empleo en esta ciudad, que tradicionalmente ha sido una tierra de empresarios. Dentro del Plan de Sostenibilidad, también trabajamos mucho el tema del talento y el gobierno corporativo.

Has mencionado la gran zona de riesgo para el control y la gestión de la sostenibilidad: los proveedores.

«Para escoger a los proveedores no solo requerimos solvencia técnica y financiera, también sostenibilidad»

Es clave saber qué tienes para poder operar y ser consecuente. Conocer si estás a un nivel de riesgo inferior o superior a los de tu sector, esos datos se pueden obtener, y tener claro a dónde quieres llegar. Esto ya da una pauta de con qué proveedores trabajar, y luego hay que ayudarles a través de la formación y auditorías. Ten en cuenta que nosotros pisamos mucha fábrica para comprobar los criterios de sostenibilidad de nuestros proveedores…

Es decir, que no solo contempláis el control de la calidad sino criterios de sostenibilidad…

Exacto, para escoger a los proveedores no solo requerimos solvencia técnica y financiera, también sostenibilidad. Y nuestros clientes también nos hacen auditorías en las que preguntan por estos temas. Es especialmente importante que tus prácticas sean lo más sostenible posibles, y creo que esto es algo bastante imbricado en el sector.

Hay un 60% de mujeres en vuestro consejo, algo insólito en el sector. ¿Cómo fomentáis la participación equilibrada en otras áreas de la compañía?

En Grupo Antolin hay cerca de un 39% de mujeres en la plantilla, un porcentaje también alto para el sector, pero nos encontramos con que no hay masa crítica porque apenas hay mujeres en carreras STEM. Eso es una realidad. A afrontar esto nos ayuda el hecho de que trabajamos por proyectos, proyectos que cuentan con multifuncionalidad y multiculturalidad per se, por tanto, con diversidad. Nos interesa el talento, lo de menos es el exterior del cerebro. Lo que queremos es un cerebro motivado y que sepa trabajar en equipo.

Una de las áreas relevantes es la del gobierno corporativo. ¿Cómo lo enfocáis?

Es la gran apuesta, la que garantiza el futuro de la compañía, no solo de esta, de cualquiera, porque hablamos del órgano que toma las decisiones y dirige la compañía. Por eso una de nuestras apuestas más fuertes ha sido profesionalizar el consejo de administración, para lo que creamos un consejo asesor y tres comisiones, algo atípico totalmente, porque no teníamos obligación alguna de hacerlo. No se trata de tener siete reuniones al año del consejo de administración, sino de llevar contenido y debate de futuro en cada una de ellas, de debatir cómo atraemos y retenemos el talento, etc. Contamos con consejeros asesores, que son personas que se incorporaron tras un proceso de selección externo. Además, tenemos una comisión de auditoría (esta sí que es obligatoria), una de nombramientos y retribuciones y otra de gobierno corporativo, RSC, ética y compliance. Las tres están presididas por consejeros asesores, no miembros de la familia. Hay mucho debate interno en nuestra compañía, lo que motiva a nuestros colaboradores, porque conocemos a los líderes que llevan las líneas de trabajo de Grupo Antolin, que suben a hablar con el máximo órgano de la compañía. Esto ha generado una cultura y debate muy enriquecedores, tanto para los consejeros como para nuestra gente. Históricamente, nuestro consejero delegado siempre ha sido alguien externo a la compañía, y las decisiones de los ejecutivos se han respetado siempre muchísimo. Somos una empresa muy profesionalizada en ese sentido. Es una de las claves de nuestro éxito.

«Los inversores en sostenibilidad suponen una palanca de cambio muy importante»

Vivimos un momento en el que prima la transparencia y en el que la información no financiera es un activo importante. ¿Cómo encaráis esto?

Sabemos que el intangible de la compañía tiene un importante valor, y que lo que no se mide no existe o no lo puedes gestionar. El intangible supone alrededor del 76% del valor de las compañías, que a veces aflora cuando sale a bolsa o se vende. Hay que conocerlo, gestionarlo y mejorarlo. Faltan sistemas potentes para ello, porque la medición tiene que ser concisa y concreta, pero estoy satisfecha de que se le dé tanto valor a los intangibles como a los datos financieros.

Me gustaría terminar conociendo tu opinión sobre el activismo accionarial, sobre esa inversión en sostenibilidad, si es representativo o pasajero…

Porcentualmente, digamos que dentro del mundo financiero sigue siendo un nicho de mercado, pero su crecimiento está siendo exponencial. Esos inversores en sostenibilidad se apalancan en los ODS porque los han entendido, pero no tenemos que olvidar que son financieros y les cuesta entender los valores intangibles. Pero lo están haciendo bien, y suponen una palanca de cambio muy importante.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME