Desigualdad

Tecnología en clave de igualdad

Rediseñar los algoritmos para reducir la brecha de género es clave para lograr reducir la brecha digital de género. De hecho, la digitalización es esencial para la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.

Artículo

Fotografía

Rawpixel
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
04
Ago
2023

Artículo

Fotografía

Rawpixel

Internet se ha convertido en una herramienta esencial para la educación, comunicación y entretenimiento. Pero, como con cualquier tecnología, también existen riesgos y desafíos, en especial para las mujeres y niñas. Por eso es importante garantizar un entorno digital seguro. Una digitalización con perspectiva de género reduce la brecha digital y frena la violencia online que sufren las mujeres, en especial las menores.

La concienciación y el fomento de la alfabetización digital de menores, madres, padres y del profesorado es clave. Es fundamental que las personas adultas comprendan los peligros del mundo digital para la infancia y sepan cómo protegerla. Para ello, es necesario desplegar y ejecutar programas y acciones en empresas y organizaciones, contando con el acompañamiento de expertas que desplieguen las directrices que se marcan en los principales organismos internacionales que trabajan en la promoción de políticas de igualdad, como son la ONU y el Parlamento Europeo.

Según el informe A7-0353/2012 del Parlamento Europeo sobre la protección de los niños en el mundo digital, una de cada tres personas usuarias de internet es menor de edad, y a menudo acceden a la red sin supervisión adulta, exponiéndose a contenidos y comportamientos nocivos como el ciberacoso, el acoso sexual, la pornografía, la violencia y las autolesiones. El informe también señala que el 15% de internautas a partir de 10 años ha recibido propuestas sexuales, y el 34% ha encontrado material sexual no buscado. La vida de la infancia de la UE ha cambiado significativamente, con la conexión a Internet y la televisión ocupando gran parte de su tiempo. Un 38% de los niños a partir de los 9 años están registrados en una red social con una edad ficticia, y el 49% se conecte desde su habitación. Datos preocupantes sobre los que debemos de actuar.

La vida de la infancia de la UE ha cambiado significativamente, con la conexión a Internet y la televisión ocupando gran parte de su tiempo

Ante esta situación, tenemos que reclamar respuestas eficientes y de aplicación inmediata para prevenir las consecuencias negativas para el desarrollo cognitivo, social y emocional. Es esencial tomar medidas para proteger a la infancia y a las mujeres de estos riesgos, trabajando en la creación de un entorno digital más seguro y respetuoso. Es necesario incentivar y apoyar el emprendimiento femenino y la democratización digital para impulsar la visibilidad de las mujeres, rediseñar el espacio digital y reconfigurar los algoritmos. Esto puede ayudar a cerrar la brecha de género y garantizar que las mujeres se beneficien plenamente de las oportunidades que ofrece la tecnología.

Igual que otras formas de violencia, la online también entiende de desarrollo social y pobreza. Hay una divergencia digital según la situación económica, lo que aumenta la vulnerabilidad.

Un estudio de The Economist estima que 9 de cada 10 mujeres la sufren en América Latina, Africa, Oriente Medio y Asia, frente a Europa y Norte América, donde la sufren 7 de cada 10. El mundo digital es hostil para las mujeres, especialmente para las más jóvenes y vulnerables social y económicamente. Solo se puede dar la vuelta a esta situación si las mujeres estamos en los procesos de diseño, creación y desarrollo de todos los procesos digitales, y la perspectiva de género debe ser un componente central en esta tarea. Las mujeres debemos estar presentes en todos los procesos digitales para contribuir a frenar la violencia en línea y garantizar que el mundo digital sea proporcional a la demografía, en la que las mujeres representamos el 52%.

Una tarea fundamental es trabajar en la prevención, intervención y en la creación de contenidos pluralistas y seguros, incentivando y apoyando el emprendimiento femenino. Actuemos con y desde la alfabetización, sensibilización, formación y educación de todas las personas, y también desde la aceleración de la perspectiva de género. La seguridad en línea es fundamental para garantizar el bienestar y la dignidad humana. Es importante adoptar una perspectiva de género en todos los procesos digitales y trabajar en la creación de un entorno digital seguro y respetuoso.

La digitalización ofrece una gran oportunidad para la capacitación, el aprendizaje, la formación, compartir voz y participar activamente en la sociedad, especialmente en las zonas rurales o periféricas, y en la escolaridad. Es esencial para la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer. Con educación, concienciación y acción, podemos lograr una digitalización equitativa e inclusiva que beneficie a todas las personas. Solo desde la acción de empresas, entidades e instituciones podremos instaurar la auténtica democracia por equidad y justicia social. Para ello, es esencial garantizar que las mujeres tengan acceso a la tecnología y se les brinde la capacitación necesaria para aprovechar al máximo las oportunidades que ofrece. Además, es importante abordar los obstáculos que enfrentan las mujeres en el acceso y el uso de la tecnología, como la falta de acceso a internet, la falta de habilidades digitales y la violencia en línea. Es necesario abordar los riesgos y desafíos asociados con el uso de la tecnología y garantizar que la perspectiva de género esté presente en todos los procesos digitales.

El Parlamento Europeo y la Comisión Europea reconocen la importancia de la digitalización para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer. La estrategia europea busca un internet más seguro para la infancia y las mujeres, con medidas de financiación, coordinación y autorregulación. La Comisión Europea cofinancia centros de Internet seguros y se lucha contra el abuso sexual infantil online mediante la red de líneas directas Inhope y una alianza para proteger mejor a los menores en línea. La UE ha regulado la protección de datos de menores de edad bajo cuatro grandes puntos: ámbitos de protección, parámetro de la edad, modo de informar y verificación de la edad. El Parlamento Europeo destaca en un informe la necesidad de abordar la protección de los niños en el mundo digital en el plano normativo y educativo, y de garantizar su derecho a la ciudadanía digital. Se señala la importancia de proteger a los menores en línea debido a la divergencia digital por situación económica, la prevalencia de contenidos ilegales y el acceso a propuestas sexuales no deseadas. La UE y los estados miembros han producido normativa y promovido regulación para abordar estos problemas.


Mireia Del Pozo es presidenta del CEDE Centro de Estudios de las Mujeres de Europa y experta internacional reconocida en Cataluña, España y Europa en igualdad, diversidad y género.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.