Diversidad

La discapacidad, ¿una realidad paralela?

Los jóvenes españoles contemplan el mundo de la discapacidad como algo extremadamente lejano y desconocido, una realidad paralela en la que no imaginan ni quieren imaginarse vivir.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
01
Nov
2015

Los jóvenes españoles sin discapacidad, en términos generales, contemplan el mundo de la discapacidad como algo «extremadamente lejano y desconocido» hasta el punto de ser percibido como “un mundo paralelo al propio”, según las conclusiones del informe Percepciones de los y las jóvenes en torno a la integración social y laboral de las personas con discapacidad, elaborado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) con la colaboración de FSC Inserta.

El trabajo, realizado con métodos cualitativos a cinco grupos de jóvenes de entre 20 y 29 años, refleja que su percepción sobre las capacidades de este colectivo está basada en estereotipos y tópicos, «tónica dominante heredada de la sociedad de opulencia e individualismo vigente en los años anteriores a la crisis», según concretó el director técnico de la FAD, Eusebio Megías, durante la presentación del estudio en el Desayuno Por Talento ¿Cuáles son los estereotipos de los jóvenes sobre la diversidad en España?.

La mayoría de los jóvenes que han participado en el informe ven la discapacidad como «un mundo en el que ellos ni se imaginan ni quieren imaginarse vivir» y al que solo se aproximarían «si alguna vez tuvieran la circunstancia de tener que desenvolverse en él». Si bien aquellos que han tenido una experiencia cercana o han convivido con personas con discapacidad valoran mucho más sus capacidades laborales y sociales.

El documento también sostiene que la mayoría de los jóvenes «son absolutamente conscientes de la enorme diversidad que se condensa detrás del término ‘discapacidad’, y que esa consciencia está impregnada también de una gran cantidad de estereotipos y de desconocimiento».

Precariedad laboral

La percepción generalizada que muestran los jóvenes que participan en este estudio contrasta con la realidad de que en el 25% de los entornos familiares hay una persona con discapacidad y que el desempleo y precariedad laboral sean aún mayores entre los trabajadores con discapacidad. De hecho, antes de cumplir los 40, las personas con discapacidad que trabajan han tenido hasta 15 empleos diferentes.

Además, el informe recalca que la tasa de actividad de las personas con discapacidad en el mercado laboral es de 36,6%, casi 40 puntos inferior a la de la población sin discapacidad, y que la participación laboral está «muy determinada» por el tipo y por la intensidad de la discapacidad. Así, por ejemplo, las personas con deficiencias auditivas son las más activas laboralmente (54,4%) y su tasa de actividad dobla a las de personas con trastorno mental, el grupo más inactivo (25,5%).

Para que los jóvenes españoles sean conscientes de esa realidad de los trabajadores con discapacidad, el director general de la FAD, Ignacio Calderón, animó a trabajar por «una comunicación social que consiga transmitir los mensajes para que podamos convivir siendo felices todos porque estamos todos y si no somos todos nunca será posible».

«No olvidemos que estamos saliendo de una sociedad en el que el valor estrella era el dinero, la inmediatez, el individualismo absoluto, ‘tú puedes todo lo que quieras’, y eso ha configurado una sociedad durante mucho años y eso se ha analizado y se ha visto”, recalcó. Los estudios muestran que esos valores “empiezan a cambiar» y se vuelve a «valores tradicionales y mucho más sociales”, pues los ciudadanos se han encontrado “en la soledad del corredor de fondo».

Img

Generación desilusionada

El patrono de Unicef Comité Español y ex defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Pedro Núñez Morgades, apeló a sumarse «a ese reto tan apasionante colectivo» de lograr un mundo mejor para la infancia y la adolescencia en un momento en el que la generación de jóvenes está «desilusionada». «Ahora que estamos cerca de unas elecciones, intentaremos todos, también los partidos políticos, convencerlos, pero los hemos desilusionado», sentenció.

Durante su intervención, la directora general de FSC Inserta, Virginia Carcedo, se refirió a la necesidad de combatir los estereotipos que perviven en la sociedad sobre las personas con discapacidad para «actuar entre las nuevas generaciones para prevenir las desigualdades». En su opinión, la educación es clave «aunque la legislación y las actuaciones en empresas no son suficientes». «Nos hace falta empezar a trabajar desde las escuelas para promover un modelo inclusivo. Tenemos que convertir a las escuelas en algo que les enseñe valores, no con libros, sino en la práctica del día a día: un aula diversa es un aula mejor», y continuó: «Eso se transporta al ámbito laboral: un equipo diverso es un equipo más rentable».

«Los resultados del estudio confirman que lo social debe estar más que nunca en la agenda y que la discapacidad, que es una realidad que nos toca a todos, a los jóvenes también», recalcó el director de RSC y Relaciones Institucionales de Fundación ONCE, Fernando Riaño.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Hablemos de diversidad

Representantes del sector privado y público debaten iniciativas que garanticen la igualdad de oportunidades laborales.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME