Educación

Jugar (a la manera tradicional) es la mejor forma de crecer

Jugar i Jugar vende juguetes sostenibles e inclusivos, pensados para que los niños estimulen la creatividad. La iniciativa empresarial ha recibido el Premio Triodos Bank.

Artículo

Alejandra Espino

Redactora

¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
26
Ene
2018

El dramaturgo irlandés Bernard Shaw dijo una vez, o eso le atribuye la historia, la siguiente frase: «El hombre no deja de jugar porque se vuelve viejo. Se vuelve viejo porque deja de jugar». Shaw murió en 1950 sin ver una videoconsola ni ningún tipo de cachivache de plástico de muchos colores con un sinfín de luces y sonidos y, quizá, si mirase ahora por la mirilla nos tacharía a todos de viejos por haber reducido el juego a los pocos metros de nuestro salón y a las pulgadas de la televisión. El Siglo XXI ha alcanzado la mayoría de edad y la tecnología es una más de nuestras articulaciones. Desde muy pequeños, bebés incluso, nos hemos acostumbrado a que el ocio va ligado a una pantalla. No es atípico encontrarse con un niño embobado con los dibujos de turno mientras que algún intento de juego tradicional es ignorado justo al lado. Sin embargo, jugar es una de las mejores maneras de desarrollar habilidades sociales, motrices, cognitivas y creativas. Unas funciones que consiguen (casi) todos los juguetes tradicionales.

«Hacer algo con alegría con el fin de entretenerse, divertirse o desarrollar determinadas capacidades», utiliza la RAE para definir el verbo jugar. Unas palabras que Carmen Granados y Claudia Díaz, fundadoras de la tienda online Jugar i Jugar, quisieron volver a llenar de significado. «Jugar es algo fundamental en la infancia y en la vida en general, es una necesidad vital», considera Granados. Ambas socias decidieron montar su empresa a raíz de la experiencia de ser madres y de observar cómo se relacionaban sus bebés con los diferentes juguetes. «Mientras nos informábamos y formábamos sobre los procesos evolutivos de los niños y niñas y la función del juego, empezamos una pequeña búsqueda y selección privada de juguetes para nuestros hijos e hijas, familiares y amigos pequeños que poco a poco se extendió a otros amigos y familiares».

Jugar i Jugar vende juguetes sostenibles e inclusivos, pensados para que los niños estimulen la creatividad

Jugar i Jugar vende juguetes sostenibles e inclusivos, pensados para que los niños estimulen la creatividad y se relacionen con los demás. «Los valores que están detrás de nuestros juguetes son muchos, pero sobre todo buscamos que el juguete dé protagonismo al niño o la niña y no al contrario. Es muy importante que el juguete sea una herramienta con la que el que el niño decide qué hacer y se adapte a sus necesidades», defienden.

Un esfuerzo empresarial por difundir los beneficios de jugar y de hacerlo con los juguetes más adecuados para cada etapa evolutiva y cognitiva de los más pequeños de la casa, que ha sido reconocido por el Premio Triodos Empresas que otorga el banco europeo independiente Triodos Bank. El galardón fue otorgado en el marco del 4º Encuentro de Empresas con valores bajo el título Respuestas a la realidad social, en el que los seis finalistas compartieron su visión sobre el papel de las empresas ante los desafíos sociales y ambientales que plantea la sociedad actual y futura.

La elección de la entidad ganadora se realizó mediante votación abierta a través de la página web del banco hasta el 22 de diciembre, y en la que se podía conocer a cada una de las seis iniciativas finalistas mediante unos vídeos de presentación. Jugar i Jugar consiguió el 37% de los apoyos totales, seguida de la Asprodes, organización que atiende a personas con discapacidad intelectual en Castilla y León; 100×100 Madera, empresa de construcción biopasiva; AUPEX, Asociación de Universidades Populares de Extremadura; WhatsCin, empresa tecnológica que facilita el acceso a contenidos audiovisuales para personas con discapacidad visual; y Biosabor, empresa almeriense especializada en el cultivo ecológico de frutas y hortalizas y la producción de gazpachos y envasados ecológicos.

«Jugar es algo fundamental en la infancia y en la vida en general, es una necesidad vital»

«El juego es fundamental para todas las personas. Por favor, dejad jugar a vuestros hijos y vosotros tampoco dejéis de hacerlo. Es un derecho fundamental y tenemos que ejercerlo y protegerlo», alegó Claudia Díaz cuando recogió el Premio. Un galardón dotado de 10.000 euros que les permitirá seguir difundiendo su valioso mensaje a través de juguetes respetuosos con el medio ambiente y con la evolución de las necesidades de los niños a medida que crecen.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME