Educación

Jóvenes (no tan) emprendedores

El 73,6% de los jóvenes españoles de 16 a 29 años prefieren el empleo por cuenta ajena frente a la posibilidad de emprender y tener su propio negocio, según un estudio de FAD.

Artículo

Luis Meyer
¿QUIERES COLABORAR CON ETHIC?

Si quieres apoyar el periodismo de calidad y comprometido puedes hacerte socio de Ethic y recibir en tu casa los 5 números en papel que editamos al año a partir de una cuota mínima de 30 euros, (IVA y gastos de envío a ESPAÑA incluidos).

COLABORA
27
Ene
2017

Hay una expresión muy extendida cuando, en una oficina, alguien plantea dejarlo y establecerse por su cuenta: «Cuidado, ahí afuera hace mucho frío», es una respuesta habitual. Con la última reforma laboral, ni siquiera un contrato indefinido da garantías de estabilidad. La cosa pinta peor aún si tenemos en cuenta que, según la Encuesta de Población Activa (EPA), España es el país con más contratos temporales de la eurozona, muchos de los cuales aprovechan limbos normativos y rayan el fraude de ley.

Sea como fuere, parece que la condición de asalariado cala más entre los jóvenes que la de trabajador por cuenta propia. Tal vez tener que pagar una de las cuotas de autónomos más altas de Europa, o las desventajas que conlleva esa condición (menos derechos sociales, más restricciones a la hora de acceder a una hipoteca, etc.) sean definitorios en los datos que arroja el estudio Jóvenes y empleo, desde su propia mirada, a partir de una encuesta elaborada por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la FAD: el 73,6% de los jóvenes españoles de 16 a 29 años prefieren el empleo por cuenta ajena frente a la posibilidad de emprender y tener su propio negocio.

La opción de echar a volar y convertirse en ‘freelance’ solo la elige uno de cada cinco encuestados. Esto dice muy poco del espíritu emprendedor de los jóvenes españoles: más de la mitad nunca ha pensado real y seriamente en la posibilidad de poner un negocio, mientras uno de cada cuatro dice que lo ha pensado pero que es una opción que no le interesa. Los principales motivos que aluden para trabajar por cuenta ajena (ya sea como opción exclusiva o preferente) giran en torno a la seguridad y estabilidad, fundamentalmente, económica, con el concepto de «sueldo fijo» como mantra irrenunciable. Un 27% también ha valorado las coberturas sociales de los trabajadores por cuenta ajena.

¿Y qué pasa con los que sí emprenden?

Los jóvenes que eligen montárselo por su cuenta lo hacen porque buscan principalmente la «autonomía e independencia» (un 63,3% ), para «trabajar en lo que realmente prefieren» (36,8%) o bien por elegir el «lugar y tiempo de trabajo» (25,9%). Un dato significativo: los que tienen estudios superiores tienden, según la encuesta, a estar más abiertos a las diferentes posibilidades, y entre ellos son mayores los porcentajes que, de forma principal o subsidiaria, aceptarían ser autónomos. Choca con las preferencias mostradas que un 21% de los jóvenes preguntados tenga un negocio, esté en proceso de tenerlo o tenga predisposición a ello. «Una proporción reseñable sobre la que asentar, desarrollar y expandir las políticas de emprendimiento», opinan los responsables del estudio. Otra cosa a tener en cuenta: como tercer obstáculo a la hora de montar un negocio, la mayoría cita el exceso de trámites. El primero es la dificultad de financiación. La Administración debería tomar nota de esto.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

COMENTARIOS

SUSCRÍBETE A NUESTRA NEWSLETTER

Suscríbete a nuestro boletín semanal y recibe en tu email nuestras novedades, noticias y entrevistas

SUSCRIBIRME