Salud

Las diez principales amenazas para la salud del 2019

La OMS incluye el cambio climático y las reticencias a la vacunación entre los principales riesgos a los que la población mundial estará expuesta en 2019.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
22
Ene
2019
amenazas salud

Aunque ya hemos dejado de lado los mensajes de Feliz 2019 y enero está casi encarrilado hacia su recta final, aún nos encontramos en los primeros momentos del que será un año clave para el planeta y para sus habitantes a todos los niveles. La Organización Mundial de la Salud (OMS) acaba de hacer público un listado con las diez principales amenazas a las que tendremos que hacer frente en los próximos doce meses en el que se recogen epidemias y enfermedades letales… pero también el auge del movimiento antivacunas o la incidencia de la contaminación en los índices de mortalidad mundial.

Contaminación y cambio climático

La polución, que afecta sobre todo a la calidad del aire de las ciudades, abre la lista de amenazas para la OMS, que la considera el principal factor de riesgo para la salud humana. La organización da además una cifra reveladora: en todo el mundo, nueve de cada diez personas respiran a diario aire contaminado, que causa la muerte prematura de más de siete millones de personas al año por enfermedades directamente relacionadas con ello. La mayor parte se produce en países de ingresos medios y bajo, aún muy dependientes de la quema de combustibles fósiles en su industria y transporte. Precisamente este factor es uno de los que más contribuye al cambio climático, que se calcula que será responsable del fallecimiento de unas 250.000 personas más cada año por malnutrición, diarrea o malaria.

Enfermedades no transmisibles

Patologías no contagiosas como la diabetes, el cáncer o las enfermedades cardiacas son ya responsables de más del 70% de las muertes en todo el mundo. De los cuarenta millones de personas que fallecen a causa de este tipo de dolencias, quince lo hacen de forma prematura entre los 30 y los 69 años. Los principales factores que las causan -tabaco, sedentarismo, el abuso del alcohol, la mala alimentación y la contaminación atmosférica- afectan tanto al estado físico como al mental, sobre todo durante la adolescencia: el suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes entre quince y diecinueve años, cifra la OMS.

Pandemia de gripe

Aunque no sabemos cuándo ni cómo de violenta será, el mundo tendrá que hacer frente a una nueva pandemia mundial de gripe. La organización recomienda la vacunación contra la gripe estacional y, en caso de que se produjese una epidemia global, recuerda la existencia de alianzas internacionales para garantizar el acceso efectivo y equitativo a los diagnósticos, vacunas y tratamiento, especialmente para las personas que viven en países en vías de desarrollo.

Asentamientos frágiles

El 22% de la población mundial (1.600 millones de personas) vive en zonas donde las crisis prolongadas -causadas por combinaciones de factores como las sequías, el hambre, los conflictos o las migraciones- y la escasez de recursos sanitarios los dejan sin acceso a los servicios básicos. La organización hace aquí hincapié en la importancia de fortalecer los sistemas sanitarios más vulnerables, con especial atención a la salud maternoinfantil.

Resistencia antimicrobiana

El desarrollo de los antibióticos, antivirales y otros medicamentos contra la malaria es uno de los grandes avances farmacéuticos de las últimas décadas. Sin embargo, la humanidad se enfrenta ahora a otro problema: la resistencia antimicrobiana -la capacidad de las bacterias, parásitos, virus y hongos para resistir a estas medicinas- nos puede devolver a tiempos en los que infecciones como la neumonía, la tuberculosis, la gonorrea o la salmonelosis eran enfermedades de difícil tratamiento. Y la OMS alerta: la incapacidad para prevenir infecciones podría complicar seriamente las operaciones quirúrgicas y otros procedimientos como la quimioterapia.

Ébola y otros agentes patógenos

En 2018, la República Democrática del Congo vivió dos epidemias de ébola que llegaron a ciudades de más de un millón de habitantes, incluidas las de una zona que se encontraba además inmersa en un conflicto armado. Esto demostró que el contexto había cambiado y que nos enfrentamos a un nuevo escenario en que las crisis ya no solamente se desarrollan en zonas aisladas del ámbito rural. Además del ébola, la organización también incluye en el listado de amenazas otras patologías como el zika, el nipah o el SARS.

Escasez en la atención primaria

La atención primaria es el primer contacto de la población con el sistema de salud, por lo que debe proporcionar un servicio integral y accesible a lo largo de toda la vida. Sin embargo, muchos países aún no tienen un sistema adecuado, sobre todo en países en vías de desarrollo, por lo que este año la organización se compromete a fortalecer la atención primaria en los países en los que el acceso a ella es más problemático.

Desconfianza en la eficacia de las vacunas

La reticencia a la vacunación -el rechazo a hacerlo pese a la existencia de vacunas disponibles- tiene su hueco entre las amenazas para la OMS, que la ve como un peligro para el progreso realizado en las últimas décadas contra las patologías prevenibles. Las vacunas son una de las formas más rentables para evitar enfermedades: previenen la muerte de entre dos y tres millones de personas cada año, una cifra que aumentaría en un millón y medio más si se mejorase la cobertura médica con este tipo de tratamientos. La organización pone a la población en alerta ante el aumento de enfermedades como el sarampión, cuya incidencia ha aumentado hasta un 30% a nivel mundial, algo especialmente preocupante en algunos países que estaban a punto de erradicarla pero han visto cómo resurge. En 2019, además de preparar una campaña para erradicar el cáncer de cuello de útero a través de vacunas contra el VPH, la OMS espera que sea el año en el que se acabe con el virus de la polio en Afganistán y Pakistán.

Dengue

El dengue, una enfermedad causada por la picadura de un mosquito y que se manifiesta con síntomas similares a la gripe, ha crecido durante los últimos años con una mortalidad que puede alcanzar el 20% en sus tipos más graves. Es especialmente importante su incidencia en países como Bangladesh e India, aunque alrededor del 40% del planeta se encuentra en riesgo de contraer una enfermedad que alcanza los 390 millones de infectados al año. Antes de 2020, la OMS quiere reducir su mortalidad al 50%.

VIH

Los avances en la lucha contra el VIH han sido enormes en las últimas décadas en términos de detección de contagios, proporción de antirretrovirales -que toman más de 22 millones de personas- y tratamientos de prevención. A pesar de ello, más de un millón de personas mueren cada año a causa del virus del sida, con el que conviven alrededor de 37 millones de personas en todo el mundo. La OMS se marca como uno de sus desafíos mejorar las pruebas de autodiagnóstico para llegar a los colectivos más vulnerables a padecerlo, como trabajadoras sexuales, personas que se encuentran en prisión, homosexuales o personas transgénero, que a menudo están excluidos de los servicios de salud.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

No nos tiembla el pulso

Aparkam

La Asociación Aparkam lanza una campaña para desterrar los falsos mitos acerca del párkinson.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME