Más de 50 millones de refugiados por las guerras y el hambre

acnur

51,2 millones de personas se encontraban en situación de desplazamiento forzado al final de 2013

«Encontramos muchas puertas cerradas, y no entendíamos las razones por las que la gente o los países nos rechazaban»

Comparte este artículo

El número de refugiados, solicitantes de asilo y desplazados forzosos internos en todo el mundo ha superado los 50 millones de personas por primera vez desde la Segunda Guerra Mundial, según el informe anual Tendencias Globales, publicado por ACNUR.

El estudio, que se basa en los datos recopilados por los gobiernos, las organizaciones no gubernamentales socias y en los registros propios de ACNUR, muestra que 51,2 millones de personas se encontraban en situación de desplazamiento forzado al final de 2013, es decir, seis millones de personas más que los 45,2 millones contabilizados en el año 2012.

Este enorme aumento se debe principalmente a la guerra en Siria que, a finales del año pasado, había forzado a 2,5 millones de personas a convertirse en refugiadas e hizo que 6,5 millones se desplazaran dentro del país. Asimismo se registraron nuevos e importantes desplazamientos en África, particularmente en la República Centroafricana, y hacia finales de 2013, también en Sudán del Sur.

Aunque más del 97% de los refugiados sirios se encuentra en los países limítrofes a Siria, algunos llegan también hasta las fronteras de Europa, incluyendo la frontera sur de Ceuta y Melilla. “En ACNUR entendemos la legítima preocupación de los gobiernos por vigilar sus fronteras, pero este control tiene que realizarse desde el respeto a los derechos humanos, permitiendo el acceso al territorio y al procedimiento de asilo para quienes necesitan protección”, explica Francesca Friz-Prguda, la representante de ACNUR en España.

La cifra de desarraigados no hace más que crecer ante el surgimiento de nuevas crisis, mientras que los conflictos de larga duración, como en Irak, Afganistán, República Democrática del Congo o Somalia, no se terminan de cerrar”, dijo Friz-Prguda.

Asilo para todos

Con motivo del Día Mundial del Refugiado, ACNUR presentó  la campaña de sensibilización La Rutina es Fantástica, para tratar de concienciar a la sociedad sobre la realidad de millones de desplazados forzosos y la importancia de preservar la institución del asilo que les da protección.

En esta línea, se incidió en la importancia de preservar la institución del asilo que ha dado protección a millones de personas a lo largo de la historia de la humanidad, que se regula a nivel legal con la Convención de Ginebra de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados, tras los millones de muertos y las atrocidades cometidas durante la II Guerra Mundial.

“El asilo es una institución fundamental en el mundo convulso en el que vivimos y hay que protegerla de los desafíos que la acechan. Hoy da protección a los refugiados sirios, a los centroafricanos o sursudaneses. Pero mañana podríamos necesitar asilo cualquiera de nosotros”, añade Francesca Friz-Prguda.

Desde ACNUR España quieren animar a todos los sectores de la sociedad a formar parte de este objetivo de ayudar a los refugiados, sensibilizar y dar a conocer lo que es el asilo, fomentando iniciativas en vuestro entorno: desde el barrio, la universidad o el trabajo, que favorezcan el conocimiento y la protección de esta institución y la de los refugiados.

“Quiero insistir en que salí de mi país, no por voluntad propia, sino obligada”, dijo Nahed, una joven refugiada siria que dio su testimonio durante el evento del Día Mundial del Refugiado. “Encontramos muchas puertas cerradas, y no entendíamos las razones por las que la gente o los países nos rechazaban ahora, cuando hace pocos años los sirios viajábamos sin problema como turistas o profesionales cualificados”, añadió Nahed.

Nahed, abría su intervención explicando cómo tres años atrás, en un día como hoy, a las 10:30, ella estaría en un autobús camino de la facultad de arquitectura con sus compañeros, charlando de diseños y modelos. “Pero también un día así y sin yo quererlo, tuve que recorrer otro camino, rumbo al exilio. Mi vida cambió y con ello, todo lo que mi familia y yo solíamos hacer hasta ese momento”, explicaba esta joven valiente de 20 años, en un perfecto español.

En el acto de presentación participaron también Jesús Vázquez, Embajador de Buena Voluntad de ACNUR y el violinista libanés de origen armenio, Ara Malikian, quien ha compuesto la música del vídeo que acompaña a la campaña y ha manifestado su deseo de colaborar con ACNUR en la causa de los refugiados.

Imagen de previsualización de YouTube


Los comentarios están cerrados.