Medio Ambiente

OFRECIDO POR
Banner

El agua como motor del futuro

Ante una crisis medioambiental inapelable, cómo proteger y gestionar unos recursos hídricos cada vez más escasos es uno de los grandes retos a los que nos enfrentamos. ¿Cuál es la hoja de ruta a seguir para garantizar el acceso y el saneamiento del agua para el total de la población? Sobre esta cuestión se centró la nueva edición de ‘Vidrios y barras’, un espacio de debate promovido por Ecovidrio en colaboración con Ethic.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 4 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA

«Las grietas en la tierra eran las raíces del desierto, que avanzaba…», rezaba la viñeta que Andrés Rábago, alias El Roto, uno de los dibujantes españoles que más visibilidad ha dado a la lucha contra el cambio climático y a la emergencia climática, publicaba el pasado 10 de marzo. La crudeza de la imagen es indiscutible; el mensaje, tajante: un desierto inabarcable con el suelo completamente partido. Hace ya tiempo que Naciones Unidas advierte de una crisis mundial de insuficiente abastecimiento de agua y de creciente demanda para satisfacer las necesidades humanas, comerciales y agrícolas. De ahí que uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (el número 6) esté orientado a garantizar la disponibilidad de agua, su gestión sostenible y el saneamiento para todos.

El camino a seguir es claro: para lograr la meta es necesario que las entidades públicas y privadas, junto con una sociedad civil cada vez más comprometida, aúnen fuerzas para evitar que se dé una desertificación masiva que podría tener consecuencias devastadoras, como el aumento de las migraciones forzadas, la pobreza o la contaminación, entre muchas otras. Es por ello que, en la nueva edición del encuentro Vidrios y Barras, impulsado por Ecovidrio en colaboración con Ethic, el agua y su gestión se situaron en el centro de un debate celebrado en Espacio Triple (Madrid), donde un grupo de expertos reflexionaron sobre uno de los mayores retos que tenemos por delante: cómo convertir el agua en motor del futuro.

Leonor Rodríguez (UPMWater): «La industria alimentaria es el mayor usuario de agua a nivel global»

La primera en romper el hielo fue Leonor Rodríguez, catedrática de ingeniería hidráulica de la Universidad Politécnica de Madrid y coordinadora de la comunidad de investigación UPMWater, quien aseguró que ya vivimos tiempos en los que «la seguridad hidráulica es tan importante como la seguridad alimentaria». En esta línea, la experta recordaba que la escasez de agua no es un problema que afecte únicamente a los países en vías de desarrollo, sino que, según datos del Banco Mundial y de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el 64% de los países del mundo ya se encuentran en el umbral del déficit de agua

Viviremos la escasez del agua, pero también la escasez económica. La primera de ellas, explicó la experta, se da actualmente en los lugares donde no existe el acceso a este recurso básico. Sin embargo, a su juicio, la segunda afectará a territorios en los que, pese a tener agua, no cuentan con las infraestructuras hidráulicas necesarias para transportarla, sanearla, llevarla y ofrecerla como un recurso indispensable. «Para solucionar este problema se necesita que haya cooperación entre las distintas instituciones y que en ellas estén representados los usuarios del agua», advirtió Rodríguez, aprovechando para recordar que el mayor usuario del agua a nivel global es la industria alimentaria. 

Cooperación y gobernanza

El agua funciona como un espejo: es un reflejo de cómo interactuamos con el entorno, cómo nos expresamos ambos simultáneamente y cómo reaccionamos en torno al consumo de los recursos. Una relación a la que Fernando Magdaleno, subdirector adjunto de la protección de las aguas y gestión de riesgos en el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y profesor de la Universidad Politécnica de Madrid, denomina sociohidrología. «España es un territorio que tiene agua, pero en el que no es fácil conseguirla y donde no está repartida de forma homogénea; por lo tanto, la posibilidad de llevarla a muchos lugares representa un desafío importante», señaló, subrayando la importancia de una gobernanza efectiva entendida como un mejor conocimiento del agua, de sus servicios, de su importancia en relación con la sociedad y la cooperación entre las instituciones y los usuarios. «Se trata, sobre todo, de comprender el agua como un valor no comercial», puntualizó. 

Fernando Magdaleno (MITECO): «España es un territorio que tiene agua, pero en el que no es fácil conseguirla»

El calentamiento global es la gran amenaza climática y social, y Magdaleno recordó que el agua es un bien finito cada vez más escaso. Gracias al último informe del IPCC sabemos que las pérdidas en las cosechas en Europa se han triplicado durante los últimos años debido a la intensidad de las sequías. Sumado a estos fenómenos, para los expertos, parte del problema global de la escasez del agua recae en que muchas de las crecientes sociedades urbanas están acostumbradas a que el agua, sencillamente, salga del grifo, lo que limita la conciencia sobre el ingente trabajo que se necesita para conseguir que eso suceda. «No puede ser que haya una política de aguas y, aparte, una política para el resto de cosas; no puede ser que ambas no se miren mutuamente. Si la política se hace de esa manera es una garantía para el fracaso… Hace falta que el agua empape cada legislación sectorial y que todos participen del problema y de la solución», apuntó Magdaleno.

El agua en la agenda política

¿Qué papel ocupa el agua y su gestión en las agendas políticas? Según el experto del Ministerio, se trata de un problema que está sobre las mesas de negociación, tanto internacionales como nacionales. Sin embargo, recuerda, es preocupante la distancia que existe entre la sociedad y el agua: «En general, la sociedad conoce poco acerca de dónde viene el agua que consume y a dónde va después de utilizarse. Hay mucho desconocimiento, sobre todo en el medio urbano». Además, según este experto, existe un desconocimiento generalizado en España sobre el estado de las masas de agua. «Muy poca gente sabe que estamos tan solo a cinco años de cumplir el objetivo que hace veinticinco años nos dio Europa para alcanzar una buena salud de todas las masas de agua en todo el continente. En España estamos entre el 55 y el 57% del cumplimiento solamente. Lejísimos del objetivo marcado», advirtió.

Asimismo, el profesor de la UPM puso el foco sobre otro de los problemas sobre los que urge reflexionar: la relación entre población y el ecosistema. O lo que es lo mismo, el agua como instrumento para la producción. Durante años, las administraciones intentaron poner un precio al agua lo más acotado posible para incentivar la producción agrícola, para que fuese un instrumento más de la producción económica. Sin embargo, a día de hoy la situación es completamente distinta. «Actualmente, la sociedad no solo quiere el agua como un instrumento monofuncional, no solo la quiere para la producción agrícola o industrial; hoy queremos ir a los ríos y que estén limpios, bañarnos en ellos o en el mar, que las playas se regeneren solas sin tener que meter cada año miles de metros cúbicos de arena. Queremos ríos con biodiversidad, con sombra y bienestar térmico… Queremos muchas cosas, y eso significa que hay escenario muy distinto al que había hace 40 o 50 años». 

Un arma contra el cambio climático

¿Qué significa el agua y qué papel debe de jugar en la lucha contra el cambio climático? Para Alberto Fernández, experto del programa de agua en WWF España, el agua no solo es beneficiosa para el ser humano, sino que también tiene un gran impacto positivo en los ecosistemas. La relación es prácticamente la misma en ambos casos ya que los ecosistemas, como las personas, necesitan estar hidratados para vivir. Así, tanto el acceso al agua como su uso y distribución eficiente es fundamental para la vida. Una reflexión que, según manifestó el experto, puede parecer obvia, pero que nos servirá de hoja de ruta para una gestión más justa de este recurso. 

Alberto Fernández (WWF): «Una buena planificación hidrológica es esencial para hacer frente a la escasez económica del agua»

En este sentido, la circularidad de los recursos hídricos es importante, aunque, como advirtió Fernández, «hay muchísimas limitaciones para que esta tenga un ciclo cerrado». Es decir, que después de haberse evaporado, el agua se precipite exactamente en el mismo lugar. «Por ahora, el agua que se evapora en el Levante terminará en cualquier otro lugar. Además, el agua que es reutilizada, que tiene una segunda vida, no es de la misma calidad». En este sentido, una de las claves sobre el óptimo consumo de este preciado recurso es ser consciente de que, además de existir numerosas limitaciones, cada tipo de agua tiene un uso distinto.

Respecto a la escasez económica del agua –estrechamente relacionada con el crecimiento de la ciudades– el experto explicó que el uso de tecnología es útil para resolver problemas urgentes o inmediatos, pero que una solución a largo plazo implica la existencia de una planificación hidrológica. Solo así, aseguró Fernández, podremos saber cuáles son los recursos disponibles para cada población y, de esa forma, prevenir un problema futuro causado por los cortes de agua en grandes ciudades. 

Un problema de concienciación

«Se paga menos por el recibo del agua que lo pagamos por los datos del móvil», afirmó Rodríguez . Una realidad, desde su punto de vista, inapelable. Y es que, aunque en las grandes ciudades (aún) no hay precedente de escasez de agua, el problema ha sido una constante en el campo durante años. En esta línea, propuso un ejercicio sencillo (y atípico en las zonas urbanas): cortar el servicio de agua por un día y que los ciudadanos se tengan que desplazar hasta un punto específico para recolectarla. «¿Acaso no ayudaría eso a la creación de conciencia colectiva sobre el uso y la distribución del agua?», se preguntaba antes de concluir su intervención señalando a la educación como pilar esencial para garantizar que el agua sea, realmente, el motor del futuro. 

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Es el agua infinita?

José Martínez Fernández

Los avances tecnológicos no podrán frenar la escasez si no se educa a los usuarios finales en los límites del agua.

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME

Aviso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrar a los usuarios publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si se continúa navegando, consideramos que se acepta su uso. Es posible obtener más información aquí.