Innovación

Es la hora del ocio inclusivo

A Toda Vela lleva 20 años trabajando para que los jóvenes con discapacidad puedan autogestionar su propia vida y desarrollar sus intereses.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
14
marzo
2016

Rafa trabaja en la radio de un pequeño pueblo de Almería varios días a la semana. Aitor ha codirigido un corto de cine, por el cual ha sido premiado. Los dos tienen discapacidad intelectual y están Alcanzando Sueños dentro del programa con el mismo nombre de la fundación A Toda Vela.

Isabel Guirao, reconocida como Emprendedora Social de Ashoka en 2006, lleva casi 20 años liderando este proyecto, dirigido a acercar el ocio a personas con capacidades diferentes. Su lema: «La ciudadanía se ejerce viviendo en comunidad».

Todo empezó en 1996. Cinco mujeres almerienses observaron que, en los servicios públicos, la atención que se prestaba a las personas con discapacidad se centraba casi en exclusiva en la rehabilitación y la asistencia de la mano de profesionales. El concepto de ocio inclusivo era entonces una quimera. Nadie impulsaba a que estas personas ejercieran su ciudadanía disfrutando, jugando o saliendo a la calle a relacionarse con otros, como todo el mundo. El vínculo entre la diversión, la calidad de vida y el bienestar era apenas un enunciado.

Así nació A Toda Vela. ¿Su objetivo? Promover un ocio en comunidad, en el que participen todo tipo de personas, independientemente de su edad y de sus capacidades físicas o intelectuales. ¿El resultado? Integrar, incluir y contribuir a la mejora de la calidad de vida, compartiendo experiencias y valores de la igualdad, el respeto y la empatía.

Han pasado dos décadas. Con su esfuerzo diario, A Toda Vela está dando oportunidades a sus participantes de desarrollar sus intereses y autogestionar sus propias vidas. Hasta ahora, la organización de Isabel Guirao ha trabajado en dos grandes áreas. Por un lado, organizando su propio programa de actividades deportivas, culturales, turísticas o de recreación; y, por otro, impulsando a las comunidades con las que trabajan a que desarrollen oportunidades para personas con discapacidad; colaborando, por ejemplo, con entidades locales públicas y privadas.

El modelo se está extendiendo por toda España a través de la labor de Plena Inclusión (Confederación Nacional de Organizaciones que prestan servicios a las personas con discapacidad intelectual y a sus familias). Además, gracias a la colaboración con la Fundación Botín y su programa Talento Solidario, están creando una Escuela Virtual de Ocio Inclusivo, que albergará información sobre cómo organizar actividades de ocio inclusivo y sobre cómo pueden las personas con discapacidad reivindicar sus derechos.

A Toda Vela está cambiando el rumbo de la vida de muchas personas. Por delante, tienen el gran reto de ampliar su capacidad para ayudar a que las personas con discapacidad que integran la asociación tengan posibilidad de emplearse y vivir de forma cada vez más independiente. La dedicación, el cariño y la constancia mueven las velas de este barco.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Tecnología y conciencia

Pau Rubió Aguilera | Alberto Núñez Fernández

Es preceptivo reflexionar sobre las dimensiones éticas que acompañan el auge de la inteligencia artificial.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME