Innovación

Empresas responsables, sociedades sostenibles

Da igual el tamaño, lo que cuenta es la implicación. Las empresas con espíritu de liderazgo tienen a su disposición la infinidad de oportunidades que ofrece la innovación responsable.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
19
Sep
2015

Quédense con una frase del cantante  francés Michael Berger: «Un emprendedor ve oportunidades donde otros solo ven problemas». Una máxima aplicable a lo que hoy se entiende por empresa responsable, y con la que ayer inició su disertación José Manuel Sedes, director de Sostenibilidad y Calidad de Vodafone España, durante la presentación del Catálogo de Buenas Prácticas en Innovación Responsable. El informe recopila 40 ejemplos de empresas españolas y de América Latina, de diversos sectores, que muestran cómo, contribuyendo a la solución de retos sociales o medioambientales, generan a su vez valor para la propia compañía.

«La sociedad en la que vivimos se enfrenta a numerosos retos, tanto en la organización de un mundo y unas ciudades cada vez más pobladas, como en la gestión de los cambios demográficos, de los recursos naturales, la seguridad, las infraestructuras, el uso de espacios públicos y, en definitiva, en la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos y en la reducción de los impactos ambientales», contaba Sedes, para añadir, tajante: «La innovación responsable es el motor definitivo para el desarrollo económico social y ambiental».

El tamaño no importa; la implicación social, sí

Según los responsables del catálogo, las empresas incluidas no parten de ninguna estructura o definición concreta, algo que demuestra la heterogeneidad de las 40 que lo conforman: desde multinacionales hasta pymes de no más de 10 empleados, la premisa es la misma para todas: «Son organizaciones capaces de hacer coherente lo mejor de la lógica del mercado con la búsqueda de un impacto positivo en la sociedad y el medio ambiente», aclaraba durante la presentación Concepción Galdón, directora de Área 31 del IE Center for Entrepreneurship and Innovation del IE Business School. «Cada una de las buenas prácticas recogidas en el manual son un ejemplo de la infinidad de oportunidades que la innovación responsable ofrece a aquellas empresas que de verdad quieran liderar lo que queda de siglo».

Durante el acto se presentaron cinco de las experiencias contenidas en el manual, organizaciones representativas del amplio espectro que abarca. Como la expuesta por Manuel Barrero de Lafarge-Holcim, productora de materiales de edificación inmersa en un proyecto de gestión sostenible del agua pluvial; José Antonio Villalba, de BSH Electrodomésticos, explicó en qué consiste la cátedra Empresa Sana, impulsada junto con la universidad de San Jorge y Mutua MAZ, centrada en velar por la salud laboral de los trabajadores. Manuel García, de Bodegas Terán, apuesta por la sostenibilidad mediante el uso de la energía geotérmica en sus procesos vinícolas. Ricard Casas, de ISS Facility Services, presentó su programa de formación SWAHT, Service With A Human Touch, por el cual los empleados toman conciencia de la contribución que hacen al cliente desde un punto de vista humano, además de apoyar la generación de empleo a personas con riesgo de exclusión. Por último, José Manuel Díez Quintanilla, del grupo Tragsa, explicó su proyecto de reutilización del agua de lluvia en áreas urbanas.

Son cinco ejemplos que recogen fielmente el espíritu del extenso catálogo, que resumía ayer José Longas, presidente del Club de Excelencia en Sostenibilidad: «La innovación ha sido y es un motor fundamental para el crecimiento de la empresa y la sociedad en general. A veces resulta inimaginable que nuevos productos o servicios se puedan crear o que haya nuevas ideas que mejoren procesos existentes, pero lo cierto es que la evolución constante hace del cambio una fuente inagotable de oportunidades».

Según añadía Sedes, y basándose en los dictados del tratadista austriaco Peter F. Drucker, «una empresa responsable debe partir de un problema real, tener el know how necesario para darle repuesta, dar con la solución más sencilla y aceptable por el mercado y tener, indiscutiblemente, espíritu de liderazgo». Las 40 organizaciones del Catálogo de Buenas Prácticas en Innovación Responsable presentado ayer por Vodafone España cumplen con estas premisas.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Innovación para las personas

Guadalupe Bécares

El emprendimiento social cobra más fuerza que nunca. Te presentamos cuatro ‘startups’ que pueden mejorar tu vida.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME