Cambio Climático

Así afecta el calentamiento global a tu salud

El cambio climático supone un riesgo directo para las personas e indirecto para las infraestructuras sanitarias. Luchar contra él podría ser la mayor oportunidad del siglo XXI en salud mundial.

¿QUIÉRES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 25 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
20
Oct
2016
Jesús de la Osa, educador ambiental

El cambio climático impacta negativamente en la salud a través del aumento de fenómenos meteorológicos extremos (olas de calor, inundaciones, sequías…), de la expansión de los vectores de enfermedades infecciosas, de una mayor inseguridad alimentaria que ocasiona malnutrición, de una peor calidad del aire y del incremento de la pobreza y la desigualdad, sobre todo en los grupos más vulnerables, como niños, mujeres, migrantes, ancianos, pobres y personas con enfermedades previas. El cambio climático exacerba y amplifica muchos problemas de salud y podría revertir muchos avances en salud pública de los últimos 50 años.

Actuar por el clima y frente al cambio climático podría ser la mayor oportunidad del siglo XXI en salud mundial. La acción por el clima, a través de la mitigación y la adaptación, tiene beneficios directos e indirectos sobre la salud y podría prevenir enfermedades y muertes relacionadas con el cambio climático.

Una visión de la acción frente al cambio climático desde la salud puede ser más poderosa para el cambio que otros enfoques, al unir a todos los actores tras una causa común: nuestra salud y el bienestar, conceptos más tangibles, comprendidos y reconocidos que las toneladas de CO2.

Las acciones por el clima tienen importantes cobeneficios. El transporte a pie o en bicicleta, la dieta con menos proteínas animales, las energías renovables, etc., mejoran la calidad del aire, la salud cardiovascular, el sobrepeso, la obesidad, la diabetes, el cáncer, la salud mental, reducen accidentes de tráfico, enfermedades respiratorias y cardiocirculatorias, etc.

La comunidad sanitaria y los profesionales de la salud deben ser pioneros en la respuesta a la amenaza para la salud del cambio climático. Al igual que lucharon contra otras, como el tabaquismo, el VIH o la polio, incluso enfrentándose a poderosos intereses, deben hacerlo hoy y en el futuro contra el cambio climático.

Asegurar que el sistema de salud no falla es vital. El incremento de inundaciones y olas de calor supone un riesgo directo para las personas, pero también indirecto para las infraestructuras sanitarias y de socorro, que deben ser resistentes a los riesgos del cambio climático para proporcionar servicios de salud a la población.

En la II Conferencia Mundial sobre Salud y Clima, la OMS reclamó un fuerte plan de acción global para reducir los riesgos para la salud del cambio climático, lo cual es responsabilidad de todos: ciudadanos, sistema de salud, políticos, organizaciones y empresas.

A través de la publicación Cambio climático y salud, del Observatorio de Salud y Medio Ambiente DKV Seguros–Ecodes, hemos querido recoger todos estos temas de manera sencilla, divulgativa y visual para impulsar la acción por el clima.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME