Educación

El trampolín de los estudiantes al mundo real

EDPR University Challenge permite a estudiantes universitarios presentar sus proyectos sostenibles y demostrar que tienen el potencial suficiente para transformar la sociedad.

Artículo

Sara Maroto
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
01
Oct
2017

La vida universitaria es un periodo de crecimiento intelectual y personal, un punto de inflexión en el que el mundo se abre y la mente se expande. Sin embargo, no siempre se aprovecha todo su potencial. Ocurre que algunas veces encontramos un gap, una grieta, entre el nivel académico de los estudiantes de final de carrera y el mundo profesional: aún no han interiorizado que están estudiando para trabajar, que sus conocimientos académicos y sus ideas más innovadoras podrían tener una implementación real y cambiar la sociedad en la que viven.

Los mejores proyectos se premian con una beca de estudios, y los profesores que los tutorizan adquieren una beca de investigación

Para crear este nexo de unión surgió en 2009 EDPR University Challenge, un concurso anual en el que proyectos sostenibles creados por universitarios de marketing, business e ingeniería compiten para demostrar que tienen el potencial suficiente para crear una sociedad más justa y eficiente. Lo habrán logrado gracias a su formación, por lo que la recompensa está clara: seguir estudiando, gracias a una dotación económica en forma de beca de estudios.

Cada promoción de alumnos sorprende al jurado de expertos de EDP Renewables con ideas tan innovadoras como plataformas de repostaje para barcos eléctricos, dejando por fin de contaminar los océanos de fuel, chiringuitos sostenibles que aprovechan los sofocantes rayos de sol de la playa mediante placas fotovoltaicas, o estaciones eólicas que aprovechan aún más la energía del entorno, añadiendo grapheno en las palas de los molinos.

Pero esta iniciativa, como la vida universitaria y como su propio nombre indica, es mucho más que un trabajo puramente académico. Es un desafió. Un incentivo para que los estudiantes, con todos sus conocimientos y su creatividad, interactúen con la realidad del mundo empresarial y de la sociedad en general. Una plataforma de salto hacia la realidad durante cuyo proceso interiorizan el verdadero valor del conocimiento.

EDPR University Challenge ha contado en sus nueve ediciones con la participación de 522 grupos de 297 universidades

Plataformas de repostaje para barcos eléctricos o chiringuitos sostenibles son algunos de los proyectos que han pasado por el concurso

Un trayecto en el que les acompañan sus profesores, la base del sistema educativo y quienes guían a esas mentes pensantes para que ellos mismos “aprendan a aprender”. Su trabajo y dedicación también merece un reconocimiento, tristemente pocas veces concedido en España, por lo que los tutores de los proyectos ganadores disfrutan de una beca de investigación para que ellos también sigan estudiando y enseñando.

La sociedad avanza de forma exponencial y modelos sostenibles como la energía solar, por ejemplo, ya están sacando del mercado a recursos como el carbón y el gas natural, en una tendencia imparable hacia una convivencia inteligente con el medio ambiente. Nuevas formas de hacer las cosas que son el reflejo de una conciencia colectiva en pleno crecimiento, y es que los estudiantes, al igual que las energías renovables, no son el futuro. Son el presente.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

futuro niños

El futuro, en manos de los niños

Cristina Crespo Garay

'Somos la Raíz' se nutre de la ilusión y la concienciación de una infancia preocupada por el medio ambiente...

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME
Ir a la barra de herramientas