Siglo XXI

Caja Madrid suprime el bonus de 25 millones a directivos

El consejo de Caja Madrid aprobó por unanimidad «finalizar, no renovar y no reconocer» el derecho de cobro del plan de incentivos que, como tantos otros, levantava ampollas en mitad de la crisis.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
14
Feb
2011

El consejo de administración de Caja Madrid aprobó por unanimidad «finalizar, no renovar y no reconocer» el derecho de cobro del plan de incentivos.

Este plan, diseñado durante la presidencia de Miguel Blesa, fue fijado para el periodo 2007 – 2010, y ha suscitado una gran polémica porque la caja de ahorros ha recibido cerca de 4.500 millones de euros en ayudas públicas como consecuencia del plan de rescate a bancos motivado por la crisis.

La decisión se ha basado en dos puntos: su incompatibilidad con la percepción de fondos públicos a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y la existencia de legislación europea sobre la materia que afectará a esta cuestión cuando se traslade a la normativa española.

Esta decisión se produce después de que la Comunidad de Madrid trasladara a Caja Madrid su oposición al pago de bonus a diez directivos de la caja, entre ellos el expresidente, Miguel Blesa, que se embolsarían 25 millones de euros en función de un plan de incentivos impulsado por el propio Blesa. Su sucesor en el cargo, Rodrigo Rato, ha decidido acabar con estos bonus.

Durante 2009, el último ejercicio de Miguel Blesa como presidente de Caja Madrid, la entidad obtuvo un beneficio atribuido de 265,8 millones de euros, lo que constituyó un descenso del 68,4% respecto a los 840,4 millones del ejercicio anterior. Las fuertes dotaciones y los menores ingresos atípicos contribuyeron a este brusco descenso.

La Comisión de Retribución de Caja Madrid propuso al consejo de administración de la caja madrileña la finalización y no renovación del plan de incentivos a largo plazo para la alta dirección. Asimismo, trasladó una petición para aplazar el abono de la primera prestación a los beneficiarios hasta la devolución de las ayudas recibidas del FROB. El consejo de administración ha dado un paso más y ha decidido no reconocer el derecho a ese abono.

Las propuestas que la comisión de retribución de la caja ha trasladado al consejo de administración obedecen a que la caja ha recibido ayudas públicas, que está inmersa en un proceso de reestructuración tras su fusión y dado la actual situación de crisis económica y financiera.

Reacciones

El secretario general de Comfia CC.OO, José María Martínez, ha respaldado la decisión adoptada por el consejo de administración de Caja Madrid de no pagar el bonus de 25 millones de euros a directivos de la entidad, por considerar que esta retribución «no es ética ni razonable».

«Estamos totalmente de acuerdo con que no se paguen retribuciones como éstas, tanto por ser desconocidas para los órganos de gobierno de a entidad, como por no acompañar al momento económico actual», indicó Martínez en declaraciones a Europa Press.

El responsable de Comfia CC.OO. argumenta que el bonus de 25 millones no es compatible con la percepción de ayudas públicas y añade que dicho bonus tampoco casa con el proceso de reordenación de la entidad que preside Rodrigo Rato, que está en proceso de eliminar más de 4.000 puestos de trabajo del total de 15.000 empleos.

Blesa acabó perdiendo el respaldo de Aguirre y ambos sostuvieron una fuerte pugna en 2008-2009, cuando el primero intentó forzar su renovación al frente de Caja Madrid y la presidenta madrileña se opuso.

Blesa acabó perdiendo el respaldo de Aguirre y ambos sostuvieron una fuerte pugna en 2008-2009, cuando el primero intentó forzar su renovación al frente de Caja Madrid y la presidenta madrileña se opuso.

El catedrático de Derecho Mercantil de la Universidad de Santiago de Compostela y socio de Cremades & Calvo Sotelo, Ángel Fernández-Albor, explicó que la decisión es «absolutamente conforme a derecho», por lo que una reclamación de cobro ante los tribunal no prosperaría.

Fernández-Albor señaló que la decisión del consejo de Caja Madrid está «justificada» legalmente dada la situación de crisis financiera y su decisión de acudir a las ayudas públicas del Sistema Institucional de Protección (SIP) que lidera la entidad madrileña a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) por importe de 4.465 millones de euros.

«Una entidad que ha visto descender sus beneficios y que ha tenido que acudir a los fondos públicos para continuar su actividad no puede pagar un bonus que está ligado a un éxito y un progreso que no se ha producido», insistió el abogado.

Lea la nota de prensa aclaratoria Caja Madrid

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Por qué necesitamos una ética espacial

Jorge Hernández Bernal | Santiago Pérez Hoyos

La conquista del espacio abre debates sobre la contaminación del turismo espacial o la idoneidad de colonizar planetas.

Los males de la ciencia

Juan Ignacio Pérez Iglesias | Joaquín Sevilla

A pesar de los avances, no todos los individuos pueden disfrutar actualmente de los diversos beneficios científicos.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.