Siglo XXI

AmazOndas, una radio en el corazón de la selva

El proyecto AmazOndas pretende crear una radio comunitaria en el aislado pueblo peruano de Santa Clara para dar voz a los 900 habitantes que viven en él en condiciones de exclusión.

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
03
Jul
2019
Amazondas

Hasta el verano pasado, la periodista Fátima Donado no había oído nunca hablar de Santa Clara del Ojeal, un pequeño pueblo de Perú ubicado a orillas del río Amazonas. No es de extrañar: ni siquiera los satélites de Google Maps lo registran. Por eso, cuando escuchó el nombre por primera vez difícilmente se imaginaba que esa aldea de 900 habitantes iba a convertirse en la protagonista de su futuro más cercano.

La idea surgió como lo hacen a veces las mejores ideas: con unas cañas. Un día, una colega le propuso tomar algo con Andrea Suárez y Pía Desulovich, fundadoras del proyecto Iquitos, que desde hace un año y medio da apoyo educativo a los niños y niñas de Santa Clara. La primera es educadora social experta en educación especial. La segunda, administradora de empresas. Ambas se conocieron durante un voluntariado en la región peruana de Cuzco y, tras aterrizar en Santa Clara, decidieron crear su propio proyecto social -una escuela de enseñanza libre- en esta aislada zona, a la que solo se puede acceder descendiendo en barca por el río. Escuchándolas hablar de la iniciativa, Donado explica que sintió la necesidad de formar parte de ella. Así, cuando le preguntaron qué haría para mejorar la vida de los vecinos, no dudó en su respuesta: «una radio».

A la aldea de 900 habitantes, sin agua potable y electricidad limitada, solo se puede acceder en bote

Así nació AmazOndas, un proyecto para crear una emisora local en la aldea. «Comencé a explorar las posibilidades de crear una radio comunitaria que sirviese de herramienta para cohesionar a los habitantes de la zona, que conviven diariamente con la pobreza infantil, el alcoholismo y la violencia de género e intrafamiliar», sostiene Donado. A sus 27 años, viajará al corazón de la selva para darles voz a personas que, entre otras dificultades, tienen que lidiar con carreteras sin asfaltar, electricidad que solamente funciona tres horas al día, escasez de agua potable y asistencia sanitaria casi inexistente, ya que el hospital más cercano está en Iquitos, a 40 minutos en bote. «Espero que la vocación de servicio de este medio ayude a acabar con el aislamiento y que así la información y comunicación se transmita de manera más rápida, sobre todo en momentos de urgencia», subraya.

Para ello, primero se impartirán talleres de radio que permitan a los futuros locutores escuchar sus voces y los sonidos de la selva. Luego, Donado explica que la intención es emitir programas en directo orientados a las necesidades e inquietudes de la comunidad. En el año y medio que lleva en marcha el proyecto de sus compañeras, los voluntarios han identificado graves dificultades por parte de la población a la hora de hablar y expresarse. Por eso, el proyecto busca también convertir la radio en una herramienta pedagógica o, como puntualiza ella misma, «en un lugar en el que puedan acudir para desahogarse y aprender».

El objetivo es emitir programas en directo sobre las inquietudes de la comunidad

Pero, en este pueblo peruano, las personas que poseen una radio o un televisor pueden contarse con los dedos de una mano. El material, que incluye grabadoras, un ordenador, tarjetas de sonido, cables y un búnker para proteger el equipo de la humedad propia de la selva amazónica, se financiará a través de una campaña de crowdfunding que, a falta de dos semanas para finalizar, ya ha recaudado el 50% del objetivo mínimo, marcado en 10.000 euros.

Aunque por el momento está todavía en proceso de lanzamiento, el proyecto AmazOndas tiene una primera fecha marcada en rojo en el calendario: el 7 de octubre. Ese día, Fátima Donado viajará por primera vez a Santa Clara, localidad que aún no conoce y que será su hogar por tiempo indefinido. «Quiero que mi experiencia también forme parte de esto desde el principio, incluidas las sorpresas y dificultades iniciales: soy yo la que se adaptará al proyecto», concluye. Así, una vez la radio sea viable, acabará pasando a manos de la comunidad y serán sus miembros los que tendrán el control total de una voz que, aunque siempre han oído, ahora sonará con más fuerza.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

POWERED BY

¿Es posible un mundo sin plástico?

Guadalupe Bécares

El nuevo número de la Revista Tres Sesenta de DKV Seguros centra su reportaje de portada en el desafío del plástico.

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME