Innovación

La fiebre del reciclaje

Muchas de las cosas que consumimos cada día pueden tener un final más feliz que el contenedor de la basura. El diseño actual apuesta cada vez más por reutilizar y reciclar.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
08
Ene
2012

Artículo

Ethic

Muchas de las cosas que consumimos cada día pueden tener un final más feliz que el contenedor de la basura. El diseño actual apuesta cada vez más por reutilizar y reciclar. Unas cajas de madera se convierten en una estantería. Unos palés en un somier. Unas cuchacharas de alpaca, en el tirador de un cajón. Y lo último: unas cápsulas de café, en collares y llaveros.

“Siempre he hecho collares para vender en mercadillos solidarios. Cuando fui consciente de que a mi alrededor mucha gente consumía cada día los cafés de Nesspreso me imaginé a todos estos amigos con collares y llaveros en los que reutilizaría estas cápsulas”, explica Sonsoles García.

La iniciativa de Sonsoles conecta con una realidad inequívoca: el papel de los ciudadanos es fundamental a los hora de reciclar. En el caso de estas cápsulas, España es el país del mundo con más tiendas de Nespresso y todos los días se consumen  millones de sus cafés.

Este es uno de los diseños de la colección benéfica de Sonsoles García

Con el objetivo de reducir su impacto medioambiental, esta firma ha puesto en marcha el proyecto Ecolaboration, un plan de recogida a través de puntos limpios cuya meta, a nivel mundial, es reciclar el 75% de las cápsulas consumidas.  El tratamiento incluye la separación del aluminio y de los restos de café, que son empleados como abono agrícola de alta calidad.

En la versión más económica de estas cápsulas -comercializadas bajo la marca de Nescafé Dolce Gusto- la cadena de reciclaje se ha lanzado a la producción de mobiliario urbano. Una entidad se encarga de llevar los envases a Nestlé, que después los entrega a un gestor para separar la parte orgánica del plástico. La parte orgánica se aprovecha para compostaje, tierra para jardinería y usos agrarios, mientras que con el plástico se elabora mobiliario urbano, como papeleras, bancos y jardineras. “Si el consumidor ayuda, se puede reciclar el 100% de las cápsulas”, asegura el responsable de Medio Ambiente de Nestlé España, Jordi Aymerich.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Invierta (¿o quizá no?) en Matrix

Montse Vila-Masana

La tecnología requerida por el metaverso puede dificultar la accesibilidad, haciendo considerablemente difícil su éxito.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.