Biodiversidad

Más de la mitad de las aves marinas, en declive

Este tipo de aves se ven especialmente afectadas por la pesca humana, ya que algunas técnicas como el palangre o las redes las lleva a engancharse accidentalmente a anzuelos o quedarse encerradas en redes. La organización Seo Birdlife estima alrededor de un millón de muertes evitables en todo el mundo.

Artículo

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
20
Ene
2023

Artículo

Hace unos días, la organización ecologista Birdlife International publicaba su informe anual sobre el estado de las aves en el mundo, donde resaltaban un par de datos especialmente preocupantes: más de la mitad de las marinas se encuentran en declive y un 30% están amenazadas. Una situación causada, en gran parte, por la pesca y las especies invasoras.

Si bien es cierto que esto afecta a todos las especies, las marinas, según Pep Arcos, coordinador del programa marino Seo/Birdlife, «son un grupo especialmente perjudicado porque son animales de larga vida que se reproducen muy poco. Además, suelen tardar años en criar y algunas especies ponen solo un huevo al año o cada dos».

De esta forma, el parámetro más importante para ellas es la supervivencia adulta y, su mayor amenaza, la mortalidad directa: «Aquí hay que resaltar el problema de las especies asilvestradas, que comenzó cuando el hombre llegó a lugares en los que anteriormente no había mamíferos terrestres, como sucedió en las islas oceánicas, e introdujo animales como ratas o gatos, por ejemplo. El problema es que las aves marinas han nacido sin esa amenaza y no oponen resistencia».

Pero su mayor motivo de declive es la captura accidental en artes de pesca, una amenaza que se ha agravado aún más los últimos años. «Estas aves se han acostumbrado a obtener alimento de forma más sencilla de los barcos pesqueros, lo que les lleva a quedarse enganchadas muchas veces en los materiales de pesca y acabar muriendo», cuenta el experto.

Arcos: «Si juntamos todos los tipos de pesca, llegaríamos a más de un millón de aves muertas al año en el mundo de forma accidental»

Aunque es muy difícil dar cifras concretas, desde la organización han hecho estimaciones dependiendo del arte de pesca. Así, en el caso del palangre (una línea que se cala con un anzuelo cada ciertos metros a la que se añaden cebos), se habla de unas 300.000 muertes al año. En el caso de las redes, de unas 400.000. «Y si juntamos todos los tipos de pesca, llegaríamos a más de un millón de aves muertas al año en el mundo de forma accidental. Incluso me atrevería a decir que es una cifra muy conservadora», apunta Arcos.

Además, las aves más afectadas son las que están en peligro de extinción. Es el caso del albatros a nivel global o de sus parientes, las pardelas, a nivel nacional. «Aquí tenemos cinco especies de pardelas. La balear está en peligro de extinción y hemos estimado que cada año se pierde un 14% de su población. A día de hoy quedan menos de 3.000 parejas y varios cientos mueren al año por capturas accidentales», sostiene el experto. «Son las especies más afectadas por palangre, pero las que más suelen caer en redes son las buceadoras. Hay diferentes tipos de patos marinos, como los negrones, que se ven muy afectados por este tipo de captura. Y en el ámbito español, hablaríamos del cormorán moñudo. Una especie en declive, especialmente en la costa atlántica».

Propuestas que funcionan

Para  reducir esta alta mortalidad es importante que los pescadores se conciencien y pongan en marcha soluciones dependiendo del tipo de ave y de la forma de pescar. Así, con el palangre, una medida que ya se ha usado son las líneas de espantapájaros, que consiguen que las aves no se acerquen al cebo mientras se está calando. Sin embargo, desde la organización proponen otras como poner más peso para que el palangre se hunda más rápido o pescar de noche, horas en que las aves no son tan activas.

La concienciación es un trabajo que desde la organización llevan haciendo tiempo y que según, Arcos, ya está dando sus frutos. Para él es más importante concienciar antes que regular, ya que si no puede acabar afectando negativamente a muchas barcas. «Hemos intentado identificar qué situaciones son más problemáticas y colaborar con los pescadores que utilizan estas modalidades. Les repartimos unos cuadernos para ver cuántas capturas tienen, con qué tipo de arte… esto les hace ser conscientes de que están matando muchas aves».

Se estima que en tan solo seis décadas hemos perdido un 70% de la población de aves marinas

«Les pasamos mucha información explicativa de toda la problemática y, al colaborar, ya van ganando experiencia para evitar esas situaciones. Evidentemente hay gente predispuesta y otra que no. Pero queremos que las administraciones se impliquen y que sea algo colaborativo en todos los niveles. En España se aprobó en 2022 un plan de fauna marina y en principio esto se tiene que llevar al terreno con procesos participativos», añade.

La importancia de las aves marinas

Los datos que ofrece el informe de Birdlife Internacional no son nuevos. Mucho menos para los que siguen de cerca esta problemática, como Arcos, quien recuerda que ya en 2015 se publicó un estudio en el que se intentaba evaluar cómo había cambiado la población de aves marinas a nivel global entre 1950 y 2010: en esos 60 años, estima, se ha perdido un 70%.

Pero más allá de evitar su extinción por respeto al medio ambiente, hay que tener también en cuenta que las aves son fundamentales para la salud del entorno. Por ejemplo, su rol de depredadoras ayudan a mantener el equilibrio marino. «También sirven para recuperar los arrecifes coralinos, ya que las aves aportan muchos nutrientes a través de sus excrementos. Hay un estudio que argumenta que en el Ártico las aves marinas tienen un gran papel en el aporte de amoniaco a la atmósfera, un elemento que combatía el efecto invernadero. Muchas veces no entendemos todos sus funcionamientos, pero son muy necesarias», concluye.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Convivir con el fuego

La prevención y el impulso sostenible a las zonas rurales despobladas pueden ayudar a evitar grandes incendios.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.