Cambio Climático

Rusia retira los cargos de piratería contra Greenpeace

Los 30 tripulantes del buque ‘Arctic Sunrise’, de bandera neerlandesa, serán juzgados finalmente por vandalismo.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
24
Sep
2013

Artículo

Daniela Coello

La Justicia rusa ha decidido retirar los cargos de piratería, castigada con hasta 15 años de prisión,  contra los 30 tripulantes del buque de Greenpeace, Arctic Sunrise, de bandera neerlandesa, que fueron arrestados por la guardia fronteriza rusa el pasado 19 de septiembre cuando protestaban contra la explotación petrolífera en el Ártico. La Justicia rusa les juzgará finalmente por vandalismo, según la agencia rusa de noticias Itar-Tass, que cita al portavoz del Comité de Investigación, la policía federal del país.

El día antes la guardia de fronteras rusa abrió fuego de advertencia contra el Arctic Sunrise después de que activistas de Greenpeace partiesen del rompehielos en lanchas neumáticas hacia la plataforma Prirazlómnaya, del consorcio gasístico ruso Gazprom, para atarse a ella en protesta contra la exploración de petróleo. Hace un año varios miembros de Greenpeace asaltaron dicha plataforma en un intento de suspender sus actividades de exploración.

La plataforma explota un yacimiento cuyas reservas se estiman en 72 millones de toneladas y es considerada la primera del mundo que es resistente al hielo y puede trabajar los 12 meses del año. Gazprom planea comenzar la producción de petróleo en esa plataforma en el primer trimestre de 2014, lo que, según Greenpeace, aumenta el riesgo de que se produzca un vertido de petróleo en un área que contiene tres reservas naturales protegidas por la propia legislación rusa. El gigante energético ruso, que explota gas y petróleo, espera convertirse gracias a este yacimiento en la primera compañía que comercializa crudo extraído del Artico.

Tras las detenciones el Gobierno ruso entregó al embajador de Holanda una nota de protesta por lo que calificaron como «acciones de provocación que amenazaban las vidas humanas y que podían acabar en una catástrofe ecológica» por el rompehielos. El Gobierno holandés, por su parte, decidió llevar a Rusia ante el Tribunal Internacional del Mar (Hamburgo) para que liberase a la tripulación, así como el barco.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Sanar la esperanza herida

Víctor Viñuales

El presente muestra ya algunas de las peores consecuencias climáticas, pero ¿acaso está todo perdido?

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.