Innovación

¿Quién puede cambiar el mundo?

Ana Sáenz de Miera, directora de Ashoka, reflexiona sobre el papel transformador de los ciudadanos en el siglo XXI.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
10
Oct
2013
Por Ana Sáenz de Miera, directora de Ashoka

Ashoka lleva 30 años seleccionando emprendedores sociales que están trabajando para resolver los problemas de la sociedad de forma creativa y mejorando la vida de mucha gente. Contamos con una red de 3.000 emprendedores que nos han brindado la oportunidad, como organización, de aprender mucho cada día. No sólo acerca de sus innovaciones y los contextos en los que desarrollan su trabajo, sino sobre todo de patrones comunes a todos ellos que nos permiten concluir qué cosas son verdaderamente importantes para lograr un cambio real.

Nos han enseñado, por ejemplo, que es necesario sentir un problema social como tu problema para ponerte a solucionarlo a fondo. Y que sólo si atacas la raíz de ese problema, lograrás un cambio duradero en la sociedad.

La suma de aprendizajes como estos, aparentemente muy obvios, han animado a Ashoka a dar un paso más. Hemos seguido el modelo de nuestros emprendedores sociales y hemos ido a la raíz del problema: ¿Por qué seguimos lejos de lograr ese cambio tan necesario en la sociedad? ¿Por qué el mundo está cómo está?

Porque sentimos los problemas sociales como ajenos, esperando que otros los resuelvan. Y es que, como nos enseñan cada día nuestros emprendedores sociales,  la única forma de ponerte manos a la obra a resolver un problema es sentir ese problema como tuyo. Y para que vivamos en un mundo de ciudadanos que sintamos los problemas como nuestros y nos movilicemos para cambiarlos, necesitamos poner la empatía en un lugar prioritario, y aprender a practicarla desde muy pequeños en el colegio y en nuestras casas. Por eso desde Ashoka, además de seguir seleccionando Emprendedores Sociales -que nunca dejarán de ser el motor del cambio-, comenzamos una nueva misión: construir una sociedad más empática y activa.

¿Quién puede cambiar el mundo?, preguntaba en el título de este artículo? No son las ONG, ni los gobiernos, ni las empresas. Todos podemos cambiar el mundo si cambiamos nuestra actitud: si pasamos a ser ciudadanos activos que nos preocupamos por lo que no funciona y ponemos en marcha soluciones, a pequeña o gran escala, a nivel individual o de empresa, para  mejorar lo que nos rodea.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.