Siglo XXI

El reto de la conservación

Diversas entidas impulsan la restauración ecológica de El Tancat de la Pipa, en Valencia. Solo en un año ha conseguido tratar mil millones de litros de agua.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
14
Sep
2014

Artículo

Leticia Romero

El Tancat de la Pipa, en Valencia, es uno los humedales más valiosos del Mediterráneo, pero desde hace años sufre las consecuencias de la crisis medioambiental que atraviesa La Albufera, lo que pone en peligro la biodiversidad de un un territorio de alto valor ecológico y que forma parte de la Red Natura 2000 de la Unión Europea.

Conscientes de la importancia de mantener la buena salud de los humedales, una seire de instituciones de distintos ámbitos  –SEO/BirdLife, Coca-Cola, la Confederación Hidrográfica del Júcar, Acció Ecologista-Agró, la  Universitat de València y la Universitat Politécnica– han unido sus fuerzas en un ambicioso programa de restauración ecológica que un solo un año ha conseguido tratar mil millones de litros de agua.

El proyecto global del Tancat de la Pipa inició sus actividades en 2009 y tiene como uno de sus principales objetivos mejorar la calidad del agua que llega a La Albufera de Valencia y, en última instancia, al mar Mediterráneo a través de ‘filtros verdes’, un ‘ullal’ o surgencia de agua subterránea y dos lagunas. Tres ambientes que se interconectan hidráulicamente mediante una red de canales que permiten conducir el agua según las diferentes necesidades de gestión.

Todo este conjunto ayuda, a su vez, a tener una mayor biodiversidad, generando un espacio con hábitats diversos que permiten el desarrollo de distintas comunidades biológicas, y que potencia la recuperación de especies raras y amenazadas presentes en este tipo de ambientes.

La adecuación de ‘El Tancat de la Pipa’ se ha completado con el acondicionamiento de espacios abiertos al público que han propiciado que desde su apertura en 2009 el enclave haya contado con más de 20.000 visitantes. Para ello, la zona cuenta con un centro de interpretación, miradores de aves y una senda peatonal que facilitan al visitante la posibilidad de realizar una visita completa que le permitirá contemplar los resultados de este proyecto y disfrutar de este enclave de gran riqueza medioambiental.

“El pato colorado y la focha común, dos especies que se alimentan de vegetación sumergida y que son, por tanto, buenas indicadoras del estado de salud del hábitat, contaban con más de mil parejas nidificantes en La Albufera antes de que desapareciera su vegetación sumergida a causa de la mala calidad el agua, explica Mario Giménez, delegado de SEO/BirdLife en Valencia.

Desde sus inicios en 2009, ambas especies se han visto directamente beneficiadas por la recuperación de la vegetación sumergida en las 14 hectáreas de las lagunas del Tancat, y las aves que se han instalado en ellas para criar han llegado a duplicar la población reproductora del conjunto del parque natural, cifrada actualmente en sólo unas pocas decenas de parejas. «Estamos muy lejos aún de las cifras anteriores a la crisis ambiental, pero un clara muestra de que estamos en la dirección correcta y de que la recuperación de las especies de aves y de la calidad del agua son dos caras de la misma moneda”, explica Giménez.

Por su parte, Juan José Litrán, director de Relaciones Corporativas de Coca-Cola ha destacado que este proyecto se enmarca dentro de una estrategia “que se plasma en tres grandes objetivos: reducir el agua que se utiliza en la producción de sus bebidas, reciclar el agua que se emplea en los procesos de fabricación y devolver a la naturaleza cada gota de agua que contienen sus envases”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

La nueva desinformación

Ignacio Jiménez Soler

Hoy más que nunca hay que estar bien alerta. Y cuando de estar alerta se trata, la capacidad de atención es crítica.

Hacia un nuevo contrato social

Javier Andrés | Rafael Doménech

No hay nada inevitable ni inexorable en la revolución tecnológica, pero las decisiones que se tomen deben ser acertadas.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME