Carbono positivo: la nueva meta empresarial

Ser una ‘compañía carbono positivo’ supone una mayor flexibilidad en términos de suministro energético

Comparte este artículo

Cuando utilizamos transportes convencionales, por poner un ejemplo, gastamos combustibles fósiles y agregamos gases de efecto invernadero a la atmósfera; a eso se le denomina carbono negativo. Por otro lado, si utilizamos energías limpias como el viento, el sol o las mareas, removemos de la atmósfera la misma cantidad de dióxido de carbono que producimos: generamos un equilibrio, una situación de carbono neutral.  Pero si, en cambio, aportamos un mayor alivio a la atmósfera de lo que contaminamos, estamos hablando de carbono positivo.

Para las grandes empresas, alcanzar el objetivo de ‘compañía carbono positivo’ supondría ventajas como un menor coste de operaciones, una mayor y mejor flexibilidad en términos de suministro energético, así como una relación más cercana con los consumidores.

Para acercarse a esta meta, Unilever ha reducido a la mitad el total de sus emisiones de CO2 en el conjunto de sus centros de producción europeos desde 2008. En España y desde 2012, ha reducido un 100%  las emisiones de CO2 generadas por el almacenaje; y cerca de un 30% las derivadas del transporte, aplicando medidas como el uso de camiones con doble temperatura y optimizando las rutas y las cargas intermodales de ferrocarril. Además, la compañía  ha empezado a trabajar con furgonetas verdes o ecológicas. En cuanto a almacenaje, la compañía ha obtenido el certificado de energía renovable en los años 2013 y 2014. En 2015 distribuyó sus productos con un 0% de emisiones de CO2.

Ana Palencia, directora de Comunicación Corporativa de Unilever, declara que «los centros de producción europeos  no solo han avanzado en la reducción de emisiones de CO2, sino que también han disminuido en un porcentaje de doble dígito el consumo de agua y de energía desde 2008».

El Plan para una Vida Sostenible de Unilever fue anunciado en 2010 con el objetivo de doblar el negocio reduciendo la huella ecológica y mejorando el entorno social. A nivel mundial, ha logrado ahorrar un millón de toneladas de CO2 en mejoras de producción desde 2008, lo que equivale a la energía necesaria para mantener 40 fábricas en funcionamiento.


Los comentarios están cerrados.