Cambio Climático

Los inversores sostenibles sacan músculo

Una coalición global de 25 inversores ha pedido a nueve grandes empresas cotizadas que revisen su pertenencia a grupos de presión que niegan el cambio climático.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
21
Sep
2015
Laura Zamarriego

Una coalición internacional formada por 25 fondos de inversión, que gestionan más de 62.000 millones de euros en activos, ha pedido a nueve grandes empresas cotizadas que revisen su pertenencia a grupos de presión que niegan el cambio climático y trabajan para frenar las políticas medioambientales.

Esta campaña, coordinada por Share Action, una organización con sede en Londres que promueve la inversión responsable en Europa desde 1990,  se dirige a las empresas BHP Billiton, BP, EDF, Glencore, Johnson Matthey, Procter and Gamble, Rio Tinto, Statoil y Total.

En una carta enviada a dichas compañías, este lobby de inversores sostenibles expresa su preocupación por el apoyo económico que ofrecen a organizaciones que, a pesar de la evidencia científica, aún cuestionan el calentamiento global, tales como Cefic, The International Association of Oil and Gas Producers o BusinessEurope. Esta última, por ejemplo, se caracteriza por intentar frenar el liderazgo medioambiental de Bruselas y se niega a apoyar un objetivo vinculante para reducir el uso de energía en la UE (una medida que, más allá del beneficio medioambiental, reduciría hasta 250.000 millones euros la factura energética de Europa cada año).

«Abordar el problema del calentamiento global debe ser prioritario en la agenda de los inversores responsables en todo el mundo. Nuestros fondos de inversión tienen un papel importante que desempeñar para asegurar que sus carteras están protegidas en el largo plazo de los daños económicos del cambio climático», afirma la directora ejecutiva de Share Action, Catherine Howarth.

Una reciente publicación del Instituto de Estudios Políticos (PSI, por sus siglas en inglés), elaborado por investigadores de la Universidad de Westminster, mostraba la contradicción de algunas grandes corporaciones que se plantean retos y apoyan iniciativas para luchar contra el cambio climático al mismo tiempo que financian asociaciones que despliegan agresivos lobbies contra las políticas climáticas de los gobiernos.

Otras recientes campañas de grupos de inversores responsables ya han dado sus frutos: Unilever, que comercializa productos como Dove o Frigo, ha abandonado Business Europe, mientras que Shell y BP se han desligado del American Legislative Exchange Council (ALEC), un asociación vinculada al Partido Republicano que niega el cambio climático, según informaba el diario británico The Guardian el pasado mes de agosto.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.