Pequeñas finanzas para grandes emprendimientos

Una emprendedora chilena

A día de hoy, más de 2.000 millones de personas no tienen una cuenta bancaria

El 77% de las personas que han logrado salir de la pobreza lo ha hecho gracias al emprendimiento

Comparte este artículo

Rosa vio una oportunidad de negocio en la fabricación de ladrillos hace 17 años: «Unas amigas y yo decidimos aprender este oficio de personas más expertas. Lograba mantenerme con proyectos, financiamiento propio y ayuda de amigos», recuerda esta emprendedora chilena. Pero un terremoto en 2010 le arrebató todo, perdió su negocio, y hasta su casa. Las máquinas, las herramientas y el material quedaron inservibles. Rosa necesitaba salir adelante y la ayuda estatal no llegaba. Decidió entonces acudir a Fondo Esperanza para conseguir financiación y retomar así la actividad de la fábrica. Apenas dos meses después, ya formaba parte del banco comunal Santa Sofía, con el que obtuvo el impulso que necesitaba para seguir creciendo como empresaria y consolidar su negocio de ladrillos.

Diana Céspedes es una de las miles de emprendedoras de República Dominicana que se dedica al cultivo del guineo, el banano típico de allí, y exporta a la Unión Europea toda la producción de sus ocho hectáreas de terreno. Es presidenta de la asociación femenina y una de las cinco mujeres de la Cooperativa de Productores de Banano Orgánico ‘Los Tainos’, formada por cerca de 250 productores. Trabaja con su marido y el crecimiento de su negocio le ha permitido contratar a tres familiares, con los que recoge semanalmente unas 20 cajas de guineo, que vende a un precio aproximado de 10 dólares. «Me comentaron que Banco Adopem era el banco de los pobres. Les toqué a la puerta y me dijeron lo que necesitaba. Ellos vinieron a mi casa, vieron la parcela y me aprobaron un préstamo. Quería el dinero para mejorar como productora», explica mientras camina entre hileras de bananos. El crecimiento de su empresa es hoy un hecho. Cuando recuerda cómo comenzó, se siente satisfecha con todo lo que ha logrado: dos de sus hijos van a comenzar sus estudios universitarios y la pequeña está estudiando en la escuela.

Son solo dos ejemplos de las muchas historias de emprendedores y emprendedoras incluidas en el Informe de Desempeño Social 2016 de la Fundación Microfinanzas BBVA, y un reflejo del trabajo que lleva esta organización desde su creación en 2007: ha entregado más de 8.200 millones de dólares en créditos productivos. Actualmente, atiende a más de 1,8 millones de personas; el 77%, vulnerables y el 60%, mujeres. Una labor reconocida por los principales organismos internacionales como Naciones Unidas por su contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Esta memoria, que mide el progreso social y económico de los emprendedores a los que apoya, se presentará en los próximos meses en Perú, Colombia y Chile.

Durante el evento conmemorativo de los 10 años de la Fundación, la Reina Letizia ha destacado su labor para impulsar el desarrollo, y su papel transformador de las vidas de casi dos millones de personas vulnerables, con impacto en las siguientes generaciones. «En todos ellos hay algo en común: la iniciativa individual, las ganas de mejorar, el deseo de conseguir una vida mejor. Y, en muchos casos, detrás de toda esa energía está el anhelo profundo de progreso para sus hijos», ha afirmado la monarca, y ha añadido: «Este es el salto que marca la diferencia en la realidad económica y social de un país».

El presidente de BBVA, Francisco González, ha hecho referencia al progreso de estos emprendedores, del que fue testigo en su reciente viaje a Colombia. «Me impresionó la iniciativa, el esfuerzo y la enorme ilusión de los emprendedores por salir adelante y mejorar sus vidas y las de sus familias». Ha defendido la necesidad de seguir trabajando por la inclusión financiera, en un mundo donde todavía 2.000 millones de personas no tienen una cuenta bancaria. «La falta de acceso a los servicios financieros limita las oportunidades de desarrollo y dificulta la inclusión social de las personas más vulnerables», alertaba el presidente de BBVA, y ha añadido un dato significativo: «El 77% de las personas que han logrado salir de la pobreza lo ha hecho gracias al emprendimiento, siendo la exclusión financiera el principal obstáculo que encontraban».

Precisamente, según ha destacado durante el evento el premio Nobel de Economía Angus Deaton, la desigualdad «es una parte inherente al progreso porque no todos se benefician de este de igual manera». Como solución, ha insistido en la importancia del conocimiento: «Transmitirlo es una de las mejores maneras de ayudar a los más desfavorecidos: tanto el conocimiento fundamental como el saber hacer de empresas y emprendedores».


Los comentarios están cerrados.