Cambio Climático

Residuos electrónicos: fallos y victorias del reciclaje

El 70% de los RAEE no se gestiona adecuadamente, según datos de la ONU. Gobiernos y ONGs toman medidas para evitar su fuga hacia la economía sumergida y daños medioambientales.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
04
Jun
2016
El 70% de los RAEE no se gestiona de forma correcta en España, y acaba en vertederos ilegales

Artículo

Sara Maroto

Para 2018 se podrían generar 50 millones de toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE), según alerta la Universidad de las Naciones Unidas (UNU). Este tipo de deshechos contienen elementos tan tóxicos como el cromo, el mercurio, el litio y el plomo; sin embargo, el 70% de los RAEE no se gestiona adecuadamente desde el punto de vista medioambiental.

La falta de sistemas eficaces de reciclaje abren la posibilidad a las fugas hacia circuitos no controlados o ilegales: los materiales valiosos utilizados en tecnología, como el oro o el cobre, son interceptados por bandas organizadas para su posterior venta. Según el último informe CWIT que elaboran la UNU y la Interpol, el 80% de los residuos contaminantes (600.000 toneladas) no se gestionan mediante los canales oficiales.

Esta desviación de los aparatos hacia canales de economía sumergida es un problema medioambiental y económico a nivel global, según denuncia Greenpeace. Ya en 2008, la ONG advertía de que este tráfico termina en países como China, Pakistán o la India, donde los habitantes, para salir de la pobreza, desguazan los aparatos a mano y al aire libre, lo que supone un perjuicio para su salud y para el medio ambiente.

España tampoco se salva de estas prácticas. «La gestión de RAEE es una asignatura pendiente en nuestro país, no lo tenemos suficientemente bien cerrado a pesar de la legislación, que se cumple poco. Varias plantas en España han tenido que cerrar porque no les llega material debido a los canales ilegales», afirma Julio Barea, responsable de campaña de Greenpeace España.

Una de las soluciones que propone la organización es el pago de una tasa sobre los productos electrónicos, que se devolvería al consumidor en el momento de su recogida para su posterior reciclaje. «Aquellas personas que recogen los aparatos electrónicos en las casas muchas veces los venden en el mercado negro para obtener beneficios. La fianza garantizaría hasta cierto punto que el flujo sigue los canales adecuados para no dañar el medio ambiente. Esta medida se realiza en Alemania con las baterías, y aquí estamos intentando implementarlo, comenzando con las botellas de plástico», declara Barea.

raee

Afortunadamente, España ya ha endurecido las medidas en materia de reciclaje de los RAEE, facilitando su correcta gestión. Hasta ahora, los puntos de venta estaban obligados a recoger un aparato en desuso solamente cuando el consumidor adquiría uno nuevo y de características similares. El Real Decreto 110/2015, además de mantener esta indicación, añade que los comercios de más de 400 m2 deben recoger RAEE muy pequeños, de dimensiones inferiores a los 25 cm, de forma gratuita y aunque no se adquiera un equipo equivalente.

Con la aprobación de esta normativa, las organizaciones han creado nuevos sistemas de recogida más eficientes. Un claro ejemplo son los 2.500 contenedores magenta de Ecolec. Situados en 1.000 puntos de venta de RAEE, recogen diferentes tipos de pequeños residuos domésticos como juguetes, batidoras, planchas, pilas, baterías usadas, móviles… Luis Moreno, director general de Ecolec, señala que «este tipo de acuerdos con la distribución permite aumentar las cantidades de residuos recogidos facilitando a todos los agentes, (productores, distribuidores y consumidores) el cumplimiento de la normativa y mejorando el desempeño ambiental».

En concreto, la cantidad total de residuos de pilas y acumuladores recogidas por todos los sistemas en 2015 fue de 4.178 toneladas. Esto ha permitido llegar a un índice de recogida del 67,2%, un cincuenta por ciento por encima del objetivo fijado. En el caso de Ecolec, la recogida de casi 250 toneladas ha sido posible gracias a la colaboración, ya sea mediante la optimización logística en toda la cadena de valor, o a través de la firma de acuerdos con puntos de venta, entidades locales y organismos de representación, como la Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos (FECE).

Y la normativa continúa evolucionando hacia la sostenibilidad. Entidades como Ecolec se han constituído, o lo harán muy pronto, como Sistema Colectivo de Responsabilidad Ampliada del Productor con el objetivo de adecuarse a la línea del Real Decreto 710/2015. Esta nueva ley introduce novedades importantes para los productores, como la obligación de constituir garantías financieras, la inclusión del número de registro en las facturas, el aumento de los objetivos de recogida… además de aspectos medioambientales como la prohibición de empleo de mercurio en pilas botón y la limitación de cadmio en portátiles.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.